viernes 18/6/21

La cesión indecente de la Sanidad pública de Vigo

El gobierno popular decide construir el nuevo hospital de Vigo (NHV) con financiación privada (PFI) a cambio de ceder la gestión de todos los servicios no sanitarios...

El gobierno popular decide construir el nuevo hospital de Vigo (NHV) con financiación privada (PFI) a cambio de ceder la gestión de todos los servicios no sanitarios y espacios no asistenciales a una UTE liderada por Acciona y Bankia.

La Xunta confirma que el hospital no recuperará la cuarta parte de su Área (140.000 personas) la unidad de quemados, ni la cirugía máxilo-facial, actualmente en manos de un Hospital privado del Grupo Povisa, en el que la Conselleira de Sanidade era directiva antes de tomar posesión en el SERGAS.

El NHV tampoco será referencia, como hasta ahora, para la población del Salnés ni de Pontevedra (300.000 personas) en determinadas especialidades, que incluyen la cirugía cardíaca y la cardiología Intervencionista, que el gobierno obliga a derivar al hospital de Santiago.

El NHV tampoco controlará la gestión de la alta tecnología, las telecomunicaciones, la cita previa, la esterilización ni la logística, servicios ya privatizados por la Xunta de Feijóo.

Ahora, el nuevo hospital, que la Consellería asegura que tendrá 1.400  camas y la puerta de urgencias, se quedará sin otro servicio esencial, el laboratorio.

Previamente la Xunta adjudicó (12 de marzo de 2014) el Laboratorio Central de Galicia, que realizará las determinaciones analíticas más avanzadas y las pruebas de genética y biología molecular de todo el SERGAS, a una UTE formada por dos empresas privadas, un pequeño laboratorio de Vigo, “Lema y Bandín” que Feijóo y Mosquera parecen considerar más capaz que todos los laboratorios públicos juntos, y laboratorios Cerba Internacional, con sede en Barcelona. El coste de la adjudicación, 38% inferior a la media de las otras 4 empresas consursantes, se consideró inicialmente temerario, pero la UTE fue posteriormente readmitida y seleccionada.

El presidente y máximo propietario de laboratorios Cerba es Marcelo Weisz, de la familia propietaria de los laboratorios Unilabs. Actualmente dirige Unilabs Rusia.

La empresa Unilabs pertenece a CVC-Capio y está imputada por el proceso de privatización de la sanidad pública madrileña. En su consejo de administración estaba el consejero Güemes, obligado a dimitir por conflicto de intereses. Güemes también privatizó el laboratorio central de Madrid por un precio temerario, y un año después decretó el cierre de tres laboratorios públicos para derivar las pruebas al laboratorio privatizado.

En la fecha de la adjudicación del laboratorio central de Galicia, Unilabs estaba asociado a Bankia. El consejo de administración de Bankia imputado por la justicia está muy vinculado al PP.

Solo 3 semanas después de la adjudicación (4 de abril de 2014) Bankia vende su parte al grupo estadounidense “Centene Corporation” empresa privada intermediaria para el aseguramiento y la provisión de servicios sanitarios,  centrada en la gestión de los pacientes estadounidenses de Medicare y ahora vinculada a Unilabs, y por tanto a la sanidad pública gallega.  

Por otra parte, la decisión de la Xunta de prescindir del laboratorio en el NHV, para ubicarlo en el hospital Meixoeiro, no parece responder a necesidades funcionales, sino a una decisión premeditada. En el hospital Meixoeiro se encuentran todos los servicios del CHUVI de gestión privada:

- La cirugía cardiaca, la cardiología intervencionista, la radioterapia, la Medicina Nuclear y la Resonancia Magnética, gestionados por Galaria SA, cuya directora proviene de la consultora estadounidense Arthur Andersen (Deloitte).

- Los servicios de Radiofísica y control de calidad de radiodiagnóstico, cogestionados por La multinacional estadounidense General Electric.

- El Biobanco de tumores, de cerebro y de ADN de Vigo, gestionados mediante colaboración público-privada (CPP)

 - El instituto de investigación biomédica de Vigo, cogestionado por la compañía Farmacéutica estadounidense Janssen (Johnson & Jonson)

- La Hematología y la Oncología, que podrán privatizarse si sus profesionales aceptan reconvertirse en unidades de Gestión Clínica con Autonomía de Gestión, objetivo prioritario del Ministerio de Ana Mato, de la Consellería de sanidade  y de la Sociedad Española de Directivos sanitarios “SEDISA” asociación de 900 directivos de la sanidad pública y privada, patrocinados por la industria y constituidos como grupo de presión para implantar la colaboración público-privada, con el fin de “incrementar la autoridad de los gestores sobre los profesionales sanitarios y eliminar la rigidez en la contratación de los empleados públicos y en la compra de productos sanitarios”

El NHV estaba proyectado como un gran hospital público, con los servicios y la tecnología suficientes  para atender a toda la población de Vigo y su área de influencia y convertirse en Centro de Referencia de toda la población del Sur de Galicia.

Sin embargo, y a pesar de su enorme coste económico, que no ha disminuido, el gobierno popular ha recortado su tamaño y sus camas, ha bajado la calidad de sus materiales y lo ha desmembrado, amputándole gran parte de su población y Servicios tan relevantes como la cirugía cardíaca, la cardiología intervencionista, los laboratorios, la alta tecnología, la investigación (I+D+i) y probablemente la oncología.

Los objetivos del gerente del Hospital de Vigo, Mario González, parecen más próximos a los del lobby privatizador SEDISA, a cuya cúpula pertenece, que al hospital público que dirige.

Va a tener poco que gestionar, el Sr. González, si aún ocupa el cargo cuando se inaugure el nuevo hospital, es decir, si la población gallega pretende seguir votando al partido que ha troceado, desmantelado, y privatizado su sanidad pública y la ha cedido a empresas vinculadas, insolventes e imputadas. Si la población gallega pretende seguir votando a los  “patriotas del gobierno de Feijóo” que están traspasando su responsabilidad de gestionar la sanidad pública de Galicia a multinacionales estadounidenses, que además de ingentes beneficios económicos conseguirán algo de enorme interés para la industria sanitaria, el control  de los profesionales, de la investigación y de los datos genéticos y de salud de la población gallega.

La cesión indecente de la Sanidad pública de Vigo