domingo 16/5/21

Impulsar un acuerdo por la Sanidad Pública

Es posible un acuerdo, con generosidad y altura de miras, porque el sistema sanitario no puede seguir sufriendo las gravísimas agresiones de estos últimos años.

Las pasadas elecciones autonómicas y municipales ofrecen un panorama político muy fragmentado, pero claramente con un cambio notable, en el que el PP pierde sus mayorías absolutas en casi todos los sitios y en el que surgen alternativas situadas en el ámbito de la izquierda. Los resultados hacen que se imponga la necesidad de un acuerdo entre las fuerzas progresistas para dar un giro a las políticas llevadas a cabo hasta el momento de destrucción de los servicios públicos básicos y especialmente para acabar con las políticas del PP de recortes, deterioro, desmantelamiento y privatización de la Sanidad Pública.

Este acuerdo, en principio no parece complicado, porque los programas electorales de los partidos que no son el PP, excepto en el caso de Ciudadanos (aunque en su caso sus posiciones son demasiado genéricas para poder asegurarlo sin ningún genero de dudas), son muy similares y permiten un entendimiento con facilidad, siempre que se haga hincapié en lo que les une y no en los aspectos marginales que en materia sanitaria los diferencian. Este acuerdo debería de basarse en los siguientes aspectos que son cruciales para garantizar un cambio sustancial en la actual situación de los servicios sanitarios en nuestro país:

  1. Garantizar la atención sanitaria de todas las personas, estableciendo regulaciones autonómicas que acaben con las exclusiones sanitarias.
  2. Rechazo de los copagos del RDL 16/2012 estableciendo mecanismos para que nadie, por motivos económicos, se quede sin recibir los medicamentos que precisa
  3. Parar las privatizaciones y las derivaciones/externalizaciones al sector privado
  4. Recuperar los centros y recursos privatizados estableciendo compromisos y calendarios concretos
  5. Utilización intensiva de todos los recursos de la red sanitaria pública para mejorar su funcionamiento y asegurar una atención sanitaria de calidad
  6. Recuperar el numero de trabajadores del sistema sanitario público existentes antes de los recortes como complemento de la medida anterior
  7. Incremento de los presupuestos de la Sanidad Pública para alcanzar al menos los niveles de 2009 y búsqueda de mecanismos de financiación suficiente de los servicios sanitarios públicos.
  8. Potenciar la Atención Primaria de Salud recuperando las propuestas de la AP21 para hacerla el eje de la atención sanitaria
  9. Mejorar la eficiencia, eficacia y calidad de la atención sanitaria de acuerdo con la evidencia científica y con el consenso social y profesional
  10. Democratizar y profesionalizar la gestión sanitaria acabando con la actual politización y con los nombramientos por libre designación.
  11. Establecer mecanismos efectivos de participación ciudadana y profesional
  12. Leyes de salud autonómicas que blinden la provisión sanitaria pública de calidad y desarrollen la Salud Pública

Por supuesto se trata de un acuerdo de mínimos, que lógicamente podría y debería ampliarse, entre otras cosas teniendo en cuenta las peculiaridades, especificidades y problemas concretos de cada una de las CCAA y también de la correlación de las fuerzas presentes.

Es posible un acuerdo, con generosidad y altura de miras, porque el sistema sanitario no puede seguir sufriendo las gravísimas agresiones de estos últimos años, y es necesaria una paralización de las políticas de recortes y privatizaciones y una actuación urgente de recuperación de la Sanidad Pública. Esta en juego la salud de la población.

Impulsar un acuerdo por la Sanidad Pública