lunes 10/5/21
ABANDONO Y SACRIFICIO DE MASCOTAS

Animales y covid, el silencio de los inocentes

Muchas mascotas están siendo abandonadas e incluso sacrificadas por miedo al contagio.
Cortometraje-Gift-DeadLens02

El Centro Panamericano de Fiebre Aftosa y Salud Pública Veterinaria de la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (PANAFTOSA-OPS/OMS) y Protección Animal Mundial (World Animal Protection) se han unido para comunicar al público en general los aspectos referentes al COVID-19 y la relación con las mascotas (perros y gatos).

La pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19) está causando mucha incertidumbre en todo el mundo en muchos aspectos, dentro ellos como una amenaza al bienestar de los animales de compañía, porque mucha gente asocia que sus mascotas podrían enfermarse y propagar el virus. Esta desinformación está llevando al miedo que deriva en abandono y sacrificio despiadado de perros y gatos.

En base a esta lamentable realidad que nos golpea a nivel global desde los primeros días de diciembre del 2019 es que pensamos al periodismo de solución como herramienta a corto, mediano y largo plazo. Es sabida la inundación errónea de información en las redes con respecto al contagio animal, y como ellas, encubiertas tras el disfraz de fake news, se llevan las vidas de miles y miles de animales.

Los animales no son portadores ni tampoco transmisores del virus. Las noticias falsas sobre animales que supuestamente contrajeron el virus COVID-19 han sido desmentidas

Los animales son abandonados y arrojados al vacío por temor al contagio debido al rumor falso de que propagan la enfermedad (Shanghái, Organización Humane Society International). Los incidentes impactantes se desencadenaron después de que el doctor Li Lanjuan dijo en la televisión estatal china: “Si las mascotas entran en contacto con pacientes sospechosos, deben ser puestos en cuarentena”. Ante esta situación las autoridades de China ordenaron deshacerse de mascotas intentando frenar el virus que tuvo origen en la ciudad de Wuhan. En medio de la crisis por el Covid-19 los dueños de perros y gatos, salieron a comprar protectores y barbijos para protegerlos. Lo cruel es que, desde el Gobierno de China, anunciaron que en caso de no llevarse a cabo la orden, los animales serán sacrificados de manera masiva.

Los animales no son portadores ni tampoco transmisores del virus. Las noticias falsas sobre animales que supuestamente contrajeron el virus COVID-19 ya fueron desmentidas. Incluso un comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) descartó definitivamente que perros y gatos pudieran transmitir el virus. 

Acompañamos esta nota con una entrevista que le hicimos a la veterinaria Rocío Alves, Matricula Provincial Nº 13.190 de la ciudad de Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina, quien nos mencionó que: 

“Hoy en día no hay ningún dato científico que corrobore que los perros y los gatos transmiten el Covid a las personas, si muchas veces lo que puede pasar es que sean transportadores pasivos, ¿qué significa esto? Por ejemplo, una persona con síntomas al Covid le transmite a su mascota, pero el simplemente lo que hace es transportarlo, como cuando nosotros llevamos el virus en el zapato. El Covid genéticamente es totalmente diferente al que tienen las mascotas, ya que el Covid en los humanos es un beta coronavirus mientras que los virus que afectan a los animales son alfa coronavirus”. 

El Centro Panamericano de Fiebre Aftosa y Salud Pública Veterinaria de la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (PANAFTOSA-OPS/OMS) y Protección Animal Mundial (World Animal Protection) se han unido para comunicar al público en general los aspectos referentes a la COVID-19 y la relación con las mascotas (perros y gatos). 

“Hasta la fecha, no hay evidencia científica de que los animales de compañía (perros y gatos sean una fuente de infección para los humanos. No hay evidencia de que los perros se puedan enfermar y la infección en gatos se está investigando. Las recomendaciones con animales siguen siendo lavarse las manos antes y después de interactuar con ellos y sus pertenencias, así como practicar el distanciamiento si usted está enfermo. Nuestra recomendación es que los dueños de mascotas las sigan cuidando y mantengan la calma. El abandono de perros y gatos es inadmisible, y no es, bajo ningún concepto, la solución a la pandemia del COVID-19. Tampoco lo es el sacrificio de animales. Esta pandemia no es, ni puede llegar a usarse, bajo ningún concepto, como una justificación para practicar la matanza despiadada”, afirmó el Dr. Maureen Birmingham, representante de la OPS/OMS en Argentina.

Corto plazo:

El aquí y el ahora, proteger a los animales que están en peligro de ser maltratados o que son tratados con crueldad, sea física o psicológicamente, más que un acto de piedad es una obligación moral que tienen todos los seres humanos. El número de casos que se registran a diario en todo el país y el mundo es incalculable. Gatos, perros, aves entre otras especies, también llegan a las clínicas veterinarias y a fundaciones protectoras de animales de caridad que hay en distintos puntos, luego de encontrarse abandonados o en condiciones de desnutrición o de salud agudas. Sin embargo, en China y el resto de muchos países no es considerado un delito castigar hasta la muerte a otro ser vivo, si se trata de un animal. Alimentar en lo posible a las mascotas que fueron dejadas expuestas al abandono, perros y gatos en situación de calle que normalmente, no reciben ni un plato de comida, ni agua, ni una caricia, mucho menos en estos días que estamos todos guardados en las casas. Por ello buscamos elaborar posibles soluciones a estos problemas que abundan en muchos casos. Soluciones destinadas a particulares: se propone que cada familia deje en la puerta de sus casas un plato de comida y agua o llevar alimentos para cuando un perro y gato van a comprar hacía un almacén, por si se encuentran un animal en situación de calle.

Mediano plazo:

Como periodistas debemos abocarnos a la aclaración permanente de investigación y difusión de la información fidedigna y no ayudar a la propagación de noticias falibles. En este sentido, queremos apuntar a los ciudadanos a exigir noticias comprobadas y auténticas, debido a que solo la información veraz garantizará la libertad de muchas personas. Es importante detectar una noticia falsa verificando la URL, que debe finalizar en un dominio común y no en uno que no exista. El ciudadano debe leer atentamente la información recibida y en caso de no estar seguro no compartirla para evitar la propagación del virus de noticias falsas. También recomendamos investigar en páginas de referencia que ayudan a saber si la información es veraz o no: por ejemplo, Chequeado.com una página que te indica si es verdadera o falsa la noticia. Otro elemento a tener en cuenta, es que, si los medios de comunicación no están hablando de esa noticia, lo más probable es que sea falsa. Además de mayor conveniencia es recomendable tener aplicaciones oficiales, sobre todo en Twitter para mantener cierta higiene informativa. Por qué del mismo modo que al Covid-19 lo vamos a vencer entre todos quedándonos en casa, la pandemia de las noticias falsas la podemos contener si individualmente nos negamos a propagarlas y evitamos infectar el espacio público con el virus de la mentira. 

Largo plazo:

Según lo establece la presente constitución de ley 14.346 del artículo 3 inciso 7 sancionada en 1954 señala que toda persona está obligada a respetar y abstenerse de causar daño o lesión a cualquier animal. Igualmente debe denunciar todo acto de crueldad cometido por terceros del que tenga conocimiento. Cabe destacar que no están tipificados algunos hechos como el abandono de animales y otras situaciones reales donde no tienen protección y por eso buscamos desde el periodismo darle una solución a interminables casos de muchos animales que merecen la libertad como todo ser humano. Debemos respetar los deseos de las mascotas y que esta pandemia cambie la relación de los seres humanos con los animales. Reformar la ley de maltrato animal para agravar penas en casos de crueldad con los animales. Debido a muchas protestas la iniciativa no soluciona el problema y no responde al reclamo social, pero es importante poner manos a la obra, antes de que sea demasiado tarde.

Como futuros periodistas, nos preguntamos ante esta cruel realidad que nos circunda, ¿Quiénes son más animales, aquellos que deambulan en cuatro patas o aquellos que caminan en estado bípedo cometiendo injusticias por doquier?

Animales y covid, el silencio de los inocentes