jueves 17/6/21

26 de mayo, final de la partida electoral

26m

Si las elecciones locales y de comunidad son fundamentales, las europeas mucho más, nos jugamos muchísimo, más de lo que nos pensamos. Necesitamos un Parlamento donde el europeismo y el progresismo sea mayoría

Estamos a las puertas de nuevas elecciones, especialmente importantes, elecciones a diversas comunidades autónomas, locales, y europeas. Está en juego, por tanto, parte importante de nuestro futuro. El pasado 28 de Abril, el mundo progresista respiró con los resultados obtenidos, que no son ni los mejores, pero por supuesto no son malos. Como se gestiona este resultado también será importante, muy importante, tanto el PSOE, como Unidas-Podemos y otras candidaturas de progreso harían muy bien en escuchar los posicionamientos del sindicalismo confederal y de clase puesto que, en una medida nada despreciable, han sido artífices de la movilización  de parte de la ciudadanía que votó en clave de progreso.

Pero esta ha sido la primera parte, la partida es larga y tiene un primer final el próximo día 26 de mayo, donde se juega los gobiernos locales y de comunidades autónomas, y casi lo más importante, el Parlamento Europeo. Que nadie de por vencido y hundido a nadie, las derechas pueden sumar un gran resultado en muchos ámbitos de la geografía y con ello recuperar parte de poder en el caso del PP, o bien asentarse mucho más en las instituciones en el caso de la extrema derecha. Esto en la mayoría del Estado, en Catalunya se juega otras batallas, interna de independentistas, y también el eje izquierda derecha, veremos cual es el resultado, veremos si seguimos con la dialéctica procesista o bien se discute de los problemas de la ciudadanía en cada municipio.

Las izquierdas, en las elecciones municipales y de comunidad (donde se den), con la excepción del PSOE que es claramente identificable, el resto es difícilmente identificable, pues la diversidad de siglas y componentes de estas siglas, dificultan su relación con un proyecto común que tenga su traslación a una opción Estatal. Las escenas que se han vivido en Madrid, son un ejemplo, pero no solo en Madrid, y multitud de municipios, y desgraciadamente en pocos se habla del mundo del trabajo, de clase trabajadora, etc. Veremos cuantos municipios siguen gobernados por opciones de izquierda, tan necesarios para el desarrollo de políticas de ocupación, desarrollo de políticas sociales y de vivienda y un marco esencial para una transición energética justa, con medidas medioambientales y de consumo energético justo y sostenible. La movilización electoral debe continuar.

Pero si las elecciones locales y de comunidad son fundamentales, las europeas mucho más, nos jugamos muchísimo, más de lo que nos pensamos. Necesitamos un Parlamento donde el europeismo y el progresismo sea mayoría. Los peligros de que las diferentes extremas derechas (que no creo formen un único grupo parlamentario debido a sus diferencias) y unas derechas conservadoras, puedan tener mayoría, con una muy buena representación de la extrema derecha, es un peligro muy cierto, por eso es importante que el voto de España no ayude a reforzar ese peligro. De ahí, la necesidad de mantener y reforzar la movilización del electorado. El sindicalismo de clase, sigue en la movilización (con sus propuestas sociales y económicas), las izquierdas deben escucharlo.

El resultado está por ver, lo conoceremos el 26 por la noche, y ese resultado nos marcará en gran medida muchos aspectos de la política general que se desarrolle en el Estado y Europa.

26 de mayo, final de la partida electoral
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad