jueves 17/6/21

La democracia comienza en el salón de tu casa

Ahora Madrid ha puesto en marcha un proceso de elecciones a vocalías vecinales que se celebrarán en todos los distritos de la ciudad los días 27 y 28 de septiembre.

carmen-barrios
Foto: Carmen Barrios.

Saludo la iniciativa de Ahora Madrid de poner en manos de la gente la responsabilidad de elegir a sus representantes vecinales

“Los Ayuntamientos son las instituciones que se encuentran más cercanas a los ciudadanos”. Esta frase solía ser un lugar común en los artículos en los que se hablaba de municipalismo. En la ciudad de Madrid sonaba vacía de contenido cada vez que se escuchaba. 26 años de gobierno de la derecha situaron el Ayuntamiento de Madrid a la misma distancia que se encuentra Plutón, porque para la gran mayoría de los madrileños el Ayuntamiento era un lugar inalcanzable, cerrado a sus iniciativas, sordo a sus demandas y mudo para responder a sus necesidades.

La nueva corporación municipal de Ahora Madrid, con su alcaldesa Manuela Carmena a la cabeza, está dando muestras de que quiere cambiar esta tendencia. Lleva poco más de cien días en el gobierno municipal, y ya se nota que tiene la intención de abrir las puertas del Ayuntamiento de Madrid a los ciudadanos y a las ciudadanas, no solamente de forma física -como se pudo comprobar en la reciente jornada de puertas abiertas- sino de manera más profunda, abriendo cauces de participación –que es lo interesante- para que todo el que quiera se implique en ayudar a construir una ciudad mejor, más humana y habitable.

De hecho el Ayuntamiento ya ha puesto en marcha la web Gobierno Abierto, una página enfocada a fomentar la participación ciudadana que servirá para promover debates y para canalizar propuestas, que si alcanzan el 2% de apoyos se creará un grupo de trabajo para valorar la iniciativa.

Continuando con la misma tónica de fomento de la participación, Ahora Madrid ha puesto en marcha un proceso de elecciones a vocalías vecinales que se celebrarán en todos los distritos de la ciudad los días 27 y 28 de septiembre.

Es la primera vez que un grupo municipal organiza en Madrid unas elecciones a vocalías vecinales. Los representantes a vocalías vecinales de Ahora Madrid los elegirá la gente, de forma abierta y directa. Se habilitarán puntos de votación en varios lugares de los distritos, para que todo el que lo desee se pueda acercarse a elegir a sus representantes vecinales.  Los vocales vecinos que le corresponden al resto de partidos seguirán como siempre, eligiéndose “a dedo”, pero en Ahora Madrid se tenía el compromiso adquirido en el programa electoral de fomentar la participación y han comenzado por el primer peldaño.

La ley dice que las vocalías vecinales son un cauce de participación de los ciudadanos en la gestión de los asuntos municipales que afectan a los Distritos. Pero la realidad es que hasta ahora han tenido muy pocas competencias. Desde el equipo municipal actual se quiere dotar de contenido a las vocalías vecinales, para que cumplan la función de interlocución entre los vecinos y las juntas de distrito. Es interesante que un concejal sepa de primera mano, por ejemplo, que en su barrio los árboles están enfermos y que tenga el deber de actuar porque sus vecinos así se lo exigen; o que las personas con movilidad reducida tienen dificultades en determinados espacios, que es necesario habilitar en condiciones para permitir que sean accesibles; o que hay instalaciones vacías y en desuso que perfectamente pueden ser gestionadas por los vecinos que tengan ideas para poner en marcha; o que hay personas ancianas que se encuentran solas, desatendidas o niños con necesidad y es necesario que los servicios sociales sean reforzados. Los vocales vecinos bien pueden convertirse en los ojos, los oídos, el olfato y el tacto de las juntas de distrito.

Siempre he pensado que una democracia reducida solo a votar cada cuatro años es una democracia bonsái, con las ramas recortadas por quienes únicamente planifican gastos para engordar las bolsas de unas cuantas empresas de los amigos, en lugar de promocionar inversiones en salud, asistencia, cultura, educación, medio ambiente…, en definitiva, inversiones en las personas, que reviertan en el bien común. Los nuevos partidos de confluencia popular que han alcanzado las alcaldías de grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Cádiz o Coruña han surgido precisamente de la necesidad de construir un modelo de democracia municipal horizontal, que nazca en el salón de casa y se ramifique y crezca como un árbol frondoso y fuerte, amamantado entre todos con la fuerza de la imaginación y de las ideas que se forjan cooperando.

Porque la democracia somos nosotras, la alimentamos las personas que cada día nos levantamos de la cama y transitamos por las ciudades, las vivimos, las sufrimos y queremos contribuir a transformarlas en espacios vivibles, adaptadas a nuestras grandes necesidades, pero sobre todo a nuestras pequeñas necesidades cotidianas. Si las personas cedemos ese espacio de responsabilidad en las decisiones que solo se conquista participando y exigiendo, otros que tienen intereses privativos lo ocuparán por nosotros.

Por eso saludo la iniciativa de Ahora Madrid de poner en manos de la gente la responsabilidad de elegir a sus representantes vecinales, que tienen el cometido de desarrollar la participación en los distritos. Desde los barrios de Madrid se pueden hacer muchas políticas bien informadas, para ello es necesario que los vecinos y las vecinas se impliquen, participen y aporten sus propuestas. Porque los mecanismos que se han puesto en marcha no significan nada sin participación, es la fuerza de la gente quien los mueve, quien los hace importantes. Una ciudad se construye mejor con muchas mentes pensantes, con muchas manos que cooperen. La democracia comienza en el salón de nuestra casa. 

La democracia comienza en el salón de tu casa
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad