lunes 21/6/21

Esperando a los bárbaros

NUEVATRIBUNA.ES - 1.6.2010Estamos en pleno “Blitz”. Los bárbaros que propugnan el capitalismo salvaje, despersonalizados bajo el término genérico de “los mercados” estrechan el cerco y todos los gobiernos europeos, de un signo u otro, se van plegando a sus deseos.
NUEVATRIBUNA.ES - 1.6.2010

Estamos en pleno “Blitz”. Los bárbaros que propugnan el capitalismo salvaje, despersonalizados bajo el término genérico de “los mercados” estrechan el cerco y todos los gobiernos europeos, de un signo u otro, se van plegando a sus deseos. Algunos de sus más conspicuos voceros, como Aznar, marcan la hoja de ruta para descontrolar aún más la economía y recortar drásticamente los derechos de los trabajadores y de los ciudadanos. Vuelven con su “mantra”: “paro, crisis y despilfarro”, un poco cambiado, porque se les ha caído lo de la corrupción, por obvias y “gurtelianas” razones. Intentan convertir a las víctimas en culpables: los parados, que no buscan empleo, los trabajadores públicos y los del sector privado, que trabajan poco, los pensionistas, que cobran mucho, es decir, todos menos los que de verdad han producido esta crisis. Que, más que una de las crisis cíclicas consustanciales al sistema, es una reestructuración del capitalismo global en una pugna descarnada por ganar la guerra de la competitividad, caiga quien caiga, minimizando los costes y el gasto social.

Y por ello quien estorba es Europa, sus veleidades reguladoras, su moneda, la gobernanza y todo lo que huela a control o racionalización del casino en que han convertido la economía. Para eso aprietan las clavijas: cada día una nueva vuelta de tuerca. Ya no hablan ni siquiera del paro. Saben de sobra que con las medidas que se están aplicando se va a incrementar exponencialmente ¿alguien ha calculado los miles de trabajadores que quedarán sin empleo con las drásticas reducciones de inversión y de servicios en todos los países de nuestro entorno? ¿Es que nadie explica que con esta política, exclusivamente centrada en el déficit público y la deuda por la vía de reducción de gasto e inversión, se está poniendo en grave riesgo la tímida recuperación y podemos ir de cabeza a una depresión brutal? Claro a la patronal no le importa el paro, es su “ejército de reserva”, mano de obra barata disponible con sólo reformar las normas de contratación y despido. Y los gobiernos solamente prestan atención y credibilidad a lo que sale de las factorías de la ideología fracasada del liberalismo a ultranza, con el Fondo Monetario Internacional a la cabeza, dirigido por el otrora izquierdista Strauss- Kahn.

Los bárbaros ya han puesto en el colimador de tiro nuevos objetivos estratégicos, el próximo, la negociación colectiva. Saben que liquidar la negociación de los convenios, reduciéndolos a escala de empresa sería el fin de los sindicatos y, ya sin barreras, abiertas las puertas de par en par, podrían tomar posesión del botín sin limitaciones, como las cajas de ahorro, que ese sí que es un pastel sabroso. Y me temo que lo van a lograr, como han conseguido hasta ahora todo lo que se han propuesto, por rendición, sin una resistencia organizada de la izquierda política europea. Atacando desde las instancias de poder que controlan ampliamente en la Unión Europea y organismos internacionales y desde dentro, con una quinta columna muy activa que ya se ha quitado la careta definitivamente.

Cuando acabe este proceso nos encontraremos en un país que no es el que habíamos soñado, con una Europa que no es ya aquella de la que venía el progreso, con un mundo en el que nuestros hijos ya no van tener las oportunidades que, por breve lapso de tiempo, hemos tenido y más allá del “limes” del mundo desarrollado: más miseria, más emigración masiva, más deterioro ambiental.

Ante tanta resignación claudicante, quizás podamos respondernos como Cavafis:

“¿Por qué están ahí sentados sin legislar los senadores?
Porque hoy llegarán los bárbaros.
¿Qué leyes van a hacer los senadores?
Ya legislarán, cuando lleguen, los bárbaros”.


Pedro Díez Olazábal participó en la fundación del Sindicato de Enseñanza de CC.OO y ha estado siempre vinculado a los movimientos sociales. Ha desempeñado los cargos de Alcalde de Arganda del Rey, diputado de la Asamblea de Madrid y Vicepresidente Tercero, portavoz en la Comisión de Medio Ambiente y Presidente de la Asamblea de Madrid.

Esperando a los bárbaros
Comentarios