viernes 14/5/21

El hombre de las mil sandeces

“España es una gran nación y los españoles muy españoles y mucho españoles”...

rajoy2

Se ha estrenado en estos días “El hombre de las mil caras”, la historia del hombre que engañó a todo un país. Es el nuevo trabajo de Alberto Rodríguez; su protagonista, Francisco Paesa, como declara José Coronado, uno de los protagonistas de la película, “es el gran maestro de todos los sinvergüenzas”. Igualmente, pasadas las elecciones gallegas y vascas, que todos los medios están analizando, se está representado, no ya en la ficción, sino en la realidad, “el hombre de las mil sandeces”; su protagonista, como filósofo inefable, es el gran artífice de frases como “Un plato es un plato y un vaso es un vaso”. Y como esta estúpida obviedad ha pronunciado cientos. Escuchadas de una a una, estas frases tendrían un pase soportable en el marco de la ironía; pero repetidas todas juntas se hacen insufribles; marcan el perfil de la profundidad intelectual del presidente en funciones que, sin papeles para leer (a veces no sabe leer ni lo que él escribe: “no entiendo mi letra”) se despacha con tales perogrulladas. Como muestra, he aquí un ramillete de sandeces que le definen:

“Porque después del año 14 viene el año 15”; “España es una gran nación y los españoles muy españoles y mucho españoles”; “Dije que bajaría los impuestos y los he subido”; “Valencia siempre fue Valencia”; “Las decisiones se toman en el momento de tomarse”; “A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, y eso es también una decisión”; “Lo más importante que podemos hacer por vosotros es lo que vosotros podéis hacer por vosotros”; “Nadie puede decir que el gobierno no ha gobernado y que el presidente no ha presidido”; “La cerámica de Talavera no es cosa menor, dicho de otra manera: es cosa mayor”; “No es lo mismo que gobierne uno que gobierne otro, no es lo mismo. Dicho de otra forma: es muy distinto, muy diferente"; “La EPA de mañana será la que conoceremos mañana”; “Lo serio es ser serio”; “Es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”; “Exportar es positivo porque vendes lo que has producido”; “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”; “Todo lo que se ha publicado es falso, salvo alguna cosa, que es lo que se ha publicado”; “Tenemos que fabricar máquinas que nos permitan seguir fabricando máquinas porque lo que no va a hacer nunca la máquina es fabricar máquinas”; “It’s very difficult todo esto”; “Me gustan sus gentes, su carácter abierto, su laboriosidad. Son emprendedores, hacen cosas”; “Esto no es como el agua que cae del cielo sin que se sepa exactamente por qué”; “Me gustan los catalanes porque hacen cosas”; “Una cosa es ser solidario, y otra es serlo a cambio de nada”; “Va a subir el IVA de los chuches”; “No podemos gastar más de lo que tenemos, porque entonces lo tenemos que pedir prestado”; “Quiero transmitir a la gente un mensaje de esperanza: ETA es una gran nación”; “Lo que nosotros hemos hecho, cosa que ustedes no han hecho, es engañar a la gente”.

Además de ese plasma que le define como el político de la cobardía y de esas entrevistas que le organizan a conveniencia para explayarse en mentiras, con perlitas como las anteriores, ¡qué felices se sienten los trabajadores del humor, imitadores y programas de zapping!: “¡este tío es una mina!”, claman. Por el contrario, sus conmilitones y los estrategas de la propaganda del Partido Popular lo tienen claro: cuanto menos hable Rajoy, más posibilidades tienen ellos de quedarse de inquilinos en La Moncloa y en las administraciones cuatro años más, apoltronados y rodeados de “sobres”.

Las ideas y explicaciones que ha ido dejando Mariano Rajoy en su intenso paseo ante los medios y en los mítines por Galicia y el País Vasco en la campaña electoral quizás expliquen el hecho de que sus consejeros le prefirieran en estado de plasma. El presidente en funciones fue desgranando reiteradamente frases mucho menos hilarantes que las anteriores pero indudablemente mucho más peligrosas sobre cómo entiende él lo que es la voluntad ciudadana y la democracia: “los españoles no quieren el gobierno alternativo de perdedores, con esos extremistas de izquierda y con gente que quiere destruir España”. “La propuesta de gobierno que está dispuesto a liderar el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez va contra la lógica y el sentido común; y tras admitir que aun cuando la aritmética lo permitiera, “no lo admiten ni la razón ni la voluntad de los españoles. Y contra la voluntad de los españoles no se puede construir el futuro de este país”. Su conclusión, casi parafraseando a Albert Rivera (su inestable marca blanca) ha sido: “Con 85 escaños, y cuando en el Senado es mayoría el PP, sería un gobierno de un cuarto de hora y lo único que supondría sería pérdida de confianza en la economía española, que los agentes económicos y sociales empezarán a pensarse cuáles son sus decisiones de futuro; no sabemos qué ocurriría con los mercados y, desde luego, habría general estupefacción en todos los países de nuestro entorno”.  

Hay que recordarle al presidente en funciones, pues parece olvidadizo y en permanente contradicción que “lo que no admite ni la razón ni la voluntad de los españoles y que contra la voluntad de los españoles no se puede construir el futuro de este país” es que si a él le han votado 8 millones de españoles, más de 14 millones no le queremos. Y que contra 14 millones de voluntades, por mucho que él se empeñe, no se puede construir el futuro de este país. Y esto sí que es antidemocrático.

Hay que recordarle a Rajoy, como Quevedo al conde-duque de Olivares, aquello versos: “No he de callar por más que con el dedo, / ya tocando la boca o ya la frente, / silencio avises o amenaces miedo”.

Hay que recordarle también que el diálogo y los acuerdos no transitan cuando el que debe iniciarlos se encierra en la Moncloa o se esconde en un plasma; hay que salir al encuentro de los otros y con otro talante y otra disposición. El diálogo no es una táctica política de conveniencia circunstancial (me interesa hoy porque es necesario para conseguir la investidura, aunque a renglón seguido le haga una “pedorreta” -como la que hizo a Ciudadanos con el “caso Soria”-), sino una filosofía para entender cómo transita la política democrática.

Hay que recordarle que el diálogo nos permite experimentar y aprender lo que significan las relaciones igualitarias de colaboración y solidaridad entre los políticos de distintas ideologías y vincula a todos aquellos ciudadanos que les votan; recordarle que el diálogo es una opción idónea y necesaria para practicar y vivir la democracia.

Pero Rajoy no ha conseguido que los muros de la presidencia sean porosos y que las entradas y las salidas sean dinámicas, flexibles y acogedoras. No está dotado para realizarlo, no ha sabido construir puentes; el ejemplo de su incapacidad para el diálogo con la Generalitat de Catalunya ha sido paradigmático: ¿resultado? aumento del sentido independentista.

Hay que recordarle, además, que en una experiencia de diálogo real es necesaria la incertidumbre y la duda, sin posiciones prefijadas e inamovibles. Machado lo decía claro: “se hace el camino al andar”. No hay país que resista el increíble potencial de todos sus políticos (a pesar de sus diferencias ideológicas) que quieran ponerse de acuerdo, sin estrategias clientelares que lo dificulten y coordinando políticas y propuestas; el problema en estos momentos es encontrarlos y, más. con políticos que sólo buscan sus propios intereses anteponiendo su poder por encima de los intereses de los ciudadanos.

Los que nos hemos dedicado a la enseñanza sabemos que cuando un alumno te pregunta dos veces sobre un mismo tema porque no ha entendido la explicación no debes responderle con la misma respuesta; la segunda vez debes cambiar la respuesta, siempre en el marco obligado de la verdad científica. Pero Rajoy es previsible, siempre responde con esta sandez: “Y la segunda, ya tal…” Es preocupante que el único camino que conoce  (excepto en campaña electoral y con límites) es el que hace “en coche” desde Moncloa al parlamento o a Génova 13; de los barrios y de sus gentes no sabe nada; desconoce la inteligente y necesaria política de caminar donde camina la gente.

Es una vergüenza que lo único que llegue a la ciudadanía, desde hace meses, sean las disputas internas de los partidos, los vetos a los diferentes y las líneas rojas. Y mientras tanto ¿qué pretenden nuestros políticos?

El PP, en el silencio de los corderos, sumisos ante el “hombre de las mil sandeces”, ese líder que llora por las esquinas clamando que “quiere gobernar”, ignorando bobaliconamente que lleva cinco años (tal vez más) caminando sobre las aguas putrefactas de la corrupción caminito de los juzgados.

En el PSOE, los disensos son notables. Cuando más unidos tenían que estar, ni unos ni otros se aclaran. Existe una feroz batalla que de soterrada se ha convertido en un clamor atronador.  Los críticos se quejan pero tampoco se aclaran con el fin de no distanciarse de la dirección ni perder votos en sus propias comunidades. La dirección, con Pedro Sánchez a la cabeza, convertido en chivo expiatoria y muñeco de feria hacia el que se dirigen todas “las pelotas”, pretende sortearlos con la huida hacia delante convocando a la militancia para asegurarse la continuidad;  pero los barones siguen bramando contra las decisiones de hechos consumados de la dirección.

En PODEMOS, como adolescentes en crisis de crecimiento, las disensiones se han hecho notar; no han soportado el fallido “sorpasso” del 26J; se les ha atragantado el fracaso y han convertido la técnica dialéctica de las razones lanzándose, como el jab en el boxeo, directos de “izquierda” por twitter; y en medio, casi estorbando a Podemos y a los suyos, Alberto Garzón, en otros momentos la promesa de IU, hoy casi sin presencia, con posibilidad de desaparecer, ese partido histórico, referente de la izquierda, sin propuesta política propia, diluyéndose como azucarillo, en ese “maremagnun de rencillas en el que se ha convertido el partido morado. ¡Qué pronto se han mimetizado en lo que llamaban “la casta”, en una simple lucha por el poder, sin aclara bien qué quieren.

Ciudadanos, la promesa “blanca y naranja a la vez”, encabezados por su dicharachero líder, al que llaman “Veletera”, porque nunca fija bien la dirección -aunque muchos desde su origen la tenemos clara: la derecha, sin disimulos-, en permanente aclaración de términos, intentando descifrarse a sí mismo el significado de algunos, a los que nunca encuentra significantes claros, como “corrupción” o “regeneración”. Su desmedida ansia de mediación (excluyendo siempre a Podemos) y buscando la abstención del PSOE para conseguir la investidura de Rajoy le pasará factura. ¿Para qué se necesita la copia teniendo en el PP el original de la derecha?

Afirmaba Rousseau: “el pueblo inglés cree ser libre: pero está muy equivocado; lo es solamente durante la elección de los miembros del parlamento; pero tan pronto como son elegidos, vuelve a ser esclavo”. Con los políticos que hoy nos gobiernan podríamos afirmar lo mismo. Sólo quieren nuestro voto, y una vez conseguido, se lo pasan por el forro…

El hombre de las mil sandeces