sábado 8/5/21

Reflexiones acerca de la situación del turismo en España

José María Gil de Arana Rial | Hablar ahora de turismo es fácil, decir lo que está pasando en turismo es sencillo, pero haberlo hecho desde hace diez años y no hacer caso sí que era importante y por eso lo traigo a colación ahora.

¡No es cierto que el turismo esté mal ahora! El turismo está mal desde hace años, otra cosa es que ahora se busque la excusa perfecta a través de la pandemia para darnos cuenta de la realidad que nos rodea. En las sectoriales que he asistido, (y son muchas), hemos cambiado impresiones, y tomado notas de los déficits de gestión existentes en sectores más deprimidos, en algunos casos los pasaban por alto, en otros, parece que hay buenos resultados, sobre todo en cuestión de reestructuración y actuación.

En esos encuentros se reunían entre treinta y cuarenta Empresarios de diferentes sectores turísticos y Regiones, los ponentes eran siempre relacionados con el turismo, desde Presidentes de Comunidades. Ministros, Comisarios de Policía  y un largo etc. Se hacen cosas, sí, pero no todas las necesarias. Este tipo de actuaciones deben llevar una línea continua, porque es un sector muy volátil y lo estamos notando ahora. Al turismo le ha pasado lo que ocurrió en Milán hace unos años: la falta de seguridad en las calles hizo que el turismo diera media vuelta y se fuera a otro sitio y, además, lo hace sin reparo y me he dado perfecta cuenta que cuando asisto a charla, normalmente las dudas que se plantean son prácticamente inexistentes. Ahí aprendí algo y es que el sector estaba a la deriva, no había timonel, cada uno dispara a su aire y de ahí las consecuencias. Hoy con la Pandemia estamos igual, cada uno, al sálvese quien pueda.

Cuando numerosos responsables políticos comentan “remaremos [email protected] juntos a la salida de esta crisis” tomando como referencia a la Organización Mundial del Turismo, sabía que, a la primera que se pudiera cada uno correría más rápido que el otro, como así ha sido. No niego que las cosas se hayan hecho mal aquí, todo lo contrario, se han hecho bastante bien, el problema es que otros Países han antepuesto sus situaciones económicas antes que las sanitarias. España no, y ahora pagaremos las consecuencias. Según los estudios que he hecho y basándome en múltiples charlas y lecturas, mi conclusión es que: España - no saldrá de la crisis turística hasta finales del año 2022. Sí, y ojalá me equivoque, pero la situación actual era de esperar.

He estado invitado en Crans Montana, (dos veces). En la última edición me atreví a decir delante de ministros y Empresarios de África que, gracias a ellos, nosotros teníamos un “PIB” alto, gracias al turismo desviado por sus conflictos internos y guerras. Reconozco que fue osado por mi parte, pero tenía que hacerlo. El Turismo es una economía muy volátil y si no se cuida, se desvía. Eso ya nos estaba pasando antes de la Pandemia, cuando no existían conflictos bélicos en África y preferían descubrir nuevas sensaciones, pero nosotros no supimos fidelizar esos clientes “prestados” al trabajar desunidos y nunca tuvimos un mejor ejemplo que cuando fui a unas charlas en una sectorial para tratar con diversos representantes del sector hotelero, del sector de Vivienda Vacacional y representantes del sector residencial-turístico, yo lo denomine merienda de negros, quedó clara mi postura al respecto: “CONDENADOS A ENTENDERSE POR EL BIEN DE NUESTRAS FUTURAS GENERACIONES”.

Este es nuestro principal punto equivocado de partida de nuestra industria turística. Todo se ha hecho en base a ganar dinero y no a construir mejoras basadas en las ganancias, inversión futura, y ahora lo estamos pagando.

Tenemos sectores excepcionales que son precisamente esos nichos económicos por las que yo empezaría por abrir al turismo para empezar a trabajar con él y empezar a reestructurar otros sectores menos modernizados Deberíamos ser capaces de emplearnos en materia de protección del Covid-19 y, por eso, me atrevo a expresar una serie de consideraciones al respecto:

  1. Porque estarían mejor controlados en caso de un brote; porque se divertirían entre ellos al haber muchos clientes, y además y lo más importante, la mejor publicidad a su regreso, el boca a boca de lo bien que lo han pasado y sin brotes epidemiológicos. Por supuesto el resto de las zonas deben ser sostenidas con “ERTES” y prestamos “ICOS”, y todo esto evidentemente debe de ser consensuado, si no, no hay nada que hacer. El que quiera abrir porque tiene clientes, por supuesto que lo puede hacer, es una cuestión personal, pero repito esto debe ser consensuado.
  2. Deben de tener en cuenta algo muy importante. El turismo ahora mismo si no se hace bien puede ser el problema y no la solución. Un error nos llevaría a partir de “cero” nuevamente y vuelta a empezar.
  3. Piden continuamente los “PCR” en destino y al regreso ¿para qué? Una persona que esté incubando el virus le hacen la “PCR” y a ese contagiado concreto podrían no detectarlo, lo detectarían seguramente cuando desarrolle los síntomas estando de vacaciones en el destino y exactamente al contrario cuando vaya de regreso. Habría que buscar una fórmula más efectiva para que los corredores fueran más seguros.

Para terminar, [email protected] necesitamos “ECONOMIA”, eso es indiscutible, pero hay que tener muy presente que: – ella - la economía vuelve, aunque maltrecha, pero vuelve: no así la vida.

Reflexiones acerca de la situación del turismo en España