lunes 12/4/21

Reaparece el copago

En recientes declaraciones a la cadena COPE Sra Esperanza Aguirre insiste sobre la supuesta necesidad de poner un copago a las recetas de los pensionistas, refiriéndose, de momento a los que tienen mayores pensiones. Ante este tipo de propuestas habría que hacer algunas reflexiones.

En recientes declaraciones a la cadena COPE Sra Esperanza Aguirre insiste sobre la supuesta necesidad de poner un copago a las recetas de los pensionistas, refiriéndose, de momento a los que tienen mayores pensiones.

Ante este tipo de propuestas habría que hacer algunas reflexiones. La primera es que el actual sistema de recetas se basa en la consideración de que los pensionistas son las personas con menos ingresos y con mas necesidades de salud (enfermedades y/o dependencia), de manera que son muy pocos los pensionistas que no toman medicación de manera habitual y frecuentemente suelen estar plurimedicados.

Por otro lado las pensiones son muy bajas en España. La media es de 767 euros, el 75% no supera los 1.000 euros mensuales y las pensiones superiores a 1.500 euros mes son menos del 1% del total y las superiores a 2.000 euros no superan el 0,5% del total.

Otra consideración a tener en cuenta es que los pensionistas habitualmente presentan otras limitaciones (dependencia) que les suponen gastos muy significativos y ningún gran dependiente tiene suficiente con la pensión máxima para asegurar una atención adecuada y precisa de apoyos familiares, y por supuesto no digamos los demás

Las propuesta supuestamente ingeniosas siempre olvidan que poner en marcha un sistema de copagos en relación con la cuantía de las pensiones obligaría a cambiar las tarjetas sanitarias de 8 millones de pensionistas y tendría por lo tanto unos costes elevados que hay que considerar. Estos costes serian mas elevados cuantas mas variables se quisieran tener en cuenta (renta, patrimonio, grado de enfermedad y de discapacidad, etc). También las personas con rentas mas altas pueden contribuir mas por mecanismos mas sencillos como son los impuestos de patrimonio y sucesiones que, como es bien conocido Esperanza rechaza implantar.

Es bien conocido que existen otras medidas para el control del gasto farmacéutico como son un uso mas racional de los medicamentos, la mayor utilización de medicamentos genéricos, la financiación por grupos terapéuticos equivalentes, etc. La FADSP ha señalado ya reiteradamente que si el gasto farmacéutico per capita fuera el del promedio de la OCDE se ahorrarían 5.000 millones € anuales.

Hay que tener en cuenta que el gobierno de la Comunidad de Madrid carece de competencias sobre el establecimiento de copagos, también sobre las recetas de la seguridad social y que esta debería hacerse por el Gobierno central, por lo que las palabras de Esperanza Aguirre parecen mas bien un anuncio de unos recortes futuros que la línea oficial del PP se empeña en negar por los efectos electorales que pudiera tener.

Finalmente hay que entender que lo que se trata es de abrir el “melón” del copago y que una puesta en marcha la revisión acabaría pagando todo el mundo lo que supondría una penalización a las personas con menos recursos y mas necesidades de salud y precisaría de unos gastos de gestión muy probablemente superiores a los potenciales ingresos.

Reaparece el copago
Comentarios