lunes 17/5/21

La Co-mediación: un reto profesional para mediadores

med

Es muy socorrido hablar entre mediadores que quizás un asunto sea bueno verlo en co-mediación. Es más muchos hablan de la importancia de que en sesiones de mediación haya más de un mediador, pero, ¿de verdad sabemos y entendemos lo que supone una co-mediación? Nunca dejo de bucear en los aspectos muchas veces más simples de la mediación, pero que no por simples, si no somos conscientes, viciamos su verdadera importancia

Me atrevo a decir que la base de la co-mediación se resume en la siguiente frase: cuando cuatro ojos ven más que dos

Para poder trabajar los profesionales en lo que llamamos la co-mediación necesitamos trabajar previamente aspectos muy importantes para que la misma sea una herramienta eficaz, así tenemos que tener en cuenta la importancia de compartir una similar concepción acerca de las funciones que vamos a desarrollar ambos mediadores, una distinta de la otra; tener claro también los objetivos que perseguimos con esta herramienta útil, porque no olvidemos que los mediados, en cuanto a la concepción del conflicto que les trae a la mesa de negociación, si se encuentran ante un mediador, pueden tener según los expertos las siguientes reacciones:

• Identificación con el mismo: "... que suerte que estoy con alguien como yo…"

• Dependencia de la figura del mediador: "... él me ayudará a resolver mis problemas…"

• Enfados con el mismo: "... éste mediador me da caña…no me entiende o… solo pregunta"

• ambivalencias: "... ¿Pero al final con quién está: conmigo o con ella?

• Cierta desconfianza: "... Con el mediador que me tocó estoy perdido…" etc.

Por ello me atrevo a decir que en este sentido la co-mediación da la posibilidad de que estos "fenómenos" no surjan en lo que ellos llamarían "mi mediador”, sino que, al ser dos, los mediadores, estos sentimientos pueden presentarse por separado, disociándose, de manera tal que la carga emotiva en juego, resulte más débil, y al mismo tiempo, “no dificulte la mediación”.

Puede tener una función formativa, es decir mejorar nuestras prestaciones y trabajo como mediador en el futuro

En consecuencia, quiero abogar en este artículo por el trabajo conjunto de los mediadores en procesos de gestión de conflictos, ya que además de evitar lo que ya hemos mencionado, que se produce con el mediador único, en la co-mediación buscamos propósitos distintos, tan válidos o más que si fuera de forma única la intervención del profesional. Por eso puedo decir sin temor a equivocarme que trabajar con un compañero/a puede suponer grandes beneficios que redundan en el éxito del proceso:

• Ventajas para la formación: porque ayuda a mediadores noveles a practicar y trabajar casos con mediadores experimentados

• Ventajas de supervisión, al compartir los profesionales lo que observan tras la sesión, el compromiso, sus percepciones

• Ventajas para proporcionar equilibrio de género y/o cultural según el asunto; imaginaros un mediador hombre y una mediadora mujer en supuestos de género

• Ventajas para aumentar la gama de técnicas a utilizar, ya que repartimos los roles en la intervención

• Ventajas para cambiar la dinámica del proceso de forma estructurada, dentro de la flexibilidad del mismo

• Y también, ventajas para aumentar el número y clase de estrategias a utilizar

Se formaria por tanto, lo que también podríamos llamar “Equipo Colegiado” y conseguir equilibrio en nuestro trabajo, crear un espacio para perspectivas más amplias, mostrar apoyo entre mediadores, en definitiva establecer lo que podriamos llamar un “Modelo de debate Constructivo” en la mediación

Os parecerá una obviedad, pero muchas veces por no aclarar, confundimos lo que sería una intervención de “Equipo Multi-Disciplinar” o incluso “Un Peritaje” con lo que supone la co-mediación, nada más lejos de ello

De igual forma os animaría aclarado lo anterior a trabajar la co-mediación interdisciplinar, en el que principalmente ya no es solo que intervengan dos mediadores en el proceso, sino que ambos sean de origen de disciplinas distintas. Si fuera así (de ahí la importancia hoy en dia de las instituciones mediadoras), se produciría un abanico de especialización más amplia, para la Intervención en temas interrelacionados y una mayor creatividad en la generación de opciones

No olvidemos para apostar por la co-mediación interdisciplinar que la persona en conflicto es una persona compleja. Puede elegir un modelo de mediación que atiende a su problema y este lo determinemos como  multi-problemático. Es decir hay más de un problema subyacente en el tema que nos trae. Esa interdisciplinariedad en la mediación, facilita que existan mas puntos de acceso a la mediación ya que hay mas personas que la ejercen y potencia que la figura mediadora perciba un conflicto de distintas perspectivas, facilitando abordarlo de manera mas directa.

En definitiva, todo parecen ventajas ¿verdad?

Bueno, bien sabe el formador de mediadores que es muy difícil el verdadero ejercicio de la co-mediación, simple o interdisciplinar. Y desventajas de la co-mediación son fáciles de determinar

• El Coste, siendo el mismo según acuerdo no tiene por que recaer en el usuario en conflicto un aumento porque decidamos hacerlo entre dos

• De Logística, tiempo, organización y trabajo continuado entre ambos profesionales dentro y fuera de la mediación

• No todos los casos lo requieren

• Puede haber en algunos casos situaciones de competición y confusión entre nosotros si no preparamos bien las sesiones

• Incluso muchas veces surge una división incluso toma de partido por cada parte, lo que puede suponer una mayor presión al mediado

Para terminar, os animaría a probar la co-mediación, pero e su justa medida, sabiendo lo que hacemos y que espero que este breve ensayo os ayude a decidir, pero es muy importante que además de todo lo comentado se produzca una supervisión de lo que llamamos co-mediación. Básicamente os animo a ello porque puede tener una función formativa, es decir mejorar nuestras prestaciones y trabajo como mediador en el futuro.

Así podremos valorar entre adecuadas e inadecuadas las intervenciones y darnos  indicaciones y sugerencias respecto a las conductas que aparecen en los mediadores, generadas por la dinámica del conflicto de las partes y las diferentes formas de involucrarse en el sistema del conflicto. Y quizás lo más importante, crear un ambiente de reflexión en el que se puedan redescubrir y cuestionarse los elementos del esquema conceptual y operativo de los Mediadores, asi como nuestra metodología.

Queridos amigos mediadores… nunca dejéis de aprender y aprehender.

La Co-mediación: un reto profesional para mediadores