miércoles 12/5/21

Insomnio, física y metalingüística

leer

Por Ignacio Apestegui | Haber acabado el curso lectivo y pasar noches sin dormir tiene sus curiosidades mentales.

No siendo físico, ni mucho menos, soy un ávido lector de panfletos científicos, artículos divulgativos y más libros de todo ámbito. Dicha información baila en mis neuronas formando un vals no coreografiado el cual, a veces, me lleva a ideas o conclusiones transversales (qué de moda está esta palabra) un poco rocambolescas.

Anoche, sin ir más lejos, razonaba sobre un concepto (a mi entender), como tantos otros mal explicado o mal comprendido. Matemáticamente (Teoría de cuerdas) la realidad está formada por 11 dimensiones, tres físicas, una temporal, 6 adicionales compactadas y 1 final que entrelaza todas ellas.

Dicho esto así resulta complejo de entender. Entonces, tienes una noche de insomnio y te das cuenta que todo es bastante más sencillo, si lo descompones en partes básicas, o al menos mi razonamiento (para mí) es más sencillo.

Postulemos que esas 7 dimensiones no “habituales” son conocidas, pero conceptualmente erróneas (para los legos como nosotros). Sí pensamos que un Punto es una Línea con valor cero en una dimensión (cuerda) y una línea es un Plano con valor en una dimensión/cuerda pero con valor cero en otra cuerda. También podemos intuir que el tiempo es otra dimensión y que las cuatro juntas forman el espacio “conocido”.

Y ahora la metalingüística.

La gravedad es dimensión (otra cuerda), este concepto mental es sencillo, al igual que las otras fuerzas fundamentales (electricidad, magnetismo, radiación, etc.), más el tiempo y las tres dimensiones (cuerdas) direccionales base hasta llegar a las 11 cuerdas que forman el Telar. La agrupación de dimensiones (cuerdas) genera una realidad determinada. Para entenderlo de manera más o menos sencilla.

  • La agrupación de las tres cuerdas base y la gravedad obtenemos el campo de estudio físico llamado Estática.
  • La agrupación de las tres cuerdas base y el tiempo la Dinámica.
  • La suma de las cuatro cuerdas de la dinámica y la gravedad la Mecánica.

El campo eléctrico, el magnético y las fuerzas fundamentales o cuerdas combinadas forman el telar de la realidad o, mejor dicho, membranas de ese telar que es la totalidad, la teoría de cuerdas llama p-branas a la combinación de cuerdas.

Este concepto, p-brana, me lleva intuitivamente a entender de una manera clara otras ideas de física (cuántica) como la dislocación de un sistema de partículas. Un experimento de física cuántica llevó hace poco a científicos chinos a lograr transferir información a miles de kilómetros, de manera indetectable (hablaron de teleportación). Este hecho, casi un absurdo mental, es comprensible si sustraemos para explicar la física cuántica al menos una cuerda base.

¿Qué quiero decir con esto?

En un sistema aislado solo tenemos en cuenta las variables de dentro del sistema, por ejemplo, una persona sentada dentro de un tren (inconsciente de que existe el exterior) está parada en su sistema (p-brana) pero estaría en movimiento para una persona que lo observa desde fuera (otra p-brana).

Si cogemos un sistema cuántico, una p-brana, donde una o varias cuerdas base no intervienen (el valor de esa cuerda es 0 siempre), separar el sistema a lo largo de esa cuerda no afecta al conjunto en sí. Por muchos miles de kilómetros (como la velocidad del tren para el pasajero) que haya entre las partículas del sistema cuántico seguirá funcionando igual, abriendo la puerta para avances como la teleportación (mola).

Al final es solo cuestión de lenguaje.

Pensé también que una de las cuerdas, contemplada ya en la física básica, sería el Espín o giro. Supuse, mientras intentaba robar a Morfeo unos pocos segundos de descanso, que las ondas son manifestaciones (p-branas) de la combinación de las tres cuerdas base y la de Espín (al girar mientras se mueve crea las ondas). Conceptualmente intuyo que debe haber otra cuerda implicada porque previamente en la Luz, razoné, no está implicada la cuerda del tiempo (otro salto mental transversal).

Más metalingüística.

La luz no se ve afectada por el tiempo (semántica) sino solo por el espacio que hay entre emisor y receptor. Y la famosa propiedad onda-corpúsculo de la luz es un cambio de p-brana, como sustitución en una Integral por partes.

Todo esto es que le pasa a uno cuando sufre insomnio y no tiene algo con lo que ocupar la mente. Buenos días en esta mañana de invierno.

Insomnio, física y metalingüística