domingo 13/6/21
SANIDAD PÚBLICA

Libertad en Madrid para cerrar centros de salud

¡No es que no haya profesionales, es que les están echando!

centro salud madrid

La Consejería de Sanidad de Madrid dice que en Madrid no hay profesionales de la salud. Es cierto, no hay mejor estrategia para que no los haya, que ofertar contratos indignos.

La última semana de mayo han terminado su especialidad en Medicina Familiar y Comunitaria 223 médicos. En la bolsa de trabajo sólo han ofertado 89 plazas.

¿A qué se debe el éxodo masivo para que de 223 plazas en Madrid sólo acepten quedarse 17 personas?

De esas 223 personas que llevan 10 años formándose en Madrid para trabajar en Atención Primaria, solamente 17 han firmado para continuar aquí, con el agravante de que 6 de ellos se van en unos meses. Esto se debe a varias razones. Por un lado, ofrecen menos dinero y peores condiciones en la práctica diaria, y por otro, en Madrid les ofrecen contratos de menos duración que en otras comunidades, llegando a ser en estas últimas de hasta 2 años.

Hemos perdido 300 valiosas personas que serían un aporte de oxígeno para toda la Primaria. La Consejería de Sanidad nos quiere asfixiados

Por si fuera poco, en Madrid ofrecen contratos de Área. Para los no entendidos, esto quiere decir que no se tiene un centro adjudicado, por lo que te ves obligado a cambiar de centro de salud según las necesidades dictadas desde gerencia, y con agendas sin límite de pacientes, en otras comunidades la agenda tiene un máximo de 36 pacientes diarios, cuando en Madrid suele ser casi el doble, imagino que por lo de la libertad y eso.

El problema de la Atención Primaria en Madrid ataca directamente a la pediatría, esquilmando esta especialidad hasta dejarla bajo mínimos. En la misma línea citada anteriormente, podemos destacar que en pediatría terminaron su formación más de 60 profesionales, y sólo 6 aceptaron contrato en primaria en Madrid.

¡No es que no haya profesionales, es que les están echando!

Hemos perdido 300 valiosas personas que serían un aporte de oxígeno para toda la Primaria. La Consejería de Sanidad nos quiere asfixiados.

Madrid es la comunidad que menos dinero invierte en Sanidad y la que menos destina a Atención Primaria, además de ser la que menos centros de salud tiene por cada 100.000 habitantes.

La pandemia nos ha golpeado muy intensamente, prácticamente no se ha reforzado la plantilla y a los profesionales nos tratan como a vulgares piezas de un tablero, movilizándonos a IFEMA primero y a la nave Zendal después, vulnerando flagrantemente nuestros derechos laborales.

En enero de 2014 Fernández-Rasqueta, entonces Consejero de Sanidad, tuvo que dimitir ante la imposibilidad de privatización. Lo logramos con 14 meses de lucha en las calles y en los tribunales. Ahora, esta misma persona es Consejero de Hacienda, y decide en qué se invierte el dinero de los ciudadanos. Claramente deciden gastar 160 millones en una nave innecesaria, teniendo allí secuestrados a más de 1000 profesionales y vacíos sus puestos en los hospitales públicos de procedencia al no cubrir sus plazas originarias tras su traslado.

Para conseguir la privatización van deteriorando las instituciones, falta de mantenimiento, privatización de servicios externos con deterioro de la calidad, maltrato sistemático a los profesionales amenazándoles con despido ante cualquier acto que no sea el de sumisión.

El deterioro de las instalaciones, el caos en la actividad profesional, el agotamiento de los trabajadores y la llegada del periodo estival, fecha en la que los profesionales disfrutaremos nuestras imprescindibles vacaciones, pero cubriéndonos entre nosotros toda la carga de trabajo, ya que no refuerzan y es posible que despidan a las personas con 'contrato Covid', produce lo que terminan traduciendo en la necesidad de la colaboración público-privada.

Inmejorable marco para asestar el golpe definitivo, cierre de algunos centros de Salud y recorte de horarios en los mismos.

En Madrid, hay 7 Direcciones Asistenciales (DA). En la DA Centro han elaborado un documento, con fecha mayo 2021 en el que se explica la reorganización de la Atención Primaria.

Resumo, de 49 centros existentes, se irán cerrando por la falta de personal y como decía antes, según las necesidades, permaneciendo 8 de ellos como centro principal de referencia y éstos siempre permanecerán abiertos y atendiendo a los pacientes de los centros cerrados.

En el peor de los casos, atenderemos en 8 centros a 1.300.000 personas.

Que nadie piense que tiene suerte si su centro es uno de los que permanecerá abierto. Es privilegiado por la cercanía. Respecto a la atención, si ahora poder tener cita telefónica con tu médico te cuesta 10 días, cuando la libertad se ejerza, se duplicará, llegando a una situación insostenible.

Otra novedad, impuesta a toda velocidad, es que se termina el control en las puertas de los centros de salud, para que los profesionales que allí filtraban los síntomas compatibles con Covid, realicen sus actividades propias de consulta, vacunación, o domicilios entre otras.

Las consultas médicas también van a cambiar, aumentarán las consultas presenciales hasta el 60%, hasta ahora eran menores para evitar posibles contagios en las salas de espera, claro que para quien su preocupación es mantener el máximo número de bares abiertos las máximas horas posibles, preocupación lo que se dice preocupación por los contagios, no creo que tenga.

El aumento de consultas presenciales será agradecido por los pacientes y por muchos de los profesionales, entre los que me incluyo, pero al eliminar el control a la entrada, RUEGO RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL y evitar entrar en los centros si existe la más mínima duda de tener Covid.

Nos ingeniaremos la manera de crear un acceso diferente para las personas con síntomas compatibles, como nos hemos tenido que reinventar en todo este tiempo, en el que los responsables superiores ni están ni se les espera.

La Consejería de Sanidad y las gerencias no han publicado el documento y dicen que no se llevará a cabo, que es un borrador, todo esto después de que se filtrara y de negar la autoría de él. ¿Alguien recuerda los protocolos de las Residencias, impidiendo el traslado de los ancianos a los hospitales y la dimisión de Reyero por oponerse a ello? Cuando salió a la luz también defendían que era un borrador.

Que se lleve o no a la práctica depende de todos nosotros, está en nuestras manos pararlo.

Ana Rosa Encinas, médica de Atención Primaria y portavoz de Juntas X La Pública.


Carta abierta de una médica de atención primaria a sus compañeras


Libertad en Madrid para cerrar centros de salud
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad