miércoles 16/6/21

La caída del Rey del Cachopo

Tras más de dos semanas de juicio, César Román ha sido declarado culpable de asesinar a su expareja.

cachopo

El pasado 1 de junio, César Román Viruete, conocido como el Rey del Cachopo, fue declarado culpable de homicidio y de profanación de cadáver por un jurado popular compuesto por 9 personas. El juicio comenzó el 10 de mayo y finalizó el 27 de mayo, día en el que el acusado utilizó el turno de última palabra para convencer al jurado. Al final, no pudo convencer a ninguno, pues los 9 votaron a favor de culparlo por homicidio y profanación.

César Román, nacido el 25 de noviembre de 1973, es una persona sumamente peculiar. Ha sido político, periodista, cocinero, repartidor de Telepizza, empresario de éxito… Desde el 5 de agosto de 2018, además, es asesino, ya que aquel día acabó con la vida de su exnovia, la hondureña Heidi Paz Bulnes, de 25 años.

Los hechos

El 4 de agosto de 2018, Heidi fue a trabajar al Asador de Perales, bar ubicado en la localidad madrileña de Perales del Río. En cuanto acabó su jornada laboral, se fue con un compañero de trabajo llamado Miguel Sánchez a una discoteca céntrica de la ciudad de Madrid.

Horas después, al salir de la discoteca, se montaron en un taxi. Heidi se bajó sola del automóvil en la plaza de Legazpi, pues su amigo Miguel residía en el distrito de Villaverde. Después, a eso de las 05:50 de la madrugada y desde la plaza antes mencionada, cogió su teléfono móvil y llamó a su novio, César Román, quien se hallaba en su domicilio de la calle López Grass (Puente de Vallecas, Madrid). La llamada duró menos de un minuto, pero acabó siendo fundamental para la investigación: fue la última llamada que hizo Heidi antes de ser asesinada.

Aproximadamente a las 16:30 del 5 de agosto, un taxi, conducido por José Luis López, llegó a López Grass, 3, edificio en el que vivía César. El empresario portaba una maleta, que era tan grande y pesada que el taxista le tuvo que pedir ayuda para introducirla en el maletero del auto. “Pesaba muchísimo”, dijo José Luis en el juicio, cuando el fiscal le preguntó acerca de la maleta.

Finalmente, el trayecto concluyó en una calle estrecha del distrito de Usera llamada Sebastian Gómez. En el número 3 de esa calle, César tenía arrendada una nave desde febrero de 2018. Introdujo la maleta en esa nave poco después de apearse del taxi.

Un incendio en el interior de la nave

El 13 de agosto de 2018, Miguel Ángel Rodríguez, portero de la finca de Sebastián Gómez número 5, llamó a los bomberos a eso de las 4 de la tarde. Estaba saliendo humo de la nave de al lado.

Los bomberos llegaron a la nave humeante a las 16:45. En el hueco del montacargas se encontraron con una pequeña hoguera en la que había, entre otras cosas, restos de una sustancia gelatinosa y un colgante de mujer con forma de corazón. Pero eso no fue lo único extraño que había en ese lugar.

Un bombero, mientras estaba inspeccionando el interior de la nave, se encontró, debajo del hueco de las escaleras, una maleta oscura y de gran tamaño. Al lado de la maleta había palés de madera, un cuchillo pequeño de mango marrón, una varilla y líquido de color agua. El bombero, pensando en lo peor, cogió la varilla y levantó la solapa de la maleta. En el interior de esta había un tronco humano sin pechos y cubierto de una sustancia de color blanco.

Meses después, y más concretamente en noviembre de 2018, se confirmó que ese torso pertenecía a Heidi, la novia de César Román. Pero, ¿qué hizo el empresario al enterarse de que en su nave se había encontrado un tronco humano?... Huir a una ciudad lejana.

El Rey del Cachopo en Zaragoza

En la ciudad de Zaragoza, y con una identidad falsa, César alquiló una habitación en la calle Portugal y trabajó de cocinero en el bar Gerardo.

Su estancia en la ciudad aragonesa fue muy tranquila hasta el 16 de noviembre de 2018, fecha en la que la policía lo detuvo. Esto ocurrió gracias a que la propietaria del bar en el que trabajaba, Raquel Contreras, tras ver en un programa de Telecinco que estaban buscando a César, llamó a la policía y les dijo que César era su empleado. En el vídeo de su detención se puede observar que César tenía barba y el cabello excesivamente corto. Esto lo hizo con el fin de que nadie lo identificara.

Pruebas que han condenado a César

Botes de sosa caústica

En un contenedor de basura de la nave de Sebastián Gómez, 3, se encontraron dos botes de sosa cáustica (sustancia que cubría el torso de Heidi). En uno de ellos, la policía halló una huella que pertenecía al Rey del cachopo.

Dos cuchillos

En el mostrador de un restaurante de César, la policía encontró un cuchillo igual que el que se encontró junto a la maleta. “Ese modelo de cuchillo lo tiene usted en todos los chinos de Madrid a 90 céntimos'', le dijo César al fiscal Miguel Mínguez, el pasado 11 de mayo, intentando defenderse.

ADN

Se encontró ADN de César en los tapones de los dos botes de sosa cáustica y en varias partes de la maleta en cuyo interior estaba el torso de Heidi. César ha afirmado en numerosas ocasiones que esa maleta no era suya. “Cuando nosotros alquilamos la nave de Sebastián Gómez, había una serie de trastos: maniquís, barras, percheros, palés, paneles de croma verde y una maleta grande. Yo sé que cogí esa maleta, la abrí y la inspeccioné”, afirmó. Sin embargo, Sara Lacorte, expareja del empresario, y Gloria Francis Bulnes, madre de Heidi, comentaron que la maleta en la que se encontró el torso de la hondureña era de César.

Localización

Se sabe, gracias al móvil de César, que él, cuando se declaró el incendio en la nave de Sebastián Gómez, se encontraba en esa calle. Él, sin embargo, declaró en el juicio que no se encontraba en la nave en la que se halló el torso, sino en la de al lado, que también tenía arrendada.

Testimonios de sus exparejas

Sara Lacorte Salcedo, exnovia de César, declaró en el juicio que Román le asestó una brutal paliza a su perra y que acabó con la vida de sus 3 perros en el chalet de Cubas de la Sagra en el que ambos vivían. Además, afirmó que era “controlador”.

Natividad Rodríguez fue pareja de Román durante 14 años. Además, es madre de la única hija de César, Elena, quien en la actualidad cuenta con apenas 12 años de edad.

Natividad dijo en el juicio que César le insultaba, le daba empujones y le controlaba. Además, contó algunos incidentes graves que tuvo con el empresario. En uno de ellos, César le arrojó una bombona de butano y rompió el espejo retrovisor del coche.

El móvil de Heidi

El celular con el que Heidi hizo su última llamada se encontró en el domicilio de Zaragoza en el que vivía César.

Antecedentes penales

El 15 de febrero de 2018, el empresario fue condenado a 9 meses de prisión por malos tratos hacia Natividad y a 6 meses por quebrantamiento de medida cautelar.

nave

Nave en la que se encontró el torso de Heidi Paz Bulnes. Fotografía: Darío Carrasco Aguilar.

La caída del Rey del Cachopo
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad