viernes 25/6/21

Verás que todo es mentira

4m

Nada como el tango argentino para poner música y danzar un melodrama; y nada como la letra “Yira” de Enrique Santos Discepolo para visualizar el drama del votante conservador madrileño a la hora de decidir entre su abrumada mala conciencia y acudir a la urna “sin rumbo, desespera’o” y depositar su voto sabiendo con seguridad que decide una impostura, que solo se justifica por sus intereses mundanos. Toda una tragedia personal pero que se resuelve bien con una caña en una terraza. Verás que nada es amor.

Cuando teníamos un Partido Popular que sentía cercana la “indiferencia sorda y muda del mundo, casi sin fe y “sin yerba de ayer”, uno de sus principales letristas ha tirado de ingenio y ha colocado el letrero de la palabra libertad, otrora su preferida para mandar al trullo a los que la reclamaban, y montar un argumentario digno de Discépolo. Todo un dramón contemplar a algunos de los enemigos feroces de las libertades humanas declamando esa palabra tan sagrada para la izquierda que, como otros asuntos y banderas, se la está dejando arrebatar sin apenas combate.

Pero a la fuerza ahorcan, y el votante conservador se ha apuntado a un nuevo neoliberalismo abandonando sorprendentemente su casi reciente constitucionalismo,  que ya les debe parecer fuera de uso y poco útil para esta nueva etapa de asalto al poder. Nada es eterno, pensaran y “al mundo nada le importa, Yira”. Ahora han inaugurado la rampa de una libertad con apellidos, porque las ´libertades” que la derecha se autoconcede, sin despeinarse y a modo de bula pontificia, son las del despido, la especulación, la mentira, la defraudación, la corrupción, la manipulación, la de odiar la diferente y desacreditar al adversario, la de privatizar el interés público para su propio interés, la de discriminar por raza o sexo; y, en su versión más extrema, la libertad de suprimir la libertad. Esos son sus hechos comprobados, y, como bien nos señalan los sagrados textos, por sus actos los conoceréis. Verás que todo es mentira.

Nos jugamos poner la mentira en su sitio: En la oposición y al otro lado de la verdad. Nuestra danza esta en el voto. Nuestro arma esta cargada de futuro como el poeta nos dejó dicho. Yira, Yira, Bótalos

Vemos cada día que los argumentarios de campaña y debate son como un surrealista tango danzado. Lleno de giros, semblantes impostados, guiones preestablecidos, sonrisas forzadas y lenguajes corporales que revelan el poco crédito que transportan las palabras. Epata observar el despliegue teatral de los personajes protagonistas de estos debates corales minutados que nos ofrecen las especialistas en imágenes. Todo como una danza ritual sin la menor naturalidad. El fácil ver detrás de la parafernalia de la derecha. Veras que nada es verdad, veras que nada es natural, veras que nada es amor.

En este tango del mayo madrileño, los muertos amortizados producen risas; las responsabilidades de quien allí mismo las tienen se diluyen; una maquinista denuncia que nos pasa un tren de mercancías por encima que ella misma dirige; un aspirante al título alega que todo lo que hace la vigente campeona de bueno a él se le debe y por ello reclama su trono. La derechita ultra y mamporrera exige que le den la tarta entera de la ideología  a los que poco poseen de ella. Todos insultan y niegan la mayor. La verdad material. Los hechos comprobados no cuentan. Esas cosas que dicen los jueces que son su competencia para discernir y juzgar, Veras que todo es mentira.

En una sociedad sana un espectáculo de ese calibre y unos actores de ese porte no tendrían un pase. Claro que si uno de sus protagonistas se llama Toni Cantó y ha sido diputado varias veces y en variadas compañías teatrales ya todo parece normal. Incluido lo más repugnante. Aparecen en el melodrama otros personajes de ilustres apellidos y antiguas aspiraciones: Leguina y Redondo con mascarilla, participando de una foto equina con la aspirante de nuevo al título como si fuese la de un pesaje de boxeo. Cosa curiosa esto de los caballos. En Asturias a los potros que participan en el encele de la yegua y son retirados ante la llegada del semental para cumplir su misión reproductora se les llama “rifones”. Vaya papelón de estos mamporreros de la política que algunos pretendieron dirigir el PSOE. Hicieron bien sus bases en rechazarlos al igual que una tal Rosa Díaz con la que comparten espectáculo hoy. Veras que todo es mentira. Pero en la derecha alcanza verdaderas epopeyas melodramáticas.

De manera que querido elector y votante de izquierda progresista, aunque como dice Discepolo todo esto “te quiebre la vida. Aunque te muerda un dolor. Aunque no esperes nunca una ayuda, ni una mano, ni un favor” el 4 de Mayo bailamos algo mucho más importante y decisivo que un tango. Nos jugamos poner la mentira en su sitio: En la oposición y al otro lado de la verdad. Nuestra danza esta en el voto. Nuestro arma esta cargada de futuro como el poeta nos dejó dicho. Yira, Yira, Bótalos.

Verás que todo es mentira