domingo 20/6/21

Lambán quiere que Susana “mande”

“Vas a ser requerida en los próximos meses para parar, templar y mandar", ha afirmado Javier Lambán, el Presidente de Aragón, refiriéndose a Susana Díaz, pero la realidad dice que la presidenta sólo sabe hacer lo último.

“Parar” creo que es complicado ya que la Presidenta andaluza está a mil revoluciones para conseguir la cima socialista pero lo que considero imposible es que “temple” nada. Su forma de hacer política, de bajo nivel intelectual y político, no es precisamente un modelo de templanza.

Lo que quizás vaya más con su modelo de trabajar y con su carácter sea “mandar”. La primera y segunda definición del verbo mandar de la Real Academia de la Lengua española es “Ordenar al súbdito-  Imponer un precepto”.

Si Susana Díaz y de paso Javier Lambán, pero también los que de forma más o menos explícita quieren que la Presidenta de Andalucía “mande” en el Partido que se olviden de que los militantes en primer lugar, los simpatizantes en segundo y los votantes en ter lugar, vayan a dejarse tratar como súbditos.

Los políticos deben convencer a sus electores con el ejemplo, la persuasión, la reflexión y los argumentos pero nada de eso existe en el interior de la Presidenta. Ella sólo sabe “mandar” y hasta sus amigos Presidentes de otras Comunidades Autónomas, lo saben.

“Mandar” lo hace un mando de la legión pero no alguien que aspira a liderar un partido tan complejo, con tantos matices y sensibilidades y Susana Díaz ha demostrado no tener ni matices, ni sensibilidades.

Es duro decir todo esto de una mujer que se dedica a la política pues ella debería ser la primera en desarrollar esas habilidades, más propias de las mujeres que de los hombres pero este es el caso que confirma la regla.

Sus compañeros la consideran la capataz, como si de un rancho estuviésemos hablando. Pues que no duden que los votantes del PSOE no están para películas de vaqueros.

El votante socialdemócrata es exigente y quiere rigor, seriedad y reflexión pero ya saben, Lambán opta por la disciplina cuartelera. Con esas declaraciones e intenciones lo tienen crudo.

Lambán quiere que Susana “mande”