viernes 18/6/21

La derecha argentina sigue marchando

banderazo-reforma

La derecha argentina volvió a manifestarse el pasado lunes en las principales capitales del país. La convocatoria, liderada por representantes de la oposición y promovida por los medios de comunicación dominantes, tuvo diversas consignas; entre ellas el desacuerdo con la reforma judicial que está en marcha. Aunque el pretexto más claro se materializó en el odio visceral hacia el gobierno de Alberto Fernández.

Los autoproclamados “defensores de la República” eligieron nuevamente una fecha patria para tomar las calles y exigir que se les devuelva una libertad que creen haber perdido. El día en que se conmemoraba el paso a la inmortalidad del máximo prócer de la Patria -el General José de San Martín- la derecha reaccionaria redobló la apuesta de marchas anteriores. Esta vez dejó al descubierto los rostros de los máximos exponentes de Juntos por el Cambio y algunas de las figuras de la cultura que no esconden su odio hacia el peronismo.

En Buenos Aires, violando las medidas de aislamiento social, unas trescientas personas se acercaron a las puertas de la Quinta Presidencial de Olivos. Allí, los testimonios recogidos por los medios de comunicación dejaron nuevamente en evidencia el poder de manipulación que ejercen los grupos mediáticos de la derecha argentina. Hubo quienes negaron la existencia de la Covid-19. “Es una excusa para instaurar el comunismo en la Argentina”. “El gobierno quiere mantenernos encerrados para que las empresas quiebren y nacionalizar como en Venezuela”.

De detractores de la pandemia a defensores de genocidas. La marcha dejó postales icónicas que describen los rasgos de una facción de la sociedad afectada por la manipulación ejercida por los medios del poder. La cuarentena es la excusa a través de la cual los sectores más reaccionarios de la oposición tienen al gobierno de Fernández en la mira. Los principales convocantes fueron Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, y la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich, ahora líder de la ultraderechista Propuesta Republicana (PRO), el partido del ex presidente Mauricio Macri, quien aseguró sentirse orgulloso de quienes se manifestaron “contra el miedo y el atropello”. Macri, principal imputado en el escándalo por el espionaje ilegal durante su administración, ya había expresado su opinión en la manifestación llevada a cabo el pasado 9 de julio: “Libres”, escribió en su red social Twitter. Apenas unos días antes, durante una entrevista concedida al periodista Álvaro Vargas Llosa, Mauricio Macri había cuestionado el avance de algunos gobiernos sobre las libertades de las personas con la “excusa de la pandemia”.   

La derecha argentina sigue marchando