jueves 13/5/21

Asociacionismo empresarial

Las asociaciones empresariales tienen que asumir responsabilidades por el deterioro del funcionamiento del modelo constitucional...

En los últimos tiempos se están produciendo declaraciones de portavoces de diversas organizaciones empresariales, en algunos casos con propuestas variadas sobre medidas a adoptar en el ámbito de la economía, las relaciones laborales o la organización administrativa, asumiendo un protagonismo público que hasta el momento era casi desconocido. Se trata de entidades dispares, como son el Círculo de Empresarios, el Instituto de la Empresa Familiar, el Consejo Empresarial para la Competitividad, la Asociación de Trabajadores Autónomos y otras similares. Ante todo, habría que dar la bienvenida a cuantas instituciones de este tipo se incorporen a un más que importante debate sobre el futuro económico y social en nuestro país, tan necesitado de atender a aspectos capitales que permitan recuperar definitivamente y con solidez la senda del crecimiento económico y, especialmente, resolver el agudo problema de la carencia de empleo. Debate particularmente importante cuando los medios de comunicación, ahora por razones comprensibles, ponen el foco de atención en otros aspectos claves de la regeneración democrática y estructura política de nuestro sistema, pero que no deben hacer olvidar la trascendencia de las cuestiones estructurales económicas y laborales.

En todo caso, más allá de la valoración positiva o crítica a las medidas de reforma que provienen de estos foros, me interesa resaltar otro aspecto institucional que puede pasar más inadvertido y que considero de especial significación: las características de estas organizaciones empresariales, las funciones que asumen y la representatividad que ostentan. Lo que identifica a estas organizaciones es su notable diversidad en cuanto al tipo de empresas a las que integran, representando intereses parciales del empresariado, tratándose en casi todas las ocasiones de organizaciones formadas por empresas concretas e individualizadas, con nombre y apellidos. Dicho en negativo, que es lo más significativo en este caso, ninguna de estas organizaciones se configuran como asociaciones empresariales de las previstas por el artículo 7 de la Constitución; es decir, no se constituyen como las organizaciones por excelencia de representación de los intereses del conjunto del empresariado, tanto desde la perspectiva económica como de la laboral.

Esta condición de asociaciones empresariales en el sentido constitucional del término las asumen en el sistema constitucional la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Confederación Española de Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), así como todas las organizaciones sectoriales y territoriales integradas en ellas. Lo especialmente sorprendente es que, frente a la reciente intensa actividad pública de las primeras mencionadas, éstas últimas como asociaciones empresariales de rango constitucional presentan un perfil bajo, como si hubieran pasado a tener un papel secundario o marginal, casi desaparecidas del escenario público, cuando constitucionalmente deben ser el referente principal para representar al empresariado en su conjunto, siendo por ejemplo las únicas legitimadas legalmente para asumir determinadas funciones, especialmente las que conciernen al ámbito de las relaciones laborales así como las llamadas a participar en los procesos de concertación social. Con ello no pretendo menospreciar ni minusvalorar las actividades de las primeras organizaciones, sino que ello es el resultado en gran medida de una soterrada crisis del asociacionismo empresarial, que ha venido constituyendo el interlocutor clave en el sistema constitucional, tanto desde el punto de vista económico y laboral como desde el específicamente político.

Por ello, no se trata de una cuestión anecdótica, pues constituye un exponente más de la crisis institucional que estamos viviendo, del descrédito de ciertas entidades que hasta el presente han sido claves en la estructuración del tejido social y político del país, que igualmente está afectando a las asociaciones empresariales propiamente dichas, sin tener que ocultar que los asuntos de corrupción que se están conociendo en los últimos tiempos también les están afectando. Pero al propio tiempo, lo que no podemos es desmontar el entramado representativo derivado del modelo constitucional. Como muchas otras instituciones y organizaciones sociales que han protagonizado el funcionamiento de nuestro sistema social y político en las últimas décadas, las asociaciones empresariales tienen que asumir sus responsabilidades por el deterioro del funcionamiento del modelo constitucional, de su integridad y coherencia; pero, al mismo tiempo, resultan imprescindibles para mantener unos esquemas de representatividad global e institucionalizada, pues la alternativa es el riesgo de la parcelación de los intereses o bien de la aparición de lobbies poco aconsejables por su falta de transparencia y de corresponsabilidad.

Asociacionismo empresarial