miércoles 12/5/21
NUEVA IMAGEN TOMADA POR EL SATÉLITE EUROPEO

La mitad de la península cubierta de un manto helado tras el paso de Filomena

La imagen muestra hasta qué punto el país se encuentra en una situación peligrosa tras las copiosas precipitaciones de nieve que cayeron durante el fin de semana.

peninsula manto helado ESA

Pincha para ampliar la imagen

Las fuertes nevadas que cayeron en España hace pocos días aún cubren gran parte del país, tal y como puede verse en esta imagen tomada por Sentinel-3 de Copernicus, facilitada este miércoles por la Agencia Espacial Europea (ESA).

Esta imagen satelital, capturada el 12 de enero a las 11:40 CET, muestra hasta qué punto el país se encuentra en una situación peligrosa tras las copiosas precipitaciones de nieve que cayeron durante el fin de semana, en lo que supuso la nevada más abundante en cinco décadas.

El manto de nieve que cubre la mitad de España es de todo menos idílico

La borrasca Filomena, que azotó España este pasado fin de semana, cubrió con una gruesa capa de nieve gran parte del país. Una de las comunidades más afectadas fue la de Madrid (como puede verse en una imagen por satélite), que quedó colapsada, con el aeropuerto cerrado, trenes cancelados y carreteras impracticables.

Los habitantes del centro de la península están pasándolo mal debido a las fuertes heladas que han sucedido a la nevada. En Molina de Aragón y Teruel las temperaturas cayeron ayer hasta los –25 °C: la noche más fría, como mínimo, en veinte años.


Sentinel-3 de Copernicus es una misión de dos satélites. Cada uno de ellos transporta un conjunto de avanzados instrumentos que miden sistemáticamente los océanos, el suelo, el hielo y la atmósfera de nuestro planeta con el fin de vigilar y comprender las dinámicas mundiales a gran escala. Por ejemplo, con una anchura de barrido de 1.270 km, el Instrumento para el Color de la Tierra y los Océanos, que adquirió las dos imágenes de este mosaico, ofrece cobertura planetaria cada dos días.

Fuente: Agencia Espacial Europea (ESA)

La mitad de la península cubierta de un manto helado tras el paso de Filomena