viernes 14/5/21
mujeres de película | historia

La sultana francesa Aimée du Buc de Rivéry

11Aimée nace el cuatro de diciembre de 1771 en las Antillas francesas, en concreto en Martinica. Su padre fue Henri Jacob du Buc de Rivéry y su madre Marie Anne Arbousset Beaufond. Fruto de dicho matrimonio nacieron seis hijos, cuatro niñas y dos niños.

Su padre era un colono francés, dueño de abundantes tierras y al mismo tiempo profesor en Pointe Royal. Era dueño de la fábrica de dulces Robert y miembro de la Junta Directiva de la Asamblea Colonial.

Aimée disfrutó de una infancia feliz, el lugar donde vivía era conocido como “El Paraíso en la Tierra”. Tuvo una buena educación, aprendiendo matemáticas, ortografía y gramática, historia, danza, canto y por supuesto las normas de los buenos modales. A sus trece años era una chica muy atractiva, rubia de larga melena, complexión delgada y con una piel blanca y muy sedosa.

Aimée era prima de Marie Josephe Rose Tacher de la Pagerie, más conocida como Josefina que tenía seis años más que Aimée. Josefina se casó con Napoleón y en consecuencia fue emperatriz de Francia. Ambas compartieron muchos años juntas en Martinica y tuvieron la misma educación.

Existía muchísima población criolla y negra en Martinica y el vudú era una práctica habitual en la zona. Tanto Aimée como Josefina compartían una misma criada negra a la que ambas tenían un gran aprecio. Esta criada practicaba el vudú.

Un día visitaron a una conocida hechicera que tenía mucha fama en la zona, era Eufemia David y leyó las manos a ambas. La primera fue Josefina y le predijo que llegaría a ser reina de Francia. Después leyó la mano de Aimée y le dijo “tu tutor niña, te enviara a Europa para que prosigas con tu educación. Tu barco será capturado por piratas, te apresarán y te encerrarán con otras mujeres. Tendrás un hijo que reinará gloriosamente, y tus deseos serán complacidos por esclavos. Aunque, no gozarás de honor público ni de gloría”.

12

Poco tiempo después, es enviada a Francia para completar su educación, instalándose en Nantes, acudiendo al colegio de “las Damas de la Providencia”. En ese momento histórico, previo a la revolución francesa, en Nantes se producían numerosos disturbios consecuencia de un gran malestar social y económico. Ante la gravedad de la situación en que vivía Francia deciden, que vuelva a Martinica, entonces Aimée tenía trece años.

Embarca en Nantes camino de Martinica, pero a la altura de La Coruña se desata una gran tormenta, que hace que el barco se hunda, muriendo gran parte del pasaje. Sin embargo, se consiguen salvar algunas personas entre ellas Aimée que fueron recogidas por un barco correo con destino a Mallorca.

Este barco es atacado en los alrededores de las islas Baleares por piratas berberiscos, que matan a toda la tripulación, haciendo prisioneros a su pasaje, llevándolos como esclavos a Argel. La familia de Aimé siempre creyó que ésta murió en el naufragio del barco.

El rey de Argel, Mohamed Ben Osmane Khodja, ofrece a Aimée al sultán otomano Abd-ul- Hamid, que era conocido por sus preferencias por las mujeres vírgenes. Pensaron que este regalo le agradaría muchísimo.

Al llegar a Estambul, fue llevada al harén del palacio Topkapi. En esos momentos, Aimée se encuentra totalmente desolada, siendo muy joven y sin experiencia alguna, apartada de su familia que creía que estaba muerta a consecuencia del naufragio. Además, se encuentra en un país extranjero con costumbres muy alejadas a la que ella conocía y con un desconocimiento total del idioma que allí se hablaba. De esta forma, pasó a pertenecer al Sultán, que era cuarenta y seis años mayor que ella.

13

Aimée se refugia en el harén en una mujer mayor, que era madre de Selim, sobrino de Abd-ul- Hamid que la cuidó como si fuera su hija.

Abd-ul-Hamid al conocer a Aimée se enamoró profundamente de ella, convirtiéndola en su cuarta esposa. Fruto de este matrimonio fue un hijo, Mahmoud. El sultán ya había tenido dieciséis hijos con trece mujeres diferentes

Aimée fue elevada posteriormente a la categoría de primera esposa y en consecuencia Validé. Aimée se convirtió a la religión musulmana para así poder casarse con el sultán, recibiendo el nombre de Nalshidi, que quiere decir “Huella del corazón”.

El sultán Mahmoud II, hijo de Aimée14

Aimée enseño al sultán Abd-ul-Hamid francés y consiguió que por primera vez en la historia el imperio otomano mandó un embajador permanente en París. Fallece su marido el sultán Abd-ul-Hamid, en el año 1789, como consecuencia de un ataque al corazón.

Entonces se desata una lucha por conseguir el poder otomano. Por un lado, está Mustafá hijo primogénito del sultán que representaba la continuidad del régimen y por el otro lado, Selim que representaba el proyecto reformista de modernización del imperio otomano. De este enfrentamiento resulta vencedor Selim, que contó con el total apoyo de Aimée.

No se sabe cuál es el papel oficial de Aimée con respecto al sultán Selim, algunos dicen que se casaron, pero lo más acertado es que sería su amante y sobre el que tiene una gran influencia. Sube al poder del imperio otomano con el nombre de Selim III.

Aimée destaca por su trato muy afable y cariñoso, y a lo largo de su vida influirá de forma decisiva tanto en Selim III como en su hijo Mahmoud II, con la finalidad de que sus políticas conllevaran una occidentalización y modernización del imperio otomano que se estaba quedando muy atrás de los procesos que se estaban dando en el mundo.

Aimée consigue que se apruebe la libertad de culto en el Imperio otomano y que por ejemplo las mujeres pertenecientes al harén puedan acceder al mundo de la moda y además que estas mujeres sean respetadas como seres humanos. Esta política propiciada por Aimée levanta grandes controversias en todo el imperio y hace que todas las fuerzas conservadores se alíen en contra del sultán.

15Los jefes jenízaros y los ulemas son los que encabezan esta oposición política. Se había iniciado la publicación de un periódico en Estambul totalmente en francés y se había iniciado el cambio de decoración en el palacio Topkapi, introduciendo el estilo rococó, que estaba en boga en aquellos tiempos en Francia.

Como consecuencia de esta política liberalizadora las tropas de jenízaros se rebelen contra el sultán Selim III. Esto supone el ascenso al poder de Mustafá IV. La primera orden que dio el nuevo sultán Mustafá fue decretar la muerte de Selim su antecesor, la cual fue ejecutada inmediatamente y también la de Mahmoud con la finalidad de eliminar a todos los posibles aspirantes al sultanato. Era práctica habitual en el imperio otomano y en muchas otras dinastías de otros países, que cuando subiera al poder un nuevo sultán, éste ordenara la muerte de sus posibles rivales dinásticos.

Debemos saber, que no se pudo ejecutar la orden de matar a Mahmoud hijo de Aimée, porque ésta consiguió esconderlo en un horno cuando las tropas jenízaras fueron a buscarlo para ejecutarlo.

Sin embargo, el gobierno de Mustafá IV fue muy corto pues nuevamente las tropas de jenízaros se sublevan matándolo y dándole el poder a Mahmoud II. Lo primero, que hizo, fue ejecutar a todos los jefes de los jenízaros y posteriormente disolver tal cuerpo militar, que tenían un gran prestigio militar adquirido durante muchos años..

Influido por su madre, Mahmoud II modifica todas las estructuras de la administración y lo mismo hace con el ejército, siguiendo los modelos occidentales. Sin embargo, su reinado significa una pérdida muy importante de territorios, como por ejemplo Argelia, que pasa a manos francesas.

El imperio otomano bajo el mando del sultán Mahmoud II estaba aliada con la Francia de Napoleón. Sin embargo, esta situación cambia de forma radical en el año 1812, cuando se rompe esta alianza y se firma la paz con Rusia. Este hecho permite a los rusos no tener que preocuparse por los otomanos, enemigos tradicionales y así poder hacer frente a los franceses capitaneados por Napoleón.

16
Mausoleo de Aimée du Buc en Estambul

Algunos historiadores analizan esta ruptura como una cuestión personal. En fechas un poco anteriores, Napoleón se había divorciado de Josefina prima de Aimée y se piensa que este hecho está en la base de la ruptura de la alianza con el imperio otomano, como una forma de venganza por la ruptura matrimonial de Josefina. De esta forma se intentaba castigar a Napoleón por su divorcio con Josefina.

En el año 1817, Estambul es asolada por la peste, Aimée la contrae y le lleva a la muerte tras una larga y dolorosa agonía. Su muerte se produce en el palacio Topkapi. Tenía entonces cuarenta y seis años y había pasado en Estambul treinta y tres años.

Como hemos visto, se convirtió a la religión musulmana, pero se dice que siempre se sintió cristiana católica y un día antes de su muerte se permitió la presencia del padre capuchino Arras Alexis, para que la asistiera en sus últimos momentos de vida.

Se le levantó un mausoleo en el distrito de Fatih, en el pone “Madre del Gran Señor, se muere de una enfermedad de languidez”.

Epitafio del sultán Mahmoud II en el mausoleo de Aimée construido en los jardines de la mezquita de Mohamed el Conquistador.

17Carácter del sol, y puro noble

Unos conquistaron el este por su Majestad sencilla

A través de él, la naturaleza se ha acelerado de nuevo

Su grandeza y fama resonante, Han convertido al país en un jardín de rosas

Las flores están contentas con ella.

Mantienen su memoria para siempre

La Sultana del mundo, Mahmud II

Está impregnado

En esta augusta cabeza de su madre Nakshidil,

Ponemos la oración y la tierra.

Está con lágrimas de sangre

Escribo aquí para la memoria

Me, Sadik, la fecha de su muerte dolorosa

1817 o 1233 de la Hégira.

18

Esta historia es relatada por Josefina, la cual la exagera siendo una forma de darse ella más importancia. Muchos hablan de esta historia como una leyenda romántica. Sin embargo, si vemos y estudiamos la historia de Turquía, la existencia de Aimée es real a pesar de no ocupar un papel principal. Algunos de los hechos aquí relatados son reales, sin embargo, otros pueden generar alguna duda.

La sultana francesa Aimée du Buc de Rivéry
Comentarios