domingo 16/5/21

Fascismos

Abascal, Salvini, Orban

Decía Borges de las novelas de Faulkner que no sabemos qué ocurre en ellas, pero sí sabemos que lo que sucede es terrible. Vivimos hoy en esa paradoja que Galbraith diagnosticó hace más de cuarenta años como “era de la incertidumbre”, donde los éxitos del sistema de mercado en la economía se compadecen con la inestabilidad, la ineficiencia y la inequidad social. Es la consecuencia de una fase del capitalismo que ha dejado mucha gente desconcertada y desamparada que busca reconocimiento desesperadamente.

El fenómeno Trump representa de una forma muy plástica un ciclo ascendente de vertebración estructural del neoliberalismo en una inmersión autoritaria que trasciende a la caricatura de una individualidad soberbia y alocada. Los ciudadanos de la democracia más antigua del mundo han visto profanar sus símbolos por individuos que se sienten excluidos y buscan su redención en el autoritarismo y la ira.

La metafísica posmoderna con el final de las grandes narraciones, es decir, las ideologías emancipadoras y la desaparición de la historia –no es posible cambiar la historia si como tal no existe- ha supuesto un capitalismo cada vez más incompatible con la democracia, suplantada por patriotismos neofascistas excluyentes y beligerantes con la otredad. Ciudadanos a los que la dinámica del capitalismo posmoderno les arroja a la marginalidad, sin tener conciencia del origen de sus quebrantos sociales y económicos por ser propicios  al consumo de mentiras, teorías conspirativas y resentimiento, posverdades que cunden cuando el horizonte es oscuro y nadie ofrece un modelo ideológico emancipador. La necesidad de cambio tiene como respuesta un dramático inmovilismo. No hay alternativa.

“La única cosa importante, decía Trump, es la unificación del pueblo, porque el resto de la gente no cuenta.” Pero, ¿quién es el pueblo y quién la gente?  En el universo mental del autoritarismo posdemocrático la gran comunidad sólo está formada por los que comparten un pensamiento único, es el pueblo, el resto son los adversarios políticos, que son enemigos del pueblo y de la nación. Se trata de la “extranjerización” del opositor, quien, en las meninges del autoritario, no se opone a una política ni a un gobierno, sino a la nación y al Estado ya que el país no puede ser otra cosa que la visión unidimensional de los ultraconservadores.

El apoyo del nacionalismo catalán y los aberzales vascos al líder socialista le bastó a la derecha recalcitrante para catalogar de ilegítimo al gobierno de Sánchez, como si los vascos y catalanes no ocuparan sus escaños porque han sido votados por la ciudadanía

La derecha carpetovetónica española, siempre colgada del risco del godo Pelayo, es la heredera de ese patriotismo excluyente y dramáticamente represivo que considera enemigos de España a los que no comulgan con su visión ideológica de una nación que dividen en buenos y malos españoles y donde el adversario político es criminalizado en un deterioro del debate público, solapado por una judicialización de la política y una politización impropia de los órganos neutrales del Estado que intentan convertir al adversario político en delincuente común.Todo ello en el contexto de una apelación permanente del conservadurismo al descrédito de la representatividad democrática del contrario en nombre de una supuesta superioridad moral sobre las organizaciones políticas y la ciudadanía que las vota llevando el formato polémico de la vida pública a una crispación permanente sobre el déficit democrático de la negación de la licitud del adversario político a participar en la vida pública.

Es lo que está ocurriendo con la mayoría parlamentaria que sostiene al gobierno de Pedro Sánchez, reiteradamente calificada por la oposición conservadora como carente de legitimidad por el carácter disímil de la cosmovisión conceptual de nación, anatema que alcanza al ejecutivo por apoyarse en esa mayoría –que fue una línea roja para Sánchez impuesta por su propio partido- siendo, sin embargo, esta mayoría por la cuantificación de voto popular el daguerrotipo más certero de la realidad española.

El apoyo del nacionalismo catalán y los aberzales vascos al líder socialista le bastó a la derecha recalcitrante para catalogar de ilegítimo al gobierno de Sánchez, como si los vascos y catalanes no ocuparan sus escaños porque han sido votados por la ciudadanía y, por tanto, produce cierto escalofrío democrático pensar que, para la derecha, lo que son ilegítimas son las ideas que representan.  Un desorden profundo que no es la algarada en la calle, sino algo más gravoso singularizado en la malformación política de las bases constituyentes y sustantivas del Estado y, como consecuencia, la presencia constante de sus límites democráticos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

Fascismos