viernes 14/5/21

Islam y convulsiones (II)

Por Francisco Díaz-Tendero | Aquí, trataremos mayormente de las características de las Sociedades Colectivistas, especialmente la Islámica.

Terminamos la parte anterior, haciendo un resumen de las características principales de las culturas que llamamos Individualistas, (como la nuestra).

Aquí seguimos con las del otro gran apartado...

En las culturas de tipo "Colectivista" como son todas las Asiáticas, (Islam, entre ellas); las cosas no funcionan como habíamos dicho de las "Individualistas" en la primera parte del artículo.

Allí, una persona no vale, (ni se siente valiosa), mas que en la medida en que esté integrada en el proyecto común que es marcado desde fuera por dirigentes, (no elegidos, sino dinásticos) y, frecuentemente, despóticos.

Recordemos el caso de los soldados y civiles japoneses que se suicidaban durante la Segunda Guerra Mundial para evitar el "deshonor" de caer prisioneros porque eso significaba que no habían servido bien al Emperador, en el que se sentían representados como comunidad. Como si un simple soldado tuviera la culpa de perder una guerra, que nunca debió empezar y que los análisis "a posteriori", han demostrado que estaba perdida, para ellos, antes de disparar el primer tiro.

Quizá, esto explique la "frialdad" hacia el sufrimiento ajeno que se aprecia en todas estas acciones, supuestamente reivindicativas.

En el caso particular del Islam, además, la diligencia es "teocrática". Con una legislación basada en unas supuestas "revelaciones" de un supuesto "Dios", a una serie de supuestos "profetas" a lo largo de la historia.

Allí no se hace distinción entre Política, y Religión. En verdad, no es que no quieran hacerla, es que no pueden ver la diferencia. Y, se sorprenden de que (nosotros), si hagamos la distinción.

Aquí, desde muy pequeños sabemos que las autoridades Político-Administrativas, son diferentes de las Religiosas; el Alcalde, y el Gobernador eran diferentes del Párroco y del Obispo. Y no siempre estaban de acuerdo, entre ellos.

También que las leyes Civiles, son obligatorias; pero las normas religiosas son voluntarias... Allí no esta muy claro que es una cosa y otra. De hecho, de los mas de veinte estados que se declaran Musulmanes, solo cuatro o cinco tienen un Código Civil separado de la "Sharia"; el código Político-Religioso.

No hay autocrítica. La mentalidad en el Islam sigue siendo "mágica", en la población en general. La religión, que allí sigue siendo el soporte de la política, sigue prefiriendo las "profecías" bíblicas y coránicas antes que los avances científicos.

Anécdota ilustrativa: Cuando los humanos llegaron por primera vez a la Luna, causaron una crisis en la Teología islámica. Al parecer hay una frase en el Corán que viene a decir que "Querer alcanzar el pensamiento de Mahoma, es como querer alcanzar la Luna". De ahí que, como ellos consideran inalcanzable el Pensamiento de su Profeta, la Luna, también era inalcanzable. Esto se traduce en una sensación de inferioridad, que por otra parte no se acepta; seria algo así como una traición a sus principios establecidos en el Corán.

Todo se atribuye a la "perfidia de los occidentales", Cristianos o cualesquiera otros, no "muslims". No pueden aceptar que siendo "elegidos por Dios", para ser hegemónicos en el mundo en la realidad, se encuentran a la cola de la humanidad.

Particularmente les molestan los fracasos ante los Judíos; a los que no dejan de considerar seres abyectos e indignos hasta de la existencia. Todo ello debido a los problemas que tuvieron con ellos Mahoma y sus seguidores en el siglo VII. Pero, lo verdaderamente importante es que no solo la "normativa de conducta" esté basada en creencias muy discutibles, desde el punto de vista Lógico-Científico, sino que se considera "perfecta" y, por tanto, "inmutable".

Según su teoría religiosa Dios creó el mundo y, a lo largo del tiempo, se fue comunicando con la humanidad por medio de personas especiales, los "profetas"; que fueron estableciendo la organización de la sociedad según las instrucciones que habían recibido de él.

Se reconocen los "profetas" del Antiguo Testamento Judío, en su mayor parte, especialmente Moisés y Jesucristo. Y se admite que, cada uno de ellos, vino a "perfeccionar" sucesivamente la sociedad en la que vivieron. Pero, a partir de Mahoma, que es el "profeta mayor" y definitivo ya, la sociedad como la estableció él, es "perfecta", y, también, "definitiva". No habrá mas profetas ni, por tanto, ninguna modificación porque siendo ya "perfecta", cualquier cambio solo podría ir "a peor".

Por tanto, cualquiera que piense por su cuenta puede entrar en dudas. Y, eso es perseguible porque las ideas individuales podrían "corromper" la perfección instaurada por Dios; a través de Mahoma, naturalmente.

Por tanto, no hay libertad de pensamiento, ni, (mucho menos), de critica.

Es evidente que la situación Socio-Política y Cultural es de "estancamiento absoluto"; no caben ideas nuevas. La gente no puede atreverse a pensar. Solo cabe creer y aceptar.  Es decir: someterse. Y este estancamiento está a nivel del siglo VII; (plena Edad Media Europea) y abarca, (al menos), al 15% de la población del mundo. Un verdadero "problema" para toda la humanidad...

El problema se agrava porque en esa suposición de "perfección" se incluye la idea de que el "destino" de su sociedad es conquistar todo el mundo para ponerlo a los pies de ese Dios.

Esto tiene que dar que pensar a todo el resto de la humanidad porque es una mentalidad netamente agresiva aunque lleve largos periodos históricos sin poder hacer nada en este sentido, (incluso retrocediendo).

Pero, en un momento de debilidad occidental, podría ser la "volkerbanderung" de Toynbee; algo así, como fue la invasión de los "Bárbaros", sobre el Imperio Romano.

Decir esto ahora, puede parecer, "Políticamente Incorrecto"; pero, para nosotros, quizá no ande muy lejos de la realidad.

Por eso nos pareció, (en su momento), muy buena idea, la "Alianza de Civilizaciones", de Zapatero como medio de intentar suavizar el enfrentamiento ideológico.

Verdaderamente, en tiempos de Mahoma y siglos siguientes, consiguieron dominar la mayor parte del mundo conocido entonces pero a partir del siglo XIII, no han hecho mas que retroceder. Y, a partir del XVI, ha habido mucho mas mundo que conquistar.

Sin embargo, se siguen considerando superiores, y no se integran con las poblaciones que no compartan sus ideas aunque, (lo suyo), son creencias gratuitas, mas que "ideas" en el sentido racional.

Pero cuando ven que, (en la realidad), están por debajo de casi todos los demás pueblos en todos los aspectos. Casi, no hay científicos entre ellos...Y pierden todos los enfrentamientos, de todos los tipos contra "enemigos despreciables", que supuestamente deberían agradecerles que lleguen a "liberarles".

Lógicamente: se encuentran en un problema psicológico colectivo que no saben como tratar. Lo único que se les ocurre es la fuerza... como, (por otra parte), preconizan sus Escrituras, y sus tradiciones.

Suelen defenderse diciendo que "Islam", significa "paz". No somos expertos en lenguas semíticas, pero siempre hemos leído que significa en realidad "abandono" (a la voluntad Dios). Que, para nosotros, no es exactamente lo mismo. Como "Dios" no suele estar accesible para consultarle, en realidad es "abandono" a la voluntad de los dirigentes de la comunidad como en cualquier otra religión... Pero aquí, se mezcla mucho más íntimamente con la Política.

También, puede verse que las "escrituras", (como todas las otras, por las que se rige cualquier religión), suelen ser bastante ambiguas. Todo depende de por donde se abra el libro y quien interprete lo que se lee. De hecho, suele haber interpretaciones diferentes, (y hasta contradictorias), si se consultan diferentes tratadistas, en diferentes épocas y/o lugares, y bajo diferentes sistemas políticos.

Aunque ellos presuman de "Unidad" en realidad, a lo largo de la historia, el Islam ha tenido mas "herejías", escisiones y desviaciones que el propio Cristianismo.

Violencia: Como en todas las culturas Asiáticas, ésto ha sido observado desde la antigüedad, por Herodoto, (al menos) y, recientemente, (en 2010), un historiador anglo-sajón, llamado Antony Pagden, ha publicado un libro llamado: "Mundos en guerra, Oriente contra Occidente", en el que pasa revista a toda esta serie de enfrentamientos desde las Guerras Médicas hasta nuestros días.

Este libro nos parece altamente recomendable para hacerse una idea general; no solo de la mentalidad Islámica, sino de la de todo "Oriente".

Esto, (ya lo habíamos comentado en escritos anteriores a esta columna), es una característica de las Civilizaciones Asiáticas que han sido todas "Colectivistas" y desde mucho antes del nacimiento del Islam en el siglo VII de nuestra era.

Puede considerarse un "factor común" en todas estas estas Culturas en las que no se concibe una relación "lado a lado" entre iguales. Para ellos el único tipo de relación, (ya sea entre particulares, o entre grupos de cualquier tamaño), es la de "Dominio-Sumisión".

La cosa esta clara: si no estás dominando te están dominando a ti. Y la elección es obvia: mejor dominar que ser dominado. Pero el caso del Islam, merece un estudio especial:

Aunque se inscribe en la tónica general de pensamiento colectivista extremo, clásica de Asia, como decimos. Se puede decir que es una doctrina "ad hoc"; que encaja perfectamente con la psicología colectiva preexistente en el mundo Arabizado; especialmente en el Asia-Menor, (del siglo VII) pero, casi 1400 años después.

Porque el musulmán cree tener la seguridad de que le apoya la mayor potencia del Universo, (nada menos que el Dios único) que le garantiza la felicidad, incluso, (y especialmente), si muere en la lucha por imponer esa doctrina. Doctrina que, (claramente), está orientada en ese sentido de conquista y el sentir popular se puede decir que también; al menos en muchos ámbitos.

Este autor, (Antony Pagden), prevé, lógicamente, que los enfrentamientos van a seguir. No hay mas que ver las noticias, casi diarias, de atentados suicidas en el mundo islámico.

Y, nosotros estamos completamente de acuerdo y nos lamentamos de que este conocimiento esté tan poco extendido entre la población de nuestro país y de los otros de nuestra cultura.

Islam y convulsiones (II)