martes 11/5/21

Un nuevo copago en medicamentos: ahondando la injusticia y la desigualdad

Este nuevo copago generara un aumento de la morbilidad y de la mortalidad en los grupos de población con bajos ingresos y graves problemas de enfermedad...

El BOE de 19 de septiembre de 2013 publica una resolución de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia por la que establece el copago de los medicamentos dispensados a los pacientes no hospitalizados por los servicios de farmacia de los hospitales. En realidad esta resolución lo que hace es desarrollar el Real Decreto-ley 28/2012, de 30 de noviembre, de medidas de consolidación y garantía del sistema de la Seguridad Social,  que en su disposición final primera modificó el apartado 1 del artículo 94 bis de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, al objeto de equiparar las dispensaciones mediante receta médica y orden de dispensación hospitalaria a efectos de la aportación de los usuarios y sus beneficiarios en la prestación farmacéutica ambulatoria.

Estos medicamentos hasta hora eran de dispensación gratuita y se dirigían a enfermos crónicos y con enfermedades graves como hepatitis C, distintos tipos de cáncer, artritis, etc. Un caso evidentísimo de que los copagos no tienen efectos disuasorios sobre el supuesto “exceso de consumo irresponsable” de la población porque se trata de personas cuya vida depende de estos medicamentos.

Aunque la resolución establece que se trata de una aportación reducida, con un tope máximo de 4,20€, hay que tener en cuenta que se trata de enfermos con patologías crónicas que ya consumen otros medicamentos sometidos a copagos y que en muchos casos son personas con ingresos muy reducidos (pensionistas, etc), por lo que se trata de una nueva barrera que dificulta y/o impide el acceso a medicamentos necesarios a los sectores de la población con menores ingresos.

El copago farmacéutico ya en vigor ha producido serias dificultades para acceder a los medicamentos a los pensionistas, dificultades que contradicen las declaraciones de la ministra de que nadie se iba a quedar sin los medicamentos que necesitaba, y así diversas encuestas señalan que entre el 12,4 y el 16,8% de los pensionistas no retiran los medicamentos prescritos por problemas económicos.

En este contexto, este nuevo copago agrava más la situación, incrementa los problemas en el acceso a los medicamentos, y generara un aumento de la morbilidad y de la mortalidad en los grupos de población con bajos ingresos y graves problemas de enfermedad. Se trata de una agresión más del Ministerio de Sanidad a los más pobres y más enfermos que no hace mas que ahondar la injusticia y la desigualdad cada vez mas presente en nuestro sistema sanitario.

Un nuevo copago en medicamentos: ahondando la injusticia y la desigualdad