miércoles 23/6/21

En Cataluña: cuanto peor, mejor

1

Todo indica que las organizaciones sociales que pusieron en marcha el procés han entrado en un movimiento de entropía

Ha nacido una estrella: Elisenda Paluzie, flamante presidenta de la Assemblea Nacional Catalana. De ella hablaremos dentro de un momento.

El fracaso del procés está haciendo estragos en las mismas organizaciones sociales que lo pusieron en marcha. Estragos, sin embargo, es decir poco, pues todo indica que tales organizaciones han entrado en un movimiento de entropía. La decadencia parece haber llegado antes de lo que parecía. Ahora, agotados casi todos los argumentos que se exhibieron en los escaparates del procés, se entra, por parte de algunos, en el "cuanto peor, mejor", que acuñó en tiempos antiguos aquel Nikolay Gavrilovich Chernyshevsky. La Assemblea Nacional Catalana hace tiempo que entró en esa cofradía del nihilismo. Su actual presidenta, Elisenda Paluzie, queda acreditada como fiel exponente de la entropía del independentismo. De una entropía que está aliñada con fuertes dosis de desvergüenza.

Afirma esta señora que la aplicación del artículo 155 es irrelevante pues, al fin y al cabo, el aparato administrativo de la Generalitat sigue funcionando. Lo ha dicho ella: estupefactos «los Toros de Guisando, casi muerte y casi piedra, mugieron como dos siglos hartos de pisar la tierra». Si es irrelevante, ¿a santo de qué las movilizaciones -las pacíficas y las violentas- que han tenido lugar? A continuación la flamante Paluzie -ex decana de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona- arremete contra todo bicho viviente desde Esquerra Republicana de Catalunya hasta los Comunes, pasando por el PSC. Hasta sus socios de Omnium Cultural reciben una colleja. Fuera de la ANC no hay salvación. Los únicos que reciben una mirada afectuosa son los Comités de Defensa de la República. Extra ecclesiam nulla salus. Es la vuelta al engreimiento del Nosaltres sols (Nosotros solos). 

La salida que propone la dama es Carles Puigdemont. Cuanto peor, mejor. O sea, la vuelta al origen del problema. Que es lo que en realidad se gritará en la manifestación del 15 de este mes, domingo. Están avisados los que acompañen de bracete a la dama ese día.

Una última consideración: Europa vive unos momentos de tensión soterrada que, de no remediarse, puede emerger con más complicaciones. Es el conflicto entre, de un lado, la Rusia de Putin y, de otro lado, Europa y los Estados Unidos. Si no andamos listos, se puede pasar de las expulsiones a mansalva de los diplomáticos de ambos bandos a una situación complicada. El conflicto catalán es una miaja en medio de ese berenjenal. Oigan, no vayamos a pollas que el agua está muy fría. 


Publicado en Metiendo Bulla

En Cataluña: cuanto peor, mejor