domingo 16/5/21

Las increíbles contradicciones sobre el copago de los fármacos hospitalarios

Desde el punto de vista sanitario porque es obvio que se trata de medicamentos que se dan a personas con graves enfermedades crónicas cuya salud...

El ministerio de Sanidad en septiembre pasado aprobó la aplicación del copago a los medicamentos dispensados en las farmacias hospitalarias. Desde el primer momento la mayoría de las entidades sociales y profesionales señalamos que  se trataba de una medida irracional desde el punto de vista sanitario y económico.

Desde el punto de vista sanitario porque es obvio que se trata de medicamentos que se dan a personas con graves enfermedades crónicas cuya salud y a veces cuya vida depende de la continuidad de sus tratamientos, y además de trata de personas que ya sufren muchos otros copagos (los medicamentos dispensados en oficinas de farmacia, el transporte, las dietas, prótesis, ortesis, etc) y que son por lo general grupos de población muy vulnerables. Desde el económico porque implantar este copago significa importantes gastos de gestión que muy probablemente serán iguales o mayores a los posibles ingresos. Evidentemente estas circunstancias han hecho que una gran parte de las CCAA rechazaran la medida, varias de ellas con gobiernos del PP,  y que incluso alguna de ellas haya llevado el tema a los tribunales, pero a pesar de ello el Ministerio sigue empeñado en que se aplique la medida.

La última noticia de este despropósito son las declaraciones de la señora de Cospedal, presidenta de Castilla La Mancha y Secretaria General del PP diciendo que allí va a aplicarse este copago, pero que lo va a abonar la  comunidad autónoma, es decir estamos ante un nuevo caso de “simulación a la manera de…” que tanto le agradan a la Sra Cospedal, porque si lo asume la comunidad autónoma, lo evidente es que no hay copago, porque de haberlo supone que lo pagan los ciudadanos directamente.

Estas contradicciones son ya esperpénticas. El Ministerio de Sanidad debe asumir que su disposición era injusta y arbitraria y retirarla porque hasta la secretaria general del partido que sustenta el gobierno tiene claro que es una medida perjudicial para las personas gravemente enfermas. Una vez mas queda claro que el Ministerio de Sanidad es una entidad que no vela por la salud de los ciudadanos y que esta favoreciendo la desigualdad en el acceso a las prestaciones sanitarias en el conjunto del país y que sus responsables nos harían un favor a todos si dimiten. También empieza a estarlo que hay algún barco que se esta hundiendo y que hay cada vez mas gente que quiere evitar que el hundimiento les arrastre a ellos.

Las increíbles contradicciones sobre el copago de los fármacos hospitalarios