viernes 14/5/21
DESEMPLEO EN GALICIA

Más decencia, por favor

En Galicia tenemos un mercado de trabajo cada vez con menos actividad y más viejo.
O titular do Goberno galego, Alberto N????ez Feij??o, acompa??ado do vicepresidente segundo e conselleiro de Econom??a, Empresa e Innovaci??n, Francisco Conde, participa na clausura do I Foro Industrial de Fondos Europeos de Recuperaci??n, organizado por Asime.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó.

Sorprendentemente en declaraciones recogidas en la página Web oficial de la Xunta de Galicia, la Directora Xeral de Formación e Colocación hacía una valoración altamente positiva de los datos de paro registrado en Galicia en el mes de Enero de 2021. “Galicia lidera la caída del paro en el Estado en la comparativa mensual y es una de las dos comunidades en las que baja el desempleo, mientras que en España crece (+1,96%)”.

En un mes se pueden dar cuatro posibles situaciones en relación con el empleo:

  • La mejor:  Que suba la afiliación y baje el paro registrado.
  • Menos buena: Que suba la afiliación y suba el paro registrado
  • Menos mala: Que baje la afiliación y suba el paro registrado
  • La peor de todas: Que baje la afiliación y baje el paro registrado

La valoración realizada por la Directora General no tiene en cuenta que estamos delante del peor escenario que se puede dar, baja la afiliación en 9.823 personas y también baja el paro en 3.603 personas. Es decir, en Galicia desaparecieron del mercado laboral 13.426 personas. Y, ante esto, la Xunta saca pecho por ello.

Esta situación puede deberse a varias circunstancias. La primera de ellas es que esas personas cogieran unas maletas como las que Feijoo regaló a los mejores expedientes universitarios y estén fuera de Galicia. El gobierno de la Xunta saca pecho porque no tendrán que contarlos más como parados.

También puede ser que en la Consellería se les fuera la mano en la cocina intercambiando demandantes no ocupados y parados registrados. Sacan pecho porque pueden seguir haciendo trampas y nadie les deja con el culo al aire, más bien se mira para otro lado.

Sea lo que sea, estamos delante del peor dato que se puede dar: cae el número de personas que pueden sacar este país adelante.

Además, las mujeres representan nada menos que el 56,6% del total del desempleo en Galicia mientras que suponen solamente el 48,8% de la afiliación. Hay un total de 105.305 mujeres paradas en Galicia frente a 80.679 hombres y 485.064 afiliadas frente a 508.600 afiliados.

Cuando se quiere hablar de empleo y se tiene un mínimo de decencia, hay que contemplar cómo evoluciona la afiliación y el paro. Olvidar una de las dos variables es hacer demagogia y, con la pandemia, no es decente.

En la Consellería de Emprego e Igualdade de Galicia deben saber que la peor situación que se puede dar en el mercado de trabajo sucede cuando baja la afiliación y baja el paro registrado.

Esta circunstancia supone una anomalía que se ha producido ocho veces desde 2004, ninguna con una pérdida superior a 6.000 personas, salvo en el pasado mes de enero de 2021 , que tuvo una pérdida de 13.426 personas activas.

Para que se aprecie la situación de Galicia, entre 2008 y 2019, según la EPA, se han perdido 73.725 personas activas, el 5,6% de las que había; en ese mismo período, en el conjunto del Estado, la pérdida fue del 0,2%, 38.479 personas y si no tenemos en cuenta la aportación de Galicia, la población activa estatal habría crecido en 35.245 personas, un 0,2%.

En este último año, entre 2019 e 2020, en Galicia se han perdido otras 20.134 personas activas, el 1,6%. Es obvio que el mayor problema no es lo que se puede achacar a la pandemia, las 20.134, el problema grave es el fruto del mal gobierno de Feijóo, son las 73.725 personas que ya se llevaban perdidas cando empezó la pandemia.

La realidad es que el año 2019 acabó con un volumen de empleo inferior al que había antes de la anterior crisis económica —en 2008—, con 106.033 personas menos trabajando, una pérdida do 8,8%, 5,5 puntos más que la media estatal. El problema, el mayor problema, es que el paro solamente subió en 32.309 personas. Esa falta de crecimiento del paro provocó la pérdida de las 73.725 personas activas de las que hablamos.

Los datos de febrero les volvieron a servir para hablar del éxito de sus políticas, destacando: “Pese a la subida del paro en la evolución anual, la Comunidad gallega continúa en niveles de paro inferiores a los de hace 12 años, al inicio de la crisis económica. La crisis económica se inicia en agosto de 2007 con la crisis de las “hipotecas subprime”. Parece obvio que si dicen que hace doce años, o no saben contar o tienen otra cronología, porque en febrero de 2008 el paro registrado estaba en 161.828 personas. En febrero de 2021 hay 23.400 más.

Es importante recordar que en el “Consello da Xunta” del 24 de enero de 2008 se aprobaron una serie de medidas de impulso económico frente a la situación que atravesaban los mercados entre las que cabe destacar el Plan de Dinamización da Obra Pública, dotado con 1.575 millones de euros; el impulso al Programa de Vivienda en Alquiler; 35 millones de euros para fomentar el autoempleo; dar cobertura a 18.000 dependientes, lo que  implicará el alta en Seguridad Social a 9.765 personas, por citar algunas. Hay que repetir que en el “Consello da Xunta” celebrado el 24 de enero de 2008 el gobierno de Emilio Pérez Touriño toma las primeras medidas para paliar los efectos de la crisis de las subprime.

No se entiende como no se les cae la cara de vergüenza: en febrero de 2008 hay 1.076.713 personas afiliadas y 161.828 paradas y en este último febrero ha habido 994.029 afiliadas y 185.228 paradas. Hablan de una disminución del paro registrado cuando se produce una pérdida de la afiliación de 82.684 personas, el 7,7%.

Si tomamos los datos de la EPA, lo que ha pasado con la actividad mientras gobernaba Feijóo es claro: Galicia pierde 232.210 personas entre 16 e 44 años, el 27,4% de los que había en 2008 y aumentan en 135.555 las personas activas entre 45 e 64 años, un 30,0%. El saldo también es claro: hay 96.655 personas activas menos, una pérdida del 7,4% en relación con 2008.

La conclusión es obvia: en Galicia tenemos un mercado de trabajo cada vez con menos actividad y más viejo. Señoras y señores del Gobierno de Galicia, no saquen pecho. Sean decentes, por favor

Más decencia, por favor