domingo 20/6/21

Unidad socialista contra la austeridad

La bandera que ha relanzado a nuestro querido Partido Laborista con el liderazgo de Corbyn ha sido la lucha contra la austeridad. La lucha contra la austeridad que impuso la Unión Europea y las tres vueltas de tuerca más que da el partido Conservador. Camerón más May.

Una austeridad brutal que Corbyn pone encima de la mesa con elementales ejemplos padecidos por el pueblo en las islas británicas recientemente, dando más le duele a la derecha “la reducción de 20.000 policías, que impide defender a las clases populares de recientes atentados, cuyas acciones golpean a gente normal, siempre.” Claro su campaña y sus acciones y manifestaciones en favor de la sanidad pública, la enseñanza pública, acudiendo el mismo en persona a protestas vecinales y laborales, así como algo que siempre le ha preocupado mucho al laborismo como es la vivienda social son fundamentales para conectar el laborismo con jóvenes, precarios y sindicatos. Por supuesto fortalecer su alianza con citados sindicatos y los jóvenes que en el Reino Unido como en toda Europa son una de los sectores más golpeados por la crisis o más bien la forma de superarla.

En definitiva un programa de izquierda, es decir laborista –socialista democrático- que no populista como inventan muchos de los y las periodistas de las tertulias radiofónicas y televisivas. La izquierda laborista, el sindicalismo laborista, muchos movimientos sociales y los partidos socialistas radicales y el comunista, han pedido todos, el voto para el Labour, para Corbyn. Esto le convierte en el ejemplo y el líder del socialismo regenerado europeo y es además un modelo de éxito.

Por tanto si se quiere recuperar el socialismo hay que recuperar sus esencias –que no es populismo- pues nuevamente recordaré que el origen de los partidos socialistas y socialdemócratas esta en Carlos Marx y en marxistas como Karl Kaustky, Pablo Iglesias, Jaures e incluso Berstein, decir ahora que ciertos partidos socialistas se convierten al populismo por recuperar parte de sus valores, es insultar a esos partidos, al socialismo y a la inteligencia.

Confundir el laborismo con Blair y el socialismo español con Felipe González, es un acto de incultura política y general. Es precisamente la etapa socioliberal y colaboracionista con multinacionales y fondos financieros lo que provoca la famosa crisis de la socialdemocracia que bendita sea. Ya era hora que un modelo espurio que nada tiene que ver con el socialismo obrero y el laborismo fracasará.

Por tanto lo primero que hay que hacer es combatir de verdad la austeridad y en el Reino de España las armas para imponer la austeridad han sido: Las reformas laborales, la modificación del artículo 135 de la Constitución, la ley mordaza, la LOMCE, los presupuestos generales del estado y el control corrupto y clasista  de la Hacienda Pública, del Tesoro; es decir de la política fiscal,  los impuestos que solo las clases trabajadoras pagamos, gestionados por parte del gobierno de la derecha, de Rajoy al objeto de favorecer poderosos y grandes empresas.

Ese es el primer y necesario paso. Pero no olvidemos que directivas y tratados internacionales como el TTIP, el CETA o el TISA, hayan entrado en vigor o no, así como muchas directivas y reglamentos europeos también están destinados proteger los intereses de las multinacionales y de paso a eliminar derechos laborales y estado del bienestar. Así que ojo con los tratados internacionales, puesto que ¿Si tan solo son de libre comercio, porqué atacan derechos laborales y ponen los derechos de las empresas por encima de la defensa ambiental o la autoridad de municipios, comunidades autónomas y el propio gobierno del estado?

Sanders y Corbyn se manifestaron contra el TTIP y otros tratados y no por las mismas razones de Trump.

Estar ubicado en la izquierda y el socialismo es la izquierda, trae conflictos con la derecha, claro, pero también con el capital y sus instrumentos ya sean financieros o industriales. Por supuesto con los culturales.

No hemos de temer a modelos fracasados y a tipos fracasados que el final solo están dejando un reguero de pobreza, desigualdad aguda, guerras y sufrimiento.

Para comenzar a solucionar la diáspora socialista, lograr la unidad socialista con votantes y pueblo, así como con socialistas republicanos y críticos, vamos a comenzar a hablar de austeridad y como combatirla, claro para ello deberemos enfrentarnos a los instrumentos que imponen la austeridad. Otra frustración, sería letal.

Unidad socialista contra la austeridad