sábado 19/6/21

Madina y Díez

Patxi López y Pedro Sánchez harían bien en plantearse buscar unas personas para elaborar conjuntamente documentos de propuestas políticas y económicas que sirvan para el debate congresual.

madina-diez-socialista-portada

Para dirigir las ponencias política y económica del próximo Congreso del PSOE a celebrar en mayo del presente año,la comisión gestora ha propuesto a Eduardo Madina y José Carlos Díez.

Desde el máximo respeto a su decisión quiero plantear algunas cuestiones que llevan a la pensar que la gestora del PSOE, no busca un congreso de unidad, sino de confrontación con los que no han compartido la decisión de abstenerse en la elección de Mariano Rajoy como presidente de gobierno y la línea que está llevando de apoyar en el día a día muchas de las medidas adoptadas por el gobierno del PP.

La estrategia de negociar con el PP determinadas mejoras y sacar adelante sus proyectos por un lado, y buscar el apoyo de Podemos y Ciudadanos para otros asuntos, muy bien explicada recientemente en la cadena Ser por Alfredo Pérez Rubalcaba, tiene un recorrido muy corto. No deja de reflejar un tacticísmo de corto alcance, que sin duda puede servir para salir del paso, pero no supone una línea estratégica ni de alternativa real a la derecha. Si el Psoe quiere ser en algún momento alternativa al PP debe obviar ese vuelo gallináceo y ofrecer un proyecto de sociedad, un modelo económico y político totalmente diferenciado del que representa el Partido Popular.

En primer lugar Eduardo Madina fue candidato a las primarias de 2014 para elegir secretario general y sólo consiguió el 36% de los votos. Pedro Sánchez y José Antonio Pérez Tapias tuvieron el 48,63% y el 15,26 % respectivamente.

Yo voté a Eduardo Madina para secretario general. Lo consideraba en aquel momento con más experiencia parlamentaria, más sólido en sus argumentos, prudente y razonable siempre que le escuchaba en sus intervenciones y respetuoso en las formas y en el fondo.

No compartí la actitud de Pedro Sánchez, apoyado totalmente por Susana Díaz y el Psoe de Andalucía, de no integrar en su equipo a los candidatos que habían perdido y creo que este es un grave error, muy habitual en el PSOE, donde el que gana un Congreso o unas primarias, no incorpora a las otras opciones, salvo JLRZ que si lo hizo.

Lamenté que Madina no saliera diputado en las elecciones de diciembre de 2015 y creo que Pedro Sánchez se equivocó no garantizando su elección y colocando otras personas antes que a él, que muy poco aportaban a la calidad de la lista y menos a la unidad del Partido.

Sin embargo creo que es un error que la gestora proponga como principal ponente político para el Congreso a una persona que no consiguió el apoyo más que de un tercio de los militantes en una votación democrática, con alto grado de debate previo y participación.

En mi opinión la gestora debía haber buscado a un dirigente político que, alineado con sus tesis, no pusiera en primer plano aquella confrontación y a una persona que tan recientemente no fue capaz de lograr un apoyo mayoritario y fue derrotado por los militantes. Conviene recordar que Pedro Sánchez fue derrotado en un Comité Federal y que la arriesgada propuesta de llevar a votación entre los militantes el acuerdo de gobierno con Ciudadanos fue ratificado por los miembros del PSOE por una amplia mayoría.

La decisión de proponer a José Carlos Díez, como ponente económico revela todavía con mayor crudeza la opción de la gestora a favor de un determinado modelo de política económica y la búsqueda de la confrontación total con cualquiera otra fuerza de la izquierda de nuestro país.

En los distintos ámbitos de la izquierda europea hay desde hace años un debate entre posiciones que se han venido en denominar social-liberales y otra más socialdemócrata, por simplificar. En el caso francés está muy reciente la votación del candidato para el Elíseo del Partido Socialista Francés.

Bien, pues José Carlos Díez, aunque quiere pasar por ser un social-liberal, por las veces que le he escuchado y por la atenta lectura de los artículos que publica en su blog, pienso que no es ni siquiera eso. Simplemente no es nada. Responde al estereotipo de economista tertuliano, sabelotodo, que se quiere hacer el simpático, nada riguroso en los análisis y muy lenguaraz en la palabra. No conoce nada de la gestión pública o privada, ni empresarial ni institucional, no tiene detrás un equipo de economistas que le avalen, es en definitiva alguien que va totalmente por libre que puede decir una cosa y su contraria sobre un asunto en menos de 24 horas y quedarse tan ancho. Eso sí, siempre tratando de ridiculizar a sus oponentes en el debate y teniendo muy claro su objetivo. Atacar a Podemos y agradar al grupo PRISA.

Incluso la gestora, en un sensato gesto de equilibrio, podía haber buscado a uno de los excelentes economistas o dirigentes socialistas (no voy a hacer la lista porque sería muy amplia), o apoyarse en el principal Think Tank económico que existe en España desde hace unos años (Economistas frente a la crisis donde hay muchos socialistas), pero han preferido la confrontación que supone una persona extramuros del partido, eso sí, muy apreciada por los grupos de comunicación.

Desde mi punto de vista Pedro Sánchez y Patxi López, harían bien en plantearse, dado que han compartido posiciones políticas y programáticas hasta hace muy poco, buscar unas personas de mutuo acuerdo, para elaborar unos documentos de propuesta política y de propuesta económica, que sirvan para el debate congresual.

Sería un primer paso en empezar a “coser” el partido, o a “abrochar” poco a poco acuerdos desde abajo, que ayuden a clarificar las posiciones. Independientemente de que se presenten por separado a la elección de Secretario General, una mano tendida del uno para el otro, para la discusión de las propuestas políticos creo que sería muy bien recibido por una gran parte de los militantes y de los votantes socialistas.

Sé que muchos pensaran que plantear esto es una ingenuidad porque consideran que la candidatura de Patxi López ha sido impulsada para dividir los votos de los que perdieron en el Comité Federal. Aun admitiendo que esto pudiera ser así o tuviera algún atisbo de verosimilitud creo que eso no es óbice para se establezca un diálogo necesario entre las dos candidaturas que tienen muchos puntos en común y restablecer bases de acuerdo presentes y futuras, muy necesarias para evitar la ruptura en el PSOE.

Patxi López, ha manifestado en su presentación como candidato que le hubiera gustado votar no al nombramiento de Mariano Rajoy y que acató la decisión del Comité Federal de abstenerse. Es una posición respetable, que entra dentro del concepto de partido que él tiene y que no hay porque discutir. Pedro Sánchez tomó la decisión de renunciar a su acta de diputado para no cambiar de posición. Creo que también es una decisión respetable si bien es un hándicap muy importante para hacer oposición, en el caso que salga elegido Secretario General. Era una decisión difícil en un momento complejo y no debe definir el futuro.

Creo sinceramente que merece la pena que Pedro Sánchez y Patxi López hagan un esfuerzo para dialogar y busquen personas de consenso que elaboren propuestas políticas y económicas y tratar que el debate no sea solamente sobre quién es el más idóneo para ser Secretario General.

Si hay documentos alternativos a los elaborados por Madina y Díez, los pasos siguientes para conseguir una buena integración y una consolidación del PSOE serán más fáciles.

Madina y Díez