jueves 4/3/21

La morosidad del ladrillo

NUEVATRIBUNA.ES - 12.3.2010Los últimos datos sobre el aumento del endeudamiento de los promotores inmobiliarios españoles con los bancos y cajas de ahorro son muy preocupantes.Independientemente de que el Banco España, la CECA y la AEB, traten de minimizarlos o pongan el acento en el índice de cobertura de los mismos, las provisiones efectuadas o la capacidad de generar ingresos en el futuro, la cruda realidad del momento presente se impone.
NUEVATRIBUNA.ES - 12.3.2010

Los últimos datos sobre el aumento del endeudamiento de los promotores inmobiliarios españoles con los bancos y cajas de ahorro son muy preocupantes.

Independientemente de que el Banco España, la CECA y la AEB, traten de minimizarlos o pongan el acento en el índice de cobertura de los mismos, las provisiones efectuadas o la capacidad de generar ingresos en el futuro, la cruda realidad del momento presente se impone.

Los promotores deben hoy al sector financiero español 325.000 millones de €, un 11% más que hace dos años. Esa deuda se incrementa cada año en 15.000 millones más.

Sin embargo el incremento real ha sido mucho mayor, ya que debemos sumar los casi 60.000 millones que los bancos han adquirido para evitar fallidos y que están tratando de vender priorizando la financiación de estas operaciones frente a las del resto del sector.

Esto supone dos efectos inducidos muy negativos para las promotoras inmobiliarias que todavía están bien. La escasa financiación que dedican los bancos y cajas de ahorro para el crédito hipotecario, van destinados a las viviendas que son de su propiedad y no a las demás. La consecuencia de esta actitud es que puede conllevar la desaparición de las promotoras que han sido capaces de aguantar hasta ahora.

El reciente informe sectorial elaborado por la consultora Plimsoll, concluye que de las 1396 promotoras existentes, 826 se encuentran en peligro y 148 tienen una situación preocupante.

Asociación Hipotecaria Española y la Confederación de Cámaras de Comercio insisten que 97.500 millones no los van a poder pagar las promotoras hagan lo que hagan. El Banco de España y la AEB reducen esa cifra a 30.000.

La morosidad del sector financiero, de ser correctos los datos barajados por las Cámaras de Comercio pasaría del 5,08% al 8,8%. Este dato por si sólo pone en grave riesgo la continuidad del propio sector.

¿Hay alguna solución a este problema?.

Vuelve con fuerza la idea que se descartó al comienzo de la crisis y que quizás tenga que ver con la insistencia de las Cámaras de Comercio y de la Asociación Hipotecaria en resaltar el peor de los escenarios posibles.

La creación de un “Banco Malo” como se ha hecho en otros países donde se concentren todos estos “préstamos tóxicos” y que extirpen el tumor que supone para la mayor parte de bancos y cajas el sector inmobiliario, puede ser una solución.

Acudiendo a un ejemplo médico, si tenemos un brazo con gangrena incurable hay dos opciones. Cortar el brazo y salvar la vida del enfermo o esperar a que la gangrena invada todo el cuerpo y acompañar al cadáver al cementerio.

Viendo la actitud que todos los agentes implicados están poniendo en práctica desde que estalló la crisis, creo que se ha optado por la segunda de las soluciones.

O quizás es que son muy creyentes y están esperando un Milagro que solucione el problema.

Ni se utiliza el FROB, ni se acaban de fusionar las cajas. La morosidad de los bancos sigue creciendo y ya empieza a ser tan preocupante como la de algunas cajas.

Se siguen renegociando préstamos de cientos millones de euros a promotoras que se sabe son muy difíciles de cobrar y al mismo tiempo no hay crédito suficiente para la demanda solvente de las familias que piden 200 o 250.000 euros para adquirir un piso.

El tiempo para actuar con posibilidades de solucionar algo se va acabando.

Juan José Azcona Olóndriz - Economista.

La morosidad del ladrillo
Comentarios