jueves 15/4/21
CONTESTA EL PRESIDENTE DE GESTHA

¿Por qué convendría analizar la caída de los ingresos procedentes de las grandes sociedades?

El fuerte desequilibrio en las cuentas públicas españolas urge a tomar medidas para enmendar tan dramática situación.
cerr

Tras cuadruplicarse el déficit público hasta alcanzar casi el 11% del PIB y retomar los niveles de 2009, desde los Técnicos de Hacienda (GESTHA) alertamos de un desplome recaudatorio de 8.150 millones en el Impuesto sobre Sociedades. Es decir, el año pasado los ingresos por este tributo fueron un 33,4% inferiores que un año antes de la pandemia.

Es cierto que esta caída es algo menor que la registrada en 2008, cuando este impuesto se hundió un 37,9%. Pero no hay que olvidar que el desplome acumulado desde la anterior crisis escala por encima del 65%.

Pero el hundimiento de los ingresos por Sociedades no tiene reflejo con el 10% de la caída del PIB de 2020, ni con la evolución de la recaudación del resto de los impuestos estatales, en los que los impuestos indirectos cayeron un 11,8% en sintonía con la caída de la economía.

Sin embargo, los beneficios de las Grandes Empresas y Grupos Consolidados cayeron en 2020 un 35,5% (-44% en los grupos), según reflejan los pagos fraccionados, que es la cuantía más importante del impuesto vinculada a los resultados de las empresas en el año, las cuales disminuyeron un 27,1% en 2020, que contrasta con la disminución del 7,6% de los pagos fraccionados de las pymes debido al fuerte descenso del tercio de las pequeñas empresas que calculan los pagos fraccionados según los beneficios de periodo (los otros dos tercios los calculan según la última cuota anual declarada), así como debido a las medidas en beneficio de las pymes y la reducción en el número de pequeñas sociedades.

De ahí, precisamente, la conveniencia de que la AEAT y las Administraciones tributarias del País Vasco y Navarra pongan en marcha un análisis detallado de las causas de la caída de la recaudación, especialmente focalizado en las grandes sociedades. Porque el déficit público de España no es únicamente un problema temporal. Y porque el fuerte desequilibrio en las cuentas públicas españolas urge a tomar medidas para enmendar tan dramática situación.


Carlos Cruzado | Presidente de los Técnicos de Hacienda 

¿Por qué convendría analizar la caída de los ingresos procedentes de las grandes...