jueves 13/5/21

14 F, ¿puentes o rotondas?

ggggg

El titular de una entrevista, como dicen las enseñanzas en materia de comunicación, debe ser el resultado de un trabajo comprensión y de compresión de lo que piensa y ha dicho el entrevistado. Por esto algunos titulares de la prensa de estos días nos permiten, con una frase, conocer con mucha claridad dónde están las prioridades de cada opción política, y para qué se nos piden el voto los candidatos que se presentan a las elecciones. En este caso para las del día 14 de febrero en Catalunya. La Vanguardia nos ha facilitado de la entrevista a Pere Aragonés un titular que subraya muy bien las prioridades de ERC. Es el siguiente: “ERC es el cemento para unir una mayoría soberanista”.

Pere Aragonés reclama los votos, o sea cemento, para restaurar y ampliar, aún más, la rotonda del procés en la que vivimos la sociedad catalana hace ya una década. Cemento para reparar la falta de unidad del mundo independentistas. Reclama votos para seguir dando vueltas y más vueltas sobre el mismo sitio de la cansina rotonda en que se han convertido el procés y de la que no somos capaces de salir. Mientras, día a día y año a año, hemos ido perdiendo oportunidades, debilitando la economía y deteriorando la convivencia y profundizado la división de la sociedad, clasificándonos entre buenos y malos catalanes, también desde las instituciones y los medios de comunicación públicos.

Frente a esta opción que nos reclama votos, más cemento, para unir al soberanismo y ahondar la profunda trinchera de polarización social que vive Catalunya, el candidato a la Presidencia de la Generalitat Salvador Illa nos demanda el voto como el cemento necesario para construir nuevos puentes. Como el titular de su entrevista en El Periódico también subraya, en este caso la prioridad del PSC es: “Un 14-F para construir puentes".

Votos como cemento para enterrar la intransigencia y la sinrazón que han representado estos años en los que media Catalunya ha vivido de espaldas a la otra mitad

Votos como cemento para construir puentes que posibiliten trabajar por el reencuentro de los catalanes y catalanas, para superar los bloques que nos paralizan como sociedad, para superar el sectarismo que impide aprovechar y exprimir todos nuestros potenciales. Votos para arrinconar el fanatismo intolerante y poner fin a la crisis de convivencia y poder recuperar la fuerza y la unidad social. Votos como cemento para enterrar la intransigencia y la sinrazón que han representado estos años en los que media Catalunya ha vivido de espaldas a la otra mitad.

Votos, nos pide Salvador Illa, como cemento para unir a la ciudadanía alrededor de objetivos compartidos, como son lucha contra la pandemia y la reactivación económica, y evitar el declive económico y social. Si finalmente no fuésemos capaces de poner lo mejor de todos y cada uno, esta situación de emergencia condicionará nuestro futuro para muchas décadas.

Votos para abrir un nuevo periodo, cemento para reconstruir estos puentes imprescindibles. Para recuperar el pulso de una sociedad normal y moderna dispuesta a construir un futuro común en España y Europa. Necesitamos dejar atrás fantasías y malas historias de libros de caballería, que vuelvan a la primera página de los periódicos los problemas reales, algunos muy graves, como son la sanidad, la enseñanza, la capacitación profesional, la innovación, la industria, el desempleo, la falta de vivienda... Que vuelvan a la primera página de los periódicos los muchos e importantes éxitos que cosechamos ya, y podemos cosechas más, en el campo de la investigación sanitaria, de la acción solidaria, de la innovación social... Necesitamos que vuelvan a ser noticia las muchas luchas sindicales por la mejora de las condiciones de trabajo, las de los vecinos por unos barrios y ciudades más limpias, sanas y habitables. Necesitamos estremecernos y reaccionar ante la noticia de que cientos de personas mueren semanalmente ahogadas en el Mediterráneo...

Necesitamos votos, el cemento, para construir esos puentes que permitan recuperar el afecto mutuo entre la sociedad catalana y las del resto de España, que en otros periodos de nuestra historia común ha sido profundo y fraternal y que ahora algunos tan insistentemente pretenden poner en riesgo.

Necesitamos un cambio, necesitamos un gobierno progresista para mirar el futuro con esperanza e ilusión. Nos lo merecemos. 

14 F, ¿puentes o rotondas?