viernes 7/5/21

El nuevo "medicamentazo"

Uno de los aspectos del RD ley 16/2012 que es poco conocido es la exclusión de la financiación pública de un nutrido grupo de medicamentos en el articulo 4.tres en el que se señala que se sacaran fuera de la financiación pública a los medicamentos que cumplan básicamente dos condiciones: que se sean para síntomas menores y que sean útiles, seguros y de uso extenso, ambas condiciones merecen algunos comentarios.

Uno de los aspectos del RD ley 16/2012 que es poco conocido es la exclusión de la financiación pública de un nutrido grupo de medicamentos en el articulo 4.tres en el que se señala que se sacaran fuera de la financiación pública a los medicamentos que cumplan básicamente dos condiciones: que se sean para síntomas menores y que sean útiles, seguros y de uso extenso, ambas condiciones merecen algunos comentarios.

Lo de los síntomas menores es todo un cajón de sastre muy difícil de evaluar, pero hace pensar que lo que se pretende es excluir a medicamentos de gran utilidad para el control de síntomas muy frecuentes, en especial los analgésicos, los antitérmicos, los antihistamínicos o los que se utilizan en las ulceras gastroduodenales, y mas aún cabe esta interpretación cuando se señala (articulo 4, cinco.2) que no será financiado ningún medicamento que sea expedido sin receta (de nuevo los mismos) y al hacer referencia que dejaran de ser financiados los que tampoco lo estén en el entorno europeo, lo que evidencia un profundo desconocimiento de la realidad europea o una mala fe flagrante, ya que en Europa las situaciones respecto a estos fármacos son muy variables de unos países a otros y no hay ninguno que se encuentre en la misma situación (financiado o no financiado) en todos ellos, de manera que al final muy probablemente se utilizara un criterio arbitrario sin necesidad de mucha justificación.

En la actualidad, medicamentos seguros para la automedicación, como por ejemplo el paracetamol o el ibuprofeno, tenían presentaciones comerciales que eran de venta y precio libre y presentaciones comerciales que se podían recetar. Hay que distinguir la automedicación de la necesidad de uno de estos medicamentos prescrita por un médico del Sistema Nacional de Salud. Si un paciente con cáncer que necesita interferón también necesita paracetamol

Que el medicamento sea útil, seguro y de uso extenso. Esta condición es muy peligrosa pues pueden entrar aquí innumerables medicamentos y precisamente la condición de uso extenso va a hacer que el número de pacientes afectados sea muy grande. Es inconcebible un grado de indefinición así en una norma legal. Más parece un cajón de sastre para tener manos libres para poder pasar al bolsillo de los pacientes cualquier medicamento.

Conviene no olvidar que estos medicamentos, que van a seguir usándose pasaran a ser financiados al 100% por los bolsillos de todos los ciudadanos (pensionistas, activos, parados, etc) independientemente de su nivel de renta y que el hecho de que pasen a ser de venta libre permite a la industria farmacéutica, como el propio RD-Ley establece, que los precios pasen a renegociarse al alza.

Por supuesto no se trata de estar contra la exclusión de financiación de prestaciones sanitarias, lo que se ha llamado desinversión, que debe ser un procedimiento, transparente, basado en la evidencia, realizado con participación de los implicados y suficientemente explicado a la población para dejar de financiar servicios, o en este caso medicamentos que o bien carecen de efectividad demostrada, o bien su relación de coste efectividad es desfavorable comparado con alternativas terapéuticas o, si no las hay, comparado con estándares más o menos establecidos de coste-efectividad. Sobre desinversión en medicamentos hay numeroso ejemplos en Canadá, Australia el Reino Unido e Italia. Lo que el RD-Ley propone es un puro y simple recorte. Una transferencia de gasto público a gasto privado., con las consecuencias que ello supone para las personas con mas problemas de salud y peor situación económica, y el riesgo de que se intente la sustitución de algunos medicamentos mas baratos y eficaces por otros de mayor precio que siguen estando financiados, lo que ya se objetivo en el primer medicamentazo. Una vez más se comprueba que con este RD- Ley que las ganancias son para las multinacionales a costa de las perdidas para la salud, el sistema sanitario y los ciudadanos.

El nuevo "medicamentazo"
Comentarios