domingo 7/3/21

La reforma sanitaria de Obama y sus limitaciones

NUEVATRIBUNA.ES - 10.9.2009Seguramente uno de los grandes temas que aborda el gobierno de Obama en EEUU es la reforma sanitaria, tanto por las repercusiones potenciales que puede tener sobre la población, como por lo que significa de introducción en un país tan enemigo de las regulaciones de un sistema de protección social universalizado como por la resistencias que esta teniendo y que presumiblemente van a ir en aumento.
NUEVATRIBUNA.ES - 10.9.2009

Seguramente uno de los grandes temas que aborda el gobierno de Obama en EEUU es la reforma sanitaria, tanto por las repercusiones potenciales que puede tener sobre la población, como por lo que significa de introducción en un país tan enemigo de las regulaciones de un sistema de protección social universalizado como por la resistencias que esta teniendo y que presumiblemente van a ir en aumento.

La motivación de la reforma esta clara. EEUU es el país del mundo que mas dinero dedica a la sanidad un 16% de gasto sanitario sobre PIB, 7290 $ per capita (media de la OCDE 2009 de 9,06% y 3074 $ respectivamente ), siendo en cambio el % de gasto publico bastante bajo (45,4% frente a 71,62 de promedio de la OCDE). A pesar de ello su cobertura poblacional es bastante baja (alrededor de 50 millones de personas sin cobertura sanitaria y al menos otras tantas con coberturas limitadas en cuanto a prestaciones). El resultado es que sus estandares de salud son peores que los de los demás países (por poner un ej la esperanza de vida en España es de 84 años para las mujeres y 77 para los hombres frente a 80,4 y 75,3 en EEUU con peores datos incluso que Cuba y Costa Rica) con el agravante de que presentan tremendas desigualdades según nivel socioeconómico . Son precisamente estos mediocres resultados con un gasto tan elevado lo que hace que exista hace mucho tiempo una gran presión para el establecimiento de un sistema de cobertura universal.

Otra de las características del sistema sanitario de EEUU es su provisión mayoritariamente por centros y médicos privados, aunque progresivamente se han ido instalando las llamadas HMOs que son entidades aseguradoras que integran su propio dispositivo asistencial. Paralelamente existen 2 sistemas para niños y ancianos sin recursos (Medicare y Medicaid) sin recursos asistenciales propios que utilizan los servicios sanitarios privados, aparte de múltiples dispositivos sin animo de lucro (universidades, iglesias, fundaciones benéficas, etc). El gasto público en EEUU es bajo en relación con el gasto total, pero no si se considera su montante, por ej el gasto público en EEUU supone 3.309,66$ per capita , que es menor que el promedio de la OCDE y que el gasto sanitario tota (incluyendo el privado)l en España, 2671 $ per capita.

Hay muchos estudios que demuestran el mejor funcionamiento en cuanto a calidad de las prestaciones de los centros sin animo de lucro y además que el encarecimiento del sistema sanitario en EEUU esta ligado sobre todo a una carga administrativa y burocrática muy elevada, así como al sobrecoste que impone la excesiva judicialización de la medicina (tanto en lo que respecta a la “medicina defensiva” como al coste de los seguros de los profesionales frente a la denuncias de malpraxis). De hecho hay varios estudios que demuestran que solo con recortar esta carga burocrática podría sufragarse el coste de un seguro universal.

Este es el panorama en el que se plantea la reforma sanitaria por el nuevo gobierno. Esta reforma tiene como objetivo fundamental asegurar una cobertura universal pero sin entrar en la provisión de servicios sanitarios que básicamente se mantendría como ahora y solo un poco en el aseguramiento, ya que mantendría el esquema actual de múltiples compañías aseguradoras con la única diferencia de incorporar un aseguradora pública. Precisamente esta aseguradora pública es el centro de las criticas contra el plan porque se le acusa de ser una intromisión del gobierno en la atención sanitaria y una punta de lanza para la instauración de un seguro público universal.

Desde la perspectiva de España ¿que se puede decir sobre este proyecto?. Por supuesto lo primero es que incluso si se desarrolla en sus mejores expectativas supone un modelo donde las fuerzas del mercado y los intereses económicos predominarían, es decir mucho peor que lo que tenemos aquí. Lo segundo es que si prospera, su principal logro será la universalización de la asistencia sanitaria, lo que supone un avance importantísimo para la situación de EEUU. Lo demás ya no esta tan claro y va a depender sobre todo de los detalles que acaben imponiéndose en los debates en el congreso y el senado. De una manera general se puede afirmar que si se impone una situación de seguros múltiples sin que exista un seguro público, las ventajas económicas de la reforma no solo desaparecerán sino que es previsible que el gasto se incremento de manera notable ( una de las criticas de sus detractores, claro esta que contradictoria, porque son los mismos que se oponen a una aseguradora pública que es la única forma de disminuir los gastos administrativos y de presionar hacia una disminución del coste de las pólizas ), si se logra mantener la presencia de una aseguradora pública habrá que ver su capacidad de cobertura y sus márgenes de actuación así como su potencialidad para ampliar su oferta y no verse reducida a una opción residual para pobres ( y acordarse de lo que decía Olof Palme “un servicio para pobres será siempre un pobre servicio”).

En todo caso conviene recordar que la propuesta de Obama en modo alguno promueve cambios en la provisión del servicio sanitario que continuaría en una amplia variedad de entes privados, la mayoría con ánimo de lucro, que como es bien conocido (hay muchos estudios al respecto en el propio EEUU) ofrecen una calidad del servicio peor y a costes más elevados. Por supuesto la aseguradora pública, si es que se consolida, podría propiciar su propia red de atención sanitaria, pero es poco probable que suceda en el contexto de EEUU donde las aseguradoras y las compañías privadas de asistencia sanitaria tienen potentes “lobbis” con gran influencia política y mediática .

En fin el gobierno Obama se enfrenta a un gran reto del que es difícil que salga airoso, pero que seria un gran paso adelante para asegurar el derecho a la salud de los ciudadanos de EEUU.

Marciano Sánchez Bayle - Portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.

La reforma sanitaria de Obama y sus limitaciones
Comentarios