domingo 20/6/21

Absurda "damnatio memoriae" contra el 12 de Octubre

A diferencia del 12 de Octubre nada de ello se plantea en relación a la fiesta nacional francesa del 14 de Julio, la toma de la Bastilla y los subsiguientes "crímenes contra la humanidad", siguiendo la misma vara de medir de Derecho penal internacional-ficción de H.G. Wells.

unnamed

"Se puede ser más tonto, pero hay que entrenar", Ferreras dixit


@MiguelRArias | El Derecho penal internacional es aplicable desde el 30 de Enero de 1933 ("Control Council Law 10"), con la llegada de Hitler a la Cancillería alemana, y así ha sido aplicado hasta la fecha desde los juicios de Núremberg, aunque -exceptuándose en realidad Núremberg a sí mismo-, su Cargo I (conspiración) llegase a alcanzar incluso a una década antes, a la refundación del partido nazi llevada a cabo por Hitler y los suyos en 1923, como punto inicial del intento de apoderamiento del Estado alemán y desde el que poder perpetrar, después, todo lo demás. 

Es decir, salvo en el caso de los nazis -y haciendo para ello casi malabares entre figuras de Derecho penal nacional e internacional-, el moderno Derecho penal internacional es aplicable a los hechos perpetrados a partir del 30 de Enero de 1933. Demasiado para unos, demasiado poco para otros, la realidad es que “es lo que hay” y lo que Núremberg certificó como hecho objetivo.

Y de la imposibilidad de aplicación retroactiva de tales figuras antes de esa fecha - reitero 30 de Enero de 1933 -, sabe muy bien, por ejemplo, el pueblo armenio cuyo genocidio de 1915 a manos del régimen otomano nunca ha podido ser enjuiciado por esa razón. Ni tan siquiera basándose en la denominada, genérica, "cláusula Martens" y las “leyes de humanidad” de la Convención de la Haya de 1898. 

Vengo a recordar hoy este punto fundamental -a decir verdad ya ni sorprendido-, ante otra nueva "moda", sin contenido, ni fundamento, y una vez más promovida por alguno de nuestros "politicos ni-nis", de esos localizables hoy en todos los partidos, habitualmente ni asesorados en derechos humanos, o que si lo estan no es por juristas, ni mucho menos especializados en penal internacional (que tontería, ¿para que va a ser necesario un jurista especializado en Derecho penal internacional a la hora de hablar de genocidios y crímenes contra la humanidad?) sino a lo sumo por "sociólogos", o “polítólogos”, y eso con suerte. 

Como se pueden imaginar la mayoría de las veces unos y otros no saben literalmente "ni por donde les sopla el viento" en materia de penal internacional y conceptos jurídicos complejos como “genocidio” o “lesa humanidad”, y se limitan a ser "caja de resonancia" superficial, y sin criterio jurídico ni coherencia, de las ideas más "salerosas" que van circulando por ahí. 

Es así como, por ejemplo, y por citar de forma concreta uno de los varios ejemplos que he podido presenciar directamente en los últimos diez años, desde el Gobierno Zapatero, el PSOE ha venido haciendo (falsa) bandera de como, supuestamente, a los más de 100.000 desaparecidos de las fosas de Franco - víctimas de crímenes contra la humanidad - los tenían que buscar sus familiares y no el Estado, idea consiguientemente repetida, incluso "celebrada" por incontables "robotitos" sin criterio en estas materias, incluidas presuntas asociaciones de defensa de los derechos humanos de estas víctimas. Es decir, una descarada manipulación y mentira, a sabiendas, pues lógicamente el Gobierno Zapatero conocía perfectamente los auténticos deberes internacionales en materia de derechos humanos de España, y la incontestable jurisprudencia internacional en torno al crimen de desaparición forzada. En España el PSOE se encargó de una auténtica "contra-didáctica” de los derechos humanos de modo que entre determinados sectores de la sociedad española ha calado que en casos de desaparición forzada el Estado no tiene el deber de buscar, localizar, y exhumar con el debido respeto a la cadena de custodia tales restos. “Esta bien” cargar eso sobre las familias...

Ahora algún otro "político ni-ni", en este caso de la órbita de Podemos, aunque no sólo, parece plantear el “genocidio” y los “crímenes contra la humanidad” perpetrados con anterioridad al siglo XX... pero de manera totalmente “selectiva”, solo en relación al 12 de Octubre de 1492, al parecer.

Así, no se plantea nada de ello, por cierto, ni nunca lo han hecho, en relación a la fiesta nacional francesa del "14 de Julio", fecha indisolublemente ligada a la toma de la Bastilla del 14 de julio de 1789. 

Los "crímenes contra la humanidad" y de todo tipo de la Revolución francesa (siguiendo esa misma vara de medir de "Derecho penal internacional-ficción de H.G. Wells y su máquina del tiempo). Merece la pena repasarlos: persecución política de Estado de colectivos enteros (artículo 7.1.h del Estatuto de Roma) seguida en muchas ocasiones de encarcelamientos (artículo 7.1.e)), torturas (artículo 7.1.f) asesinatos selectivos y masacres (artículo 7.1. a)) con entre 15.000 y 30.000 guillotinados según la fuente. Miles de expulsados del territorio (artículo 7.1.d) y la subsiguiente "guerra de agresión" de Napoleon a la que daría lugar (artículo 5.1.d del Estatuto, al igual que "cargo segundo" de Nuremberg) contra toda Europa, incluido España, con un balance de 6 millones de muertos, de los cuales en torno a los 3 millones de civiles (como los perpetrados el "2 de Mayo" contra población civil de Madrid, y después por toda la geografía española, incontables sus matanzas indiscriminadas).

Pero vayan a Francia a decirles que no conmemoren su "14 de Julio" porque, pretendidamente, conmemorarían todo ello.

O será que no me habré enterado de la nota de prensa-protesta del pasado 14 de Julio contra tal conmemoración "genocida" e "imperialista" francesa, a diferencia de todas estas acciones contra el "12 de octubre" español. 

Y podría seguir así con las conmemoraciones en otras naciones como el "23 de Febrero" o el "9 de Mayo" en Rusia; días de la "Defensa de la patria o día del hombre" el primero, vincualdo a la instauración del régime de soviets - omitiré la enorme lista de crímenes que van de los cientos de miles de asesinados y deportados a gulags, y mucho más - al "Día de la victoria", con su interminable lista de crímenes de guerra y genocidio, iniciado ya desde "Katyn" (pues fue la propoia Rusia la que cooperó primero con el régimen de Hitler), y en especial las violaciones sistemáticas y asesinatos de decenas de miles de mujeres alemanas en su avance contra Berlín, o el auténtico “exterminio” de los cientos de miles de soldados alemanes hechos prisioneros, etc, etc, etc). Pero como digo, tampoco he escuchado voz alguna que prohiba o rechace el "9 de Mayo" en ciudades o regiones de Rusia. Acaso no habré prestado suficiente atención.

"Qué injusta comparación", se podrá decir, entre la memoria y conmemoración colectiva del "14 de Julio de 1789" y del "12 de Octubre de 1492", fechas de referencia de ambas celebraciones nacionales de ambos países vecinos. 

Y es cierto, tal comparación sería muy, muy, injusta. Yo mismo les doy toda la razón. 

Porque en el caso francés la mayoría de todos esos "crímenes contra la humanidad" (de Derecho penal internacional-ficción de H.G. Wells) que se perpetró a partir de la revolución francesa, todas esas víctimas inocentes lo fueron con posterioridad - ya vigente y proclamada por la propia Asamblea Francesa -, la propia Declaración de Derechos del hombre y del ciudadano, de 26 de Agosto de 1789, tan solo mes y medio después de la toma de la Bastilla. Y, del mismo modo, habían comenzado a ser compilados ya los primeros reglamentos y ordenanzas de guerra relativos a tratamiento a la población civil, y se contaba ya sobradamente divulgado y tomado como referencia con todo el previo corpus ilustrado y humanista de Montesquieu (1689-1755), Rousseau (1712-1788), Voltaire (1694-1778), o Beccaria (1735-1794) o Kant (1724-1804).

Mientras que en el caso español todo ello fue tres siglos anterior, y cuando un tal instrumento parlamentario de derechos universales no era ni ciencia ficción jurídica, y, dos siglos anterior incluso respecto del pionero"Bill of Rights" impuesto por el Parlamento al Principe Guillermo en 1689 (derechos esenciales tampoco reconocidos como "derechos humanos", ni mucho menos, sino como derechos de los nacionales). Esto último, por cierto, no es mío, fue la respuesta de un amigo chileno, un joven estudiante como yo de Derecho penal internacional, en una bonita tarde en la Selva Negra cuando otro estudiante, alemán, trato de reivindicar la doble vara de medir aplicada al genocidio y crímenes de Hitler respecto el caso del descubrimiento y conquista de América... con "medio milenio" de diferencia jurídica, institucional y cultural uno y otro supuesto. 

De eso mismo estamos hablando por mucho que nos pueda gustar viajar con nuestra singular “máquina del tiempo”, al parecer únicamente funcional en los territorios de la monarquía hispánica, como en la popular serie de Televisión "El Ministerio del Tiempo" donde se podía viajar en el tiempo, sí, pero únicamente dentro de los territorios históricamente españoles. El viaje en el tiempo fuera de los mismos estaba vedado.

De hecho, y por la misma regla de tres, no recuerdo que nada de ello haya sido sostenido tampoco con ninguna acción concreta ante el Gobierno italiano, cuando fueron nuestros propios ancestros en la península ibérica los igualmente conquistados a espada por el Imperio Romano. ¿"Genocidio romano" también, pues, y "crímenes contra la humanidad" contra los pueblos iberos como el de Numancia, etc, etc, etc? (“humanidad” cuyo concepto jurídico igualmente ni siquiera existía).

¿De verdad no resulta demasiado grosero para la inteligencia toda esta absurda, gratuita, damnatio memoriae, totalmente autodestructiva, para que luego corramos a celebrar (incluso desde España) en redes sociales, y por doquier, el "14 de Julio" (de forma contraria incluso a las miles de víctimas españolas)?, ¿urgamos un poco en twitter a ver quiénes de los que hoy condenan una cosa, 12 de Octubre, hace unos pocos meses aplaudían la otra, 14 de Julio? 

Ciertamente, "se puede ser más tonto, pero hay que entrenar", Ferreras dixit. 

¿En qué quedamos entonces?. El 14 de Julio y el 12 de Octubre conmemoran "crímenes internacionales" o será que realmente no tienen nada que ver y se conmemora otra cosa?. 

De modo que gente que nunca ha estudiado los derechos humanos ni el Derecho penal internacional - literalmente ni abrir un libro sobre la materia, pregúntenles - enarbolan ahora, hoy (no sabemos si mañana) ardorosos la “bandera contra la impunidad de todos los crímenes internacionales habidos y por haber”. Pues eso está muy bien. 

Eso sí, personalmente me gustaría que, admninistrando un poco tal ardor, en primer lugar, hiciesemos valer tales figuras de derecho penal internacional a todas las víctimas de crímenes internacionales posteriores al 30 de Enero de 1933 que sí lo son propiamente; incluidos los 60.000 a 200.000 expulsados por ETA en País Vasco y Navarra (expulsión forzada de población) desde los años setenta del Siglo XX como ha recogido el Instituto Vasco de Criminología, - y cuyo resguardo postal de carta certificada a la alta dirección nacional de Podemos pidiendo una reunión sobre el particular -, reposa en mi escritorio sin respuesta desde hace más de un año. Por citar un ejemplo. 

Y cuando aprovechando tal ardor contra la impunidad y el olvido nos hayamos puesto al día con todos los crímenes internacionales posteriores a 1933 que tenemos todavía sin resolver, singularmente en España (ETA, Franco, Frente Polisario y otros), estoy muy a favor de promover una reflexión en foros internacionales como Naciones Unidas sobre los nacionalismos (todos) y su histórica relación con la vulneración de los derechos humanos y su carácter de "semillero" de abusos pasados y futuros, sea nacionalismo vascos, catalán, español, francés, o nipón. Todos. 

Autodestruir por autodestruir e intentar una auténtica “damnatio memoriae” tan injusta y sesgada de lo que es en realidad un inmenso legado cultural y de marinos y exploraciones españoles, no. Qué injustamente olvidados hoy por cierto tantos y tantos exploradores y marinos españoles no solo del Atlántico sino también del Pacífico, en lo que hasta el propio Humboldt señalaría posteriormente como una "deuda de la entera humanidad" con todos ellos. Quizá incluso resulte que pudieran merecer un sólo día en su memoria, aunque solo sea por ello. Vaya Usted a saber.

Y que, en otro orden de cosas, desde el franquismo se intentase deformar/apropiar todo ello por sistema - como intentó deformar nuestro país, nuestra sociedad y justificar con ello por todos los medios sus crímenes contra la humanidad, estos sí -, no puede ser motivo de nada de ello. Pretender equiparar indisimuladamente “12 de Octubre” con “franquismo” no es, del mismo modo, sino otra sorprendente manipulación, una que le entrega además un inmenso patrimonio de todos los ciudadanos de este país a la caverna. Y ellos tan contentos de que se les regale por la cara. Pero entiendo que ello debería ser objeto de otras reflexiones. 

Los derechos humanos y la lucha contra la impunidad de crímenes internacionales son un tema vital para el desarrollo de cualquier sociedad. Y tras años de ejercicio y trabajo en Derecho penal internacional en este país no me he reunido todavía con ni un solo partido, ni uno solo, que haya presentado asesores creíbles mínimamente al día de la jurisprudencia internacional o de las más elementales distinciones técnicas en la materia, aquellas sin las que ni un mero alumno de primero de derecho aprobaría la asignatura.

Así está la cosa. Y como ya he dicho en alguna ocasión “aquellos barros trajeron estos lodos”, y en demasiadas cosas ya ligadas a estas materias, y que se van acumulando unas sobre otras. Y esta "moda" de hoy "anti 12 de Octubre" no subyace el más mínimo interés real en los crímenes internacionales y su impunidad, como tanta falta nos haría y para lo cual lo primero habría de ser un conocimiento serio y profesional de la materia. En cambio en este país a la generalidad de nuestros políticos ni la impunidad de colectivos enteros de víctimas, ni sus derechos humanos, les importan lo más mínimo, y de ahí la nula atención, estructura y medios reales que nuestras formaciones políticas le han dedicado al tema (busquen una secretaria o dirección general simplemente “de derechos humanos” en las principales fuerzas políticas de este país, y buena suerte). 

Pero rasquen Uds. un poco más después: nada de nada, meras invocaciones vacías sin contenido ni consecuencias, como esta de hoy, y muy habitualmente incongruentes entre si. Gran política de "derechos humanos".

Absurda "damnatio memoriae" contra el 12 de Octubre
Comentarios