sábado 12/6/21

Yo la acuso, Sra. Cospedal

Hoy, cuando por desgracia España arde por los cuatro costados, con miles de hectáreas de nuestros montes calcinados por el fuego, la señora Cospedal y su Gobierno no tienen otra ocurrencia que presentar a los trabajadores de la empresa pública GEACAM un Expediente de Regulación de Empleo para despedir a 680 trabajadores del servicio de extinción de incendios de Castilla-La Mancha, a los que se unen otros 500 más que ya han sido despedidos.

Hoy, cuando por desgracia España arde por los cuatro costados, con miles de hectáreas de nuestros montes calcinados por el fuego, la señora Cospedal y su Gobierno no tienen otra ocurrencia que presentar a los trabajadores de la empresa pública GEACAM un Expediente de Regulación de Empleo para despedir a 680 trabajadores del servicio de extinción de incendios de Castilla-La Mancha, a los que se unen otros 500 más que ya han sido despedidos. Ello supondría, de aprobarse el expediente en estos términos, reducir la plantilla real en más de un 40 por ciento, lo que es una autentica irresponsabilidad. No debemos olvidar además la fuerte reducción en medios técnicos ya.

La presión social y la pelea sindical forzaron la toma de conciencia de los dirigentes políticos, e impulsaron avances año a año y generaron acuerdos con los gobiernos autonómicos.  En Castilla-La Mancha, de 90 días de trabajo al año (los tres meses álgidos de la campaña de incendios) se pasó a 180 y luego a los 270, incorporándose la campaña de prevención –el cuidado y limpieza de los montes durante los meses de invierno–.

Simultáneamente, se fueron incrementando las partidas económicas destinadas a prevención y extinción de incendios, el número de trabajadores, los medios técnicos y las torres de vigilancia…; al tiempo que se unificaba y centralizaba el servicio –prestado siempre a través de contratas– y se mejoraban de forma sustancial las condiciones laborales, el equipamiento y la formación profesional de las personas dedicadas a esta tarea.

En el año 2005, tras el incendio de Guadalajara, se dio el paso definitivo. Tal y como venían reclamando los sindicatos y tal y como recomendó la comisión de investigación creada ad hoc en las Cortes de Castilla–La Mancha, se creó la empresa pública de gestión medioambiental GEACAM, con una plantilla estable y operativa durante los doce meses del año.

En aquella Comisión, el PP se esforzó en achacar responsabilidades por la muerte de once trabajadores, pero también en reclamar muchos más medios para prevención y extinción de incendios forestales, en los que –según la diputada Guarinos– “lamentablemente en esta Comunidad Autónoma en los últimos dieciocho o veinte años no se han invertido las cantidades suficientes” (Guarinos sostenía entonces que era necesario multiplicar “por 300” los recursos que se destinaban a “mejorar y favorecer la lucha contra los incendios  mediante la selvicultura preventiva”, Cortes de Castilla-La Mancha, Diario de Sesiones del 05/09/2005).

Ahora para la señora Cospedal y sus voceros estas inversiones parecen ser un  despilfarro, aunque lo cierto y fijo es que durante los últimos cinco años, las hectáreas de monte quemado en Castilla–La Mancha han descendido de forma espectacular (17.500 Has en el periodo comprendido entre 2006-2010, por 54.000 entre 2001-2005).

Nadie debiera discutir, por tanto aceptar, que es mucho más importante prevenir que apagar, y para prevenir hay que invertir. Pero no  vale con decirlo, hay que hacerlo.

Efectivamente es caro, probablemente muy caro, preservar nuestros montes, nuestro medio natural, pero muchísimo más caro es que se quemen, con lo que ello supone de pérdida de riqueza, no solo económica, sino medioambiental. Aquella política de inversión ha resultado a la larga mucho más barata y rentable socialmente, que la de recortes aplicada ahora por el PP.

La realidad de 2012, está poniendo las cosas en su sitio. Aparte de la sequía que es una realidad,  –¿qué verano no es seco en nuestro país desde hace mas de una década?– es la política de recortes aplicada por los Gobiernos autónomos, la mayoría gobernados por el PP, y por el Gobierno central, la mayor e importante causa de éstos.

Recortes de entre un 20 y un 30 por ciento de personal en los meses de campaña, en medios técnicos, en maquinaria, en hidroaviones, reducción de puestos de control, eliminación de toda campaña de concienciación  ciudadana, a lo que hay que unir una campaña de desprestigio de lo público y sus trabajadores, auspiciada desde las más altas esferas del poder. 

El ejemplo más evidente de ello, lo encontramos en la señora Cospedal, cuando el 2 de Diciembre de 2011, en sede parlamentaria, llama vagos o gandules a los trabajadores de GEACAM al afirmar textualmente que  “GEACAM  emplea 30 trabajadores para cuidar una hectárea de monte mientras la empresa privada 6”. Afirmación gratuita pero que crea tensión, inseguridad y zozobra a la totalidad de la plantilla, aunque ésta ha estado cumpliendo con sus funciones y cometido de forma ejemplar.

Esta afirmación injusta e injustificable da vía libre a lo que se está haciendo: no contratar a interinos, despedir a eventuales y ahora presentar un ERE de extinción de los contratos de trabajo de 680 trabajadores. Plantilla en la que entre otras cosas se ha realizado una importante inversión pública para su formación. Y todo ello con la intención evidente de privatizar el servicio, trasladarlo al negocio privado.

En estas condiciones es como se afronta la campaña de este año, la primera en la que el PP es responsable total.  Y ¿cual está siendo el resultado?:  Desastroso a todas luces. Hasta el 5 de agosto, han ardido ya 140.000 hectáreas de monte, según el Ministerio de Agricultura, triplicando las del pasado año –40.000 Has–, y triplicando la media de los últimos 10 años. Las razones de este incremento son evidentes, ya las hemos afirmado anteriormente.

Ante esta gravísima situación, aparece la señora Cospedal con otra ocurrencia: solicitar que se aumenten las penas contra aquellos que produzcan los incendios –que  nos puede parecer incluso bien–, intentando con ello echar una cortina de humo sobre la realidad del problema. Por cierto, pregunto que si los que tienen la obligación legal de cuidar los montes y no lo hacen ¿son también responsables penalmente?. Si no lo son, debieran serlo.

El problema no está en aumentar las penas, señora Cospedal, sino en los medios que se pongan para prevenir y cuidar los montes: como la formación, la preparación y  seguridad de los trabajadores, disponer de un amplio parque de maquinaria útil y en condiciones, e intensificar las campañas de concienciación ciudadana. Nada de esto se ha hecho este año, sino que se han recortado recursos en todas estas partidas, aparte de desprestigiar la capacidad y profesionalidad de sus trabajadores. El resultado a la vista está: tres veces más de hectáreas quemadas que años anteriores.  

Por desgracia para la Sra. Cospedal su contacto con los montes desde el terrible incendio de Guadalajara ha sido un auténtico despropósito. Solo ha buscado el interés particular, el interés partidario, sin importarle un bledo ni los montes, ni sus trabajadores, ni los ciudadanos rurales, siendo la prueba más evidente de ello, lo que está haciendo desde que llegó al gobierno.

Su interés se ha limitado a  desmontar y destruir lo realizado durante muchos años y por mucha gente. No debiéramos aceptar que se tire por la borda el legado de muchos años de trabajo, que nada tienen que ver con despilfarro. Nuestros montes no necesitan ni medallas, ni homenajes interesados y partidarios, sino medios técnicos, humanos y mucho, mucho respeto. Y junto a ello una cultura de defensa real y efectiva de nuestro medio natural.

Por todo ello, señora Cospedal yo la acuso directamente como secretaria general del PP y como presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha, de ser responsable directa de la grave situación que están viviendo actualmente nuestros montes y sus gentes y espero y deseo que cambie su política y como primera medida de ese cambio retire el ERE presentado y se siente de una vez por todas a negociar en serio con los representantes legales de los trabajadores y deje ya de recortar y recortar y  cumpla con su obligación de gobernar que es algo muy diferente.

Yo la acuso, Sra. Cospedal
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad