sábado 17/4/21
ATENEO BASILIO LACORT

Sin avenencia en el juicio de conciliación de Del Burgo contra el historiador Mikelarena

Consideraciones del resultado del acto celebrado en los juzgados de Pamplona.
Portada del libro del historiador Mikelarena

Comunicado del Ateneo Basilio Lacort

Hoy hemos podido enterarnos del resultado del acto celebrado en los Juzgados de Pamplona en relación con el anuncio de querella por parte del letrado D. ARTURO JESÚS DEL BURGO AZPIROZ, frente al historiador D. FERNANDO MIKELARENA PEÑA.

Según cita textual del acta de conciliación el querellado Sr. Mikelarena se opone a la conciliación pretendida, porque “el conciliante carece de legitimación activa para la querella por injurias que anuncia con esta conciliación, en el Código Penal actual la defensa del honor de los fallecidos no cabe, para eso está reservada la vía Civil, por lo que el conciliante no tendría acción para interponer esta querella. En cuanto al fondo reconocemos la autoría del libro y del artículo al que se refiere la demanda y respecto a lo demás diremos que lo que ahí se ha escrito es totalmente producto de un profundo trabajo de investigación y no tiene nada más que añadir”.

En consecuencia el acto ha sido dado por finalizado con el resultado de “sin avenencia” y por lo tanto queda abierta la vía para que el demandante si así lo quiere prosiga con su querella.

Ante este resultado no cabe sino manifestar el profundo asombro que nos causa el hecho de que después de todo, parece ser que el demandante no tiene legitimación activa para la interposición de su querella, con lo que viene a resultar que, como se dice vulgarmente, “para este arroz no hace falta cazuela”.

Se pone de manifiesto una vez más la regla de que nadie puede ser buen abogado de su propia causa y que a veces las visiones parciales y/o interesadas obnubilan la razón y nos impiden ver las reglas del juego procesal que imperan en una causa penal o dicho de otro modo, algo tan evidente en este caso como que no es posible interponer una querella por injurias supuestamente causadas a un fallecido.

Por otro lado, es necesario del todo constatar que en sí misma la pretendida querella, aun suponiendo legitimación al querellante, que no la tiene, nunca podría prosperar, dado que el Sr. Mikelarena Peña se ha comportado en todo momento en su investigación y en sus reflexiones como un auténtico historiador profesional.

Desde el Ateneo Basilio Lacort hacemos votos porque este episodio acabe aquí, como sería de razón y como por otra parte acabó el otro pretendido intento de querella, seguido por D. Jaime Ignacio Del Burgo contra nuestro compañero D. José Ramón Urtasun.

Esperemos también que por hechos similares no se interpongan en lo sucesivo este tipo de querellas, que nada aportan y mucho entorpecen la labor de investigación histórica y el trabajo por la necesaria recuperación de la memoria, en el que hemos de seguir empeñados.

Artículo relacionado: La (nueva) querella de Del Burgo

Sin avenencia en el juicio de conciliación de Del Burgo contra el historiador Mikelarena