viernes 25/6/21

Islam y convulsiones

Por Francisco Díaz-Tendero | Comenzamos este escrito al tercer día después del atentado de Barcelona, (del 15 de Agosto de 2017), que ha levantado un montón de actividad... "comentatoria", mucha de ella, en las "Redes Sociales", en las cuales las opiniones se dividen en dos grupos bastante extremos:

Por un lado, los que opinan que los ciudadanos de esta religión son personas como otras cualesquiera que no tienen nada de terroristas en su mayoría y que, por tanto, deben ser considerados como tales, sin tener en cuenta nada especial a cerca de ellos.

Por el otro lado, los que consideran que son asesinos natos, que nunca podrán convivir con "gente normal" de occidente y, como consecuencia, habrá que terminar expulsándolos violentamente, antes o después, como ha ocurrido en otras épocas…

Hay otro nivel

El de las "Tertulias Televisivas", donde algunas veces acuden verdaderos expertos: analistas militares, policiales, o del "staff" de periódicos, algunos profesores universitarios, etc... que no cabe duda que conocen el asunto en profundidad y que tratan de no sacarlo de unos limites razonables; pensando (sin duda), en evitar, (en lo posible), disturbios sociales; de tipo "progrom", y similares.

Estamos de acuerdo en esta postura. Y creemos que lo peor que podría pasar seria una reacción visceral en la población, por lo que la apoyamos sin reservas. Entre otras razones, porque ésta reacción visceral, podría ser uno de los objetivos de los autores de los ataques.

Pero, no podemos pasar por alto, que esta prudencia no aclara muchas cosas que serian necesarias para entender el fenómeno de estos ataques que, desde nuestra óptica occidental, no tienen explicación.

Urge una explicación "racional", que siempre es imprescindible para empezar a intentar resolver los problemas. Nuestras Consideraciones:

Por ejemplo, nos parece que sería legitimo preguntarse:

¿Por que estos estallidos de violencia no ocurren también por parte de otras comunidades que tienen parecidas razones para sentirse marginadas? Es cierto que algunos grupos, (como los de ultra-derecha), también han cometido barbaridades. Pero tienden a ser acciones individuales y contra otros grupos concretos. No masacres indiscriminadas; lo que es el verdadero terrorismo...

Otra pregunta:

¿Por qué chicos jóvenes, con toda una vida por delante, y con una salud razonable se empeñan en buscar la muerte, matando inocentes o simulando que los van a matar con cinturones explosivos falsos, (cuando no los consiguen tener reales).

Todo ello para provocar los disparos de la policía que, si no se viera amenazada, trataría de detenerlos, en vez de verse obligada a disparar a matar para defender sus propias vidas.

Es cierto que tienen problemas de integración social; pero no son los únicos.

Y, podríamos preguntarnos muchas cosas mas... quizá vayan surgiendo a lo largo de la redacción. Por ejemplo:

¿Por que parece haber cierta tendencia al suicidio colectivo entre jóvenes, no alineados con ninguna ideología concreta, en algunos países de Asia…? ¿Es cierto, que la Policía Japonesa tiene que vigilar a estos grupos de jóvenes que se ponen de acuerdo a través de las Redes Sociales, para suicidarse juntos? Estos, no son musulmanes pero sí tienen mentalidad asiática… ¿Tendrá esto algo que ver con la genética...? Los antropólogos piensan que no.

Otro asunto, que nos "revolotea" en la mente:

¿Podría un clérigo malintencionado, (de cualquier creencia no Islámica); persuadir a un grupo de jóvenes de origen y "cultura" occidental para realizar algún acto similar y contra personas indiscriminadas?

Y, sobre todo, ¿Podría inducirles a suicidarse después? pudiendo haber quedado en el anonimato, con bastantes posibilidades de escapar impunes.

Nuestro punto de Vista:

Como ninguna de estas "posturas interpretativas" nos satisface plenamente, (pretendemos aquí), aportar algo de lo que hemos aprendido, con un tiempo bastante largo de convivencia, (unos diez años), con esta Civilización.

Y, ello, a "nivel de calle", o de puesto de trabajo; no desde el "alejamiento" de una cátedra, un puesto directivo en una empresa o una legación diplomática.

No pretendemos pasar por "islamólogos" aunque nos hemos intentado documentar en lo posible. Y, también aportaremos opiniones autorizadas, que nos acaban de llegar en forma de un libro que comentaremos y recomendaremos.

No es la primera vez que escribimos algo sobre estos temas, y, quien haya tenido la curiosidad, (o el "masoquismo"), de leernos desde el año largo, que colaboramos en esta columna, podrá reconocer partes que rescataremos de otros escritos; para acortar el tiempo de redacción, mayormente.

La idea principal sobre la que "rueda" toda nuestra teoría sobre el asunto es que estamos tratando con gente de otra "Enculturacion – Antropológica", es decir, tienen otras "Escalas de Valores".

En otras palabras, lo que es mas o menos importante para unos no lo es en la misma forma para los otros.

Estas "Escalas de Valores" no son aprendidas conscientemente. Son "absorbidas" o "empapadas" del ambiente familiar y social del grupo humano en el que se pasan los primeros años de la vida.

La "Lengua Materna" es uno de los elementos fundamentales que se adquiere en ese periodo y, si no lo hay, (como en los "niños-lobos" de la India); no llega a adquirirse en el resto de la vida que suele ser mucho mas corta de lo normal.

La Escuela y la Iglesia, (las dominantes en cada población), terminan de completarlas. Y los medios de comunicación, las diversiones, las modas, los "bulos", las supersticiones y todo "lo que flota en el ambiente" contribuyen a mantenerlas y reforzarlas.

Lo mas característico es que la persona no suele ser consciente de que esto es adquirido; como podía haber adquirido otro conjunto de "condicionamientos", de haber crecido en otro sitio con otras personas.

Como en el momento en que se le "grabó" todo esto no era consciente de su propia existencia, lo toma como parte inseparable de si misma. Cree que ya nació así y vive toda su vida con esas normas; le beneficien o le perjudiquen. Pero son "parte de si", y no se concibe, (a si misma), de otra manera...

A nosotros, también nos pasa. Y, solo cambiamos cuando la adecuación al ambiente se nos hace imposible; momentos en los que pasamos temporadas de mucho sufrimiento que, a veces, nos hacen recurrir a la psicología.

La diferencia es que, desde mediados del siglo XIX, empezamos a tener conciencia social del problema y lo vemos y lo tratamos como un problema de salud mental.

En otras culturas, todavía se trata como un "asunto sobrenatural"; ni mas ni menos que lo que se ha hecho aquí hasta hace poco.

Llegados a este punto cabe preguntarse ¿Pero, cual es esa enorme diferencia, en resumen?

Como hemos analizado mas profundamente en otros escritos, la diferencia reside, en el binomio "Individualismo-Colectivismo". De una forma sencilla:

La sociedad primitiva es una agrupación de personas para vivir en una situación de ayuda mutua lo que necesita unos acuerdos de "reparto de misiones" o cometidos, principalmente, en cuanto a los trabajos. Y consecuentemente también, en cuanto a los "repartos de los beneficios" obtenidos por él.

Inevitablemente, antes o después, surge el conflicto "individuo grupo". Y la solución que se le de "a priori" determina el tipo general de sociedad: Individualista o Colectivista.

En las primeras se da la prioridad al Individuo y en las otras al conjunto de la Sociedad.

Naturalmente, hay muchos mas problemas que van surgiendo y es necesario resolver, como el del "liderazgo", la subdivisión en "clases", etc. Pero, aquí no entraremos en ello.

Parece que las primeras sociedades fueron "Colectivistas", (todas ellas). Y todas las Afro-Asiáticas lo siguen siendo en lineas generales. Solo en un rincón del Mediterráneo oriental, nació la idea del "Ciudadano"; en Asia nunca hubo Ciudadanos, sino Vasallos.

En las "culturas" individualistas, como nuestra Sociedad Occidental, se valoran especialmente los "méritos personales" las personas "hechas a si mismas" y se pondera, (especialmente bien), la aportación de ideas nuevas que lleven a progresos para todos y en todos los ámbitos; no solo los materiales.

También, se pone por encima de casi todo, "la libertad", (y el sentido critico), de cada uno que solo debe "ceder el paso", en circunstancias de fuerza mayor, que pongan en peligro "el bien común". Y, ello, bajo la decisión de dirigentes consensuados, no impuestos.

También, porque: esa libertad, (y sentido critico, sobre todo de pensamiento), se suponen condiciones necesarias para la "creatividad" antes mencionada que es lo que hace progresar al conjunto.

A pesar de que se pueden cometer, se han cometido, y se siguen cometiendo abusos, esta formula, ha demostrado ser mucho mas positiva, ( a largo plazo), para el bienestar general que cualquiera de las otras porque su mentalidad "lógica", y "critica", es capaz de encontrar soluciones para los problemas derivados de la propia aplicación primaria de sus principios; los abusos qu mencionábamos antes.

De hecho: Casi todos los sistemas de "ayudas sociales" que existen han sido desarrollados en estos ámbitos. Nos referimos a "Ayuda Social", no simplemente "Caridad” o "Beneficencia” aunque estas también tengan su lugar.

En general, se puede decir que es una fórmula especialmente "realista" que se basa, (principalmente), en la "razón" a través de la observación de los hechos, y la extracción de conclusiones lógicas sobre ellos dejando, cada vez menos lugar, a las creencias preconcebidas de tipo "mágico-religioso” y, a las "tradiciones", establecidas en base a ellas. Son sociedades que "evolucionan", en términos generales "hacia mejor"; aunque sea "dando tumbos"...

El tema es mucho mas largo, en realidad esta es solo la primera parte "de tres"; que ya tenemos escritas, e iremos enviando a la imprenta sucesivamente.

Islam y convulsiones