jueves 13/5/21

El final de algunos tópicos

Aunque parezca increíble aún perduran ciertos tópicos sobre la economía española y eso a pesar de que los datos dicen todo lo contrario hace ya mucho tiempo. Uno de ello es el de que el retraso económico es debido a que la economía española es menos productiva que la alemana o la francesa cuando es lo contrario (sobre todo comparada con la francesa), cosa que se comprueba sector y subsector comparativamente (automóvil, banca, industria alimentaria, pesca, etc.), respecto a otros países considerados más avanzados.

Pero uno de esos tópicos es el de España exporta sustancialmente productos agrícolas e importa productos industriales en general. Por supuesto que España es un gran exportador en el sector primario como lo es Italia, pero también es un fuerte exportador de productos industriales o medios de producción.

A raíz del brexit el periódico Expansión (con datos obtenidos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo español, junto con datos aportados por el Parlamento británico) nos ha dado la oportunidad de reafirmar este hecho respecto al Reino Unido, lo cual es significativo porque este país anglosajón es un gran importador del productos del sector primario por la dificultades históricas que ha tenido para proveerse de alimentos; al igual que las dos Irlandas (las hambrunas irlandesas son famosas y de ahí su fuerte emigración).

Así, para el año 2019, España importó del Reino Unido por el concepto de balanza de pagos Automóviles y motor por valor de 1.493 millones de euros, pero exportó a este país 3.374 millones (más del doble en términos de valor); en Otros bienes de equipo importó por valor de 1.125 millones pero le exportó por valor de 1.478 millones. Es verdad que Productos químicos importó por 2.261 millones, pero las exportaciones estuvieron cerca de este valor con 1.976 millones. En Material de transporte no hay color: España importó del Reino Unido por valor de 417 millones y, en cambio, exportó al país sajón por 2.311 millones (una proporción de 5,5 a 1 a favor de España). En Hierro y acero España importa por valor de 306 millones, pero España supera al país del brexit, dado que le exporta por 540 millones. Y así podemos seguir rompiendo tópicos. Lo mismo podríamos hacer con Alemania, Francia o Italia, a pesar de que el conjunto del valor del sector secundario exportador (industrial) sea en términos relativos inferior a su sector primario.

Por ejemplo, en el año señalado España exportó (balanza de pagos, sub-balanza comercial) solo en el primer semestre por valor de 140.876 millones de euros y solo las importaciones superaron a estas exportaciones por 11.088 millones (se importó por valor de 151.964 millones). Nuestra balanza comercial tiene un tamaño similar a nuestro presupuesto del 2018, lo cual no es moco de pavo.

Nuestro gran déficit comercial es la dependencia de Productos energéticos. Así -y para tomar un datos no contaminado por la crisis del covid y por la recesión iniciada en el 2008- en el 2017 importábamos por este concepto por valor de 20.615 millones y solo exportábamos (principalmente a Portugal y Francia en el subsector eléctrico) por valor de 9.261 millones. Pero esta dependencia también la tiene Italia, Portugal e, incluso Alemania y Francia (a pesar de su extenso programa nuclear): la sombra del petróleo aún es alargada. En pesca y alimentación tenemos ventaja comparativa y eso hace que nuestra balanza comercial en estos subsectores tenga superávit, pero somos un gran exportador, incluso en el sector secundario, aunque aún seamos deficitarios.

El final de algunos tópicos