domingo 18/4/21
ESTADOS UNIDOS

Regale una Kalashnikov

kalas

Según Jillían Peterson, profesora de Criminología de la Universidad de Hamiline, Estados Unidos, “el incremento de los homicidios está relacionado con los efectos de la Covid-19, el estrés, la pérdida de empleo, los desafíos económicos, la desesperanza y la accesibilidad a las armas”.

Peterson, que investiga las causas de la violencia endémica en América, conoce de sobra las motivaciones que desatan las masacres que vemos a diario por televisión. Estados Unidos está sumido en una creciente ola de fobias, recelos y paranoias que la pandemia no hizo más que enardecer. De acuerdo con la base de datos de Gun Violence Archive (GVA), durante el año pasado hubo 19.264 fallecidos por asesinatos, disparos no intencionales y casos catalogados como uso legítimo de la defensa, un notable crecimiento frente a los 15.433 decesos de 2019.

Los tiroteos son moneda corriente en el país en donde adquirir un arma de fuego no requiere de mayores requisitos que los que se necesitan para comprar una linterna. La facilidad con la cual el ciudadano de a pie puede hacerse de su propio arsenal de armas, es uno de los temas que dividen a la sociedad, representada por dos bandos no tan diferentes. Los demócratas abogan por una regularización de la Segunda Enmienda de la Constitución que permite la libre tenencia de armas. Los republicanos, por su parte, defienden el derecho de los civiles a portarlas. Y mientras la pugna se mantiene, miembros del Partido Republicano siguen recibiendo grandes donaciones de dinero por parte de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que ha hecho un gigantesco lobby para evitar un cambio en la legislación.

La lista de nuevos miembros en las diferentes organizaciones extremistas incluye a nacionalistas, neoconfederados, integrantes del Ku Klux Klan, neonazis y milicias supremacistas y ultranacionalistas vinculadas a la nueva derecha americana

La televisión estadounidense naturalizó la tenencia de armas mediante espacios de publicidad y realitys en los que se afirmaba que no había mejor regalo que una AK-47, un rifle de la familia de fusiles de asalto con el cual las niñas norteamericanas -según un anuncio televisivo- querían ser obsequiadas para su cumpleaños de 15.

La complicidad entre el Partido Republicano y la NRA es tan descarada que durante 2020, un año signado por la repetición de masacres en diversos estados, la Asociación Nacional del Rifle celebró un nuevo récord de membresías dando la bienvenida a “millones de nuevos propietarios de armas”. Y mientras se baten récords de ventas de armas de fuego, crece el número de víctimas de tiroteos. El año 2020 registró el más alto en las últimas dos décadas, con cifras récord de homicidios, esta vez vinculados al crecimiento de grupos extremistas que Donald Trump alentó durante su mandato. Más de 950 nuevas organizaciones racistas contabilizó el censo de Southern Poverty Law Center, ONG de corte progresista -integrada por abogados- que a lo largo de la última década ha conseguido victorias legales contra grupos segregacionistas racistas y supremasistas. La lista de nuevos miembros en las diferentes organizaciones extremistas incluye a nacionalistas, neoconfederados, integrantes del Ku Klux Klan, neonazis y milicias supremacistas y ultranacionalistas vinculadas a la nueva derecha americana.

Al caldo de cultivo para la creciente ola de violencia en los Estados Unidos se le suma la naturalización de la tenencia de armas que se defiende férreamente en los medios de comunicación. Imágenes de niños disparando o eligiendo un rifle como regalo de cumpleaños se han naturalizado en el país que luego se pregunta a qué se debe que cada tres días se produzca una matanza.

El ataque en Boulder, que dejó diez muertos y varios heridos graves, es la séptima matanza masiva en Estados Unidos en lo que va de año. La respuesta del flamante presidente no se hizo esperar. Joe Biden urgió a tomar medidas drásticas que impulsen la prohibición de los rifles de asalto. La respuesta de la Asociación Nacional del rifle tampoco se hizo esperar. "Continuaremos esta lucha en 2021 para asegurarnos de que todos los estadounidenses puedan defenderse a sí mismos y a sus seres queridos", dejó la NRA como mensaje en Twitter junto a una imagen en la cual el cero que grafica el nuevo año imita en forma y color la base de una bala.

Regale una Kalashnikov