jueves 4/3/21

Noa no es sionista

NOA

Es sabido el interés del Estado sionista de Israel por capitalizar en su beneficio el gran prestigio, belleza y proyección mundial de Noa, una artista de gran calado.

Pues no. En EL PERIÓDICO de hace unos días viene una entrevista en la que Noa se despacha a gusto contra ese Estado sionista y la extrema derecha corrupta, con Netanyahu al frente, que lo controla.

El titular de la entrevista da idea de la dureza con la que se expresa Noa: "Israel camina hacia un lugar muy oscuro".

Ella declara que ha evolucionado desde posiciones judías esencialistas a una comprensión más correcta del conflicto entre Palestina e Israel. Apoya la creación de dos Estados y una política de diálogo y de paz.

Noa reconoce su liderazgo en las movilizaciones masivas que se están realizando en Israel exigiendo la dimisión de Netanyahu y su gobierno y augura un negro futuro a su país si no hay una reorientación profunda de la política y de la vida de la gente común.

Noa debe seguir evolucionando hasta asumir sin complejos que el Estado sionista de Israel es una entidad pirata que se cisca en la legalidad internacional y que mantiene desde hace casi 70 años una ocupación militar sobre Palestina con intenciones genocidas confesas. Que hoy tienen sus manifestaciones más brutales en los asentamientos de colonos fascistas en los territorios palestinos y la declaración de la Jerusalén sometida militarmente como capital de ese Estado pirata. Actuaciones infames que siguen mereciendo la condena internacional más absoluta ... salvo la de Trump. En el apoyo de ese energúmeno y en la bomba atómica confían el destino de Israel sus gobernantes sionistas.

Es lógico que Noa sienta casi terror ante el futuro. Y por ello sería lógico esperar que condene con energía el acuerdo infame entre Israel y los regímenes árabes de extrema derecha, que no tiene otro objeto que ayudar a Trump y a Netanyahu, dos amenazas para la paz y la democracia, y legitimar el genocidio y anexión irreversible de lo poco que queda de Palestina. Objetivo que, por imposible y odioso, solo contribuye a tensionar más si cabe la región, a alejar cualquier solución de paz y a acercar un estallido de alcance mundial.

Noa no es sionista