miércoles 14/4/21

Más allá de la "amenaza" china

China fascina tanto como preocupa. Un rival cada vez más firme de los Estados Unidos, ahora desafía su supremacía en un número creciente de campos

¿Buenas o malas noticias para el sur? Probablemente un poco de ambas. Pero dos cosas son seguras: la relación occidental con la "amenaza china" está lejos de ser universal. Y las representaciones de una China conquistadora, homogéneas e inequívocas, a menudo exageradas.

“ No podemos repetir los errores de los últimos años. El desafío que plantea China exige esfuerzos enérgicos por parte de las democracias: las de Europa, las de África, las de América del Sur y, especialmente, las de la región del Indo-Pacífico. Si no actuamos ahora, el Partido Comunista Chino (PCCh) eventualmente erosionará nuestras libertades y subvertirá el orden basado en reglas que nuestras sociedades han trabajado tan duro para construir. Si doblamos la rodilla ahora, los hijos de nuestros hijos podrían estar a merced del PCCh, cuyas acciones son el principal desafío hoy en día en el mundo libre . "

Estas declaraciones fueron realizadas en julio de 2020 por el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, durante un discurso con tintes de Guerra Fría, sobriamente titulado “La China comunista y el futuro del mundo libre” (Pompeo, 2020). Ilustran el endurecimiento de la política estadounidense hacia China bajo la administración Trump. Pero la necesidad de contrarrestar la "amenaza china" no es nueva. También es uno de los raros temas, en Washington, que se beneficia de un amplio consenso entre demócratas y republicanos.

Por lo tanto, pocos observadores esperan que Biden altere fundamentalmente la política de su predecesor hacia China (Chandler, 2021). Y recordaremos que fue Obama quien hizo del “pivote hacia Asia” el corazón de su política exterior, con el objetivo declarado de reequilibrar las fuerzas en la región ante el ascenso de China (Delarue, 2016). Un objetivo tanto más urgente desde el fracaso de las aventuras estadounidenses en Oriente Medio, así como la crisis económica y financiera de 2008, había sacudido gravemente los pilares de la hegemonía estadounidense ... y beneficiado en gran medida a China (Arrighi, 2007).

Regreso del "peligro amarillo"

Lo que, por tanto, revive el miedo secular al "peligro amarillo". Ya en 1897, el sociólogo Jacques Novicow advirtió: “ El peligro amarillo está señalado por todos lados. Los chinos son 400 millones. Teóricamente, pueden poner a 30 millones de hombres a la guerra. Se espera que una hermosa mañana invadan Europa, masacren a sus habitantes y acaben con la civilización occidental. Parecía un dogma inexpugnable. Pero hemos notado en los últimos tiempos que los chinos tienen un horror insuperable por el servicio militar. Desde que se dejaron vencer por los japoneses, diez veces menos en número, los pesimistas han dado la vuelta. El peligro amarillo ya no es de temer en forma militar, al menos por un período que puede entrar en nuestras preocupaciones, el peligro amarillo viene sobre todo del trabajador chino que se satisface con cinco  centavos ”(Novicow, 1897).

Hoy, el país tiene 1.400 millones de habitantes. Y ya no es solo su capacidad para aprovechar su vasta reserva de trabajo lo que preocupa a las cancillerías occidentales. El desempeño económico de China en las últimas décadas ha sido de hecho tan masivo y rápido que automáticamente conduce a profundos trastornos geopolíticos. Actuaciones que, según admite el propio Banco Mundial, no tienen paralelo en la historia de la humanidad (citado en Macfarlane, 2020).

En los últimos cuarenta años, el PIB de China se ha disparado desde un nivel cercano al de España a un nivel que ahora se acerca al de los Estados Unidos…Y que pronto debería superarlos. Este es incluso el caso desde 2014 si calculamos el PIB en paridad de poder adquisitivo. 

En 2000, el PIB chino era solo el 3,6% del PIB mundial. En 2019, esta proporción fue del 17,8% (Polverini, 2020). La participación de China en el comercio mundial siguió la misma tendencia, pasando del 3% en 1995 al 12,4% en 2018 (China Power Team, 2020). 

Durante el mismo período, la proporción de chinos que viven en la pobreza extrema cayó del 88% al 2%, una caída que afectó a casi mil millones de personas (Macfarlane, 2020) ...

La imagen de China como un mero taller del mundo y campeona de la falsificación está ahora en gran parte desactualizada. En 2019, el gigante asiático superó a Estados Unidos en cuanto al número de patentes presentadas ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI, 2020). En 2020, por primera vez, había más empresas chinas que empresas estadounidenses clasificadas en el famoso Global Fortune 500 que reúne a las 500 multinacionales más grandes del planeta en términos de ingresos (Kennedy, 2020). Y como subrayó la UNCTAD en 2019, en su “Informe sobre la economía digital”, el país es hoy el único que está a la par, o incluso que supera, a Estados Unidos en sectores tan estratégicos como la inteligencia artificial, "Big Data ", 5G o incluso tecnologías blockchain(UNCTAD, 2019).

Un modelo alternativo

Ante tal historial, entendemos la preocupación que está ganando a los occidentales. Sobre todo porque más allá de los furiosos debates para saber si el modelo chino es o no neoliberalismo - o incluso capitalismo [ 1 ] -, una cosa es cierta: poco tiene que ver con las recomendaciones formuladas por las instituciones económicas y financieras occidentales desde la década de 1980. “terapia de choque” neoliberal, Beijing ha favorecido sistemáticamente el gradualismo y el ensayo y error (Arrighi, 2007). Y mientras la regulación estatal fue vilipendiada a favor de un “nuevo constitucionalismo” del mercado [ 2], el Estado chino siempre ha tenido cuidado de mantener dentro de sí los sectores clave y las palancas de la política económica (Macfarlane, 2020). Si bien su papel se ha reducido, las empresas estatales continúan dominando la mayoría de los sectores estratégicos en China (bancos, energía, infraestructura), e incluso las empresas privadas deben cumplir con formas de control más o menos estrictas que a menudo desdibujan las líneas entre el sector público y sectores privados.

El estado también planifica y coordina toda la actividad económica a través de organismos como la "Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma", "  que supervisa la creación del plan quinquenal de China y es responsable de formular e implementar las estrategias nacionales de desarrollo económico y social  " ( identificación.). Por último, a través de un estricto control del sistema financiero, Beijing también es capaz de "  coordinar la actividad económica de una manera que no es posible en la mayoría de los países occidentales, donde la financiación privada es la reina". También permite al estado chino proteger la economía nacional contra las turbulencias en los mercados financieros globales  ”( id .).

Pero quizás lo más "preocupante" para los occidentales provenga del malentendido que los llevó -los estadounidenses a la cabeza- a apostar por la inevitable "democratización" de China a medida que el país se abriera y cerrara, se desarrollaría económicamente. Irónicamente, fue Hillary Clinton, quien se convirtió en secretaria de Estado bajo Obama, a quien volvió a colmar las esperanzas levantadas por su esposo una década antes, cuando defendió la idea de la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) como forma más segura de presionar al país para que se abra (Clinton, 2000). Diez años después, Clinton (Hillary) esta vez se puso del lado de los “halcones” para promover una política de reequilibrio estratégico destinada a contener la “amenaza china” (Dyer y Mitchell, 2016). Y en su discurso de julio de 2020 (citado anteriormente), Si el mundo libre no cambia, será la China comunista la que nos cambiará  ”. Medimos el alcance del cambio de rumbo.

Nuevo hombre fuerte en Beijing

Hay que decir que, mientras tanto, la política interior y exterior de China también ha evolucionado, especialmente bajo el liderazgo de Xi Jinping, quien llegó a la cima del estado entre 2012 y 2013. Calificado por algunos como "el presidente chino más poderoso desde Mao Zedong "(Frenkiel, 2015), Xi llegó al poder en un contexto de crisis alimentado"  por la corrupción, pero también por la contaminación, la amenaza terrorista, la inestabilidad en el Tíbet, Xinjiang y Hong Kong, por un crecimiento económico, etc.  »( Id .).

Para afrontarlo, el que le gusta presentarse como un hombre providencial procede a una concentración de poder sin precedentes desde el inicio de las reformas, en la década de 1980. “  El principio de liderazgo colectivo desarrollado por Deng es cuestionado - este último había creado una división del trabajo dentro del Politburó, impulsando la competencia entre facciones y la construcción de coaliciones dentro del Partido para evitar el surgimiento de un nuevo hombre fuerte. El Sr. Xi, combina las funciones: secretario general del PCC, presidencia de la comisión militar central, pero también dirección de varios órganos a cargo de la seguridad nacional y la ciberseguridad  ”( id .).

Esta concentración va acompañada de un giro autoritario, nacionalista y conservador que se refleja tanto en un endurecimiento de las políticas represivas internamente como en una actitud más agresiva en el escenario internacional. Como explica Shieh (en este Alternatives Sud ): “  Desde que Xi Jinping llegó al poder en 2012, el país ha experimentado una represión constante y brutal, que va desde campañas de difamación hasta la adopción de leyes de seguridad (...), pasando por confesiones forzadas y un poderoso control ideológico de las universidades, los medios de comunicación e Internet ". Bajo el disfraz de la lucha contra el "terrorismo y el separatismo islamista", la comunidad uigur está soportando especialmente la peor parte de este aumento de la represión, como lo demuestran las revelaciones que se están multiplicando sobre los campos de reeducación en los que, según informes, cientos de miles de ellos han enviado en los últimos años (ASPI, 2020).

Vis-à-vis el mundo exterior, esta vez salir de la era de "  taoguang yanghui "(Literalmente" huir de la luz y buscar la oscuridad ") querido por Deng Xiaoping y que ha inspirado en gran medida la diplomacia china desde la década de 1980. Xi ahora está afirmando en voz alta las posiciones y ambiciones internacionales de Beijing. Prueba de ello es el lanzamiento de programas emblemáticos como las “Nuevas Rutas de la Seda” en 2013 (ver artículo de Bello en este Alternatives Sud) o “Made in China 2025”. Tampoco duda en recurrir abiertamente a la fuerza o la amenaza para defender los intereses chinos en el Mar de China (Cebron, 2019) o frente a Taiwán y Hong Kong. En términos más generales, también se le critica por querer alterar las reglas del juego internacional a través de un activismo reforzado dentro de las Naciones Unidas (Hughes, 2020), la promoción de un modelo chino de gobernanza de Internet (Hong y Harwit)

Miedos a poner en perspectiva

Pero, ¿debemos tenerle miedo a China? Todo depende de la perspectiva. Primero recordemos que si la recuperación económica y geopolítica de China es realmente impresionante, otros indicadores muestran que todavía le queda un largo camino por recorrer antes de que pueda reclamar el estatus de potencia líder mundial. 

Como Loong Yu subraya en particular en este Alternatives Sud: “ Si miras su PIB, China es el segundo país más grande del mundo. Pero si mide el PIB per cápita, sigue siendo un país de ingresos medios. También podemos ver debilidades incluso en las áreas donde se está poniendo al día con las potencias capitalistas avanzadas. Por ejemplo, el teléfono móvil Huawei, ahora una marca global, fue desarrollado no solo por sus propios científicos chinos, sino principalmente contratando a 400 científicos japoneses. Esto demuestra que China dependía y sigue dependiendo en gran medida de recursos humanos extranjeros para la investigación y el desarrollo  ”.

Por su parte, la periodista Jeanne Hughes subraya en un reciente artículo de Le Monde diplomatique hasta qué punto la supuesta “ofensiva china” dentro de Naciones Unidas es “  fantasía  ” (Hughes, 2020). “[…] Por extraño que parezca , explica, las cifras muestran que China está bastante subrepresentada en los engranajes de la organización  ”. Es cierto que su influencia se ha incrementado en los últimos años, pero aún dista mucho de corresponder a lo que podría reclamar dado su peso demográfico y económico. Además, las instituciones más influyentes y decisivas siguen estando en gran parte bajo el control occidental (por ejemplo, el FMI, la OCDE, etc.).

Por último, pero no menos importante, como recordó recientemente el historiador Adam Tooze: “  Por el momento, es tremendamente exagerado hablar del fin del orden mundial estadounidense. Los dos pilares de su poder global, el militar y el financiero, siguen firmemente  asentados ”(Tooze, 2019). 

Así, el gasto militar de Estados Unidos sigue superando al de los diez países más grandes que le siguen en este ranking en conjunto. También pueden contar con una red de alrededor de 800 bases militares en el exterior, repartidas en unos setenta países (Lazare, 2020). 

Como resultado, como destacó un número reciente del Manière de voir bimensual: A pesar de sus 14.000 kilómetros de costa, China se enfrenta al ejército estadounidense en cuanto se hace a la mar. Además de las bases de varias decenas de miles de hombres en Japón y Corea del Sur, hay unos cientos de soldados distribuidos entre Singapur, Tailandia, Pakistán, etc.  »( Manière de voir , 2020)

En el aspecto financiero, el corazón del poder hegemónico estadounidense aún reside en el “privilegio exorbitante” que les confiere el estatus del dólar como moneda de reserva internacional. Un estatus que, paradójicamente, la crisis económica y financiera de 2008 ayudó a fortalecer (Tooze, 2019). Con las consecuencias de que "  Estados Unidos puede castigar a cualquier negocio o país que no le guste imponiendo sanciones que lo excluyan del sistema dólar, y por extensión de la economía mundial  " (Macfarlane, 2020). Ante esta situación, China busca alternativas, pero de momento sigue en gran parte atrapada en la montaña de reservas en dólares y títulos de deuda estadounidense que ha acumulado en las últimas décadas ...

¿Una "amenaza" para quién y para qué?

Pero la verdadera pregunta que merece hacerse cuando uno se pregunta sobre una posible "amenaza china" es quizás ante todo esto: una amenaza para quién y para qué. ? Para creer en los estadounidenses y occidentales en general, la respuesta parece obvia, y debería ser para todos: China es una amenaza para el "mundo libre", para la paz y la estabilidad globales. Para los países del Sur, la situación es más complicada. En primer lugar, porque el “mundo libre” es ante todo el de la hegemonía estadounidense, y que éste es más bien sinónimo de intervenciones militares, neocolonialismo e hipocresía para muchos países de África, América, América Latina y Asia. Escuchar a Mike Pompeo, por ejemplo, denunciar a una China que no respeta las normas internacionales o que amenaza la democracia debe hacer reír a las poblaciones del Sur (amarillo) que han tenido que sufrir el unilateralismo desinhibido de las administraciones Bush y Trump, para que no para citarlos.

En segundo lugar, porque, por el contrario, como nos recuerdan diversas contribuciones a este número de Alternatives Sud , China comparte una herencia común con el Sur, tanto como víctima del imperialismo y colonialismo como como actor principal del Tercer Partido, el mundismo. Una herencia que no duda en movilizar en sus relaciones con el mundo en desarrollo, como destaca Carrozza (en este número), partiendo del ejemplo de África: " El discurso chino sitúa las relaciones chino-africanas en una lógica más amplia de cooperación Sur-Sur, en la que el 'Sur' (...) es una fuente de identidad para los actores estatales y no estatales, una identidad que se negocia constantemente en las reuniones. del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), G77 y otras organizaciones regionales y subregionales y que engloba la experiencia común del colonialismo y el imperialismo. En definitiva, el 'Sur' se utiliza como estrategia movilizadora basada en una crítica a las asimetrías y desigualdades del sistema internacional contemporáneo (…) ”.

Sin embargo, nadie se deja engañar. La China de hoy tiene poco que ver con la China de Bandung, y su insistencia en las relaciones "ganar-ganar" oculta mal las crecientes asimetrías en sus relaciones económicas y políticas con el Sur. En Asia, por ejemplo, Ha (en este Alternatives Sud) explica que “  una buena dosis de prudencia y análisis de costos ha entrado en la percepción de las Nuevas Rutas de la Seda en la región, contrariamente al entusiasmo que habían recibido en 2015-17  ”. En cuestión, en particular, " una realidad histórica compartida por los estados miembros de la ASEAN en sus respectivas relaciones con China ”, a saber:“ la asimetría de poder que induce estructuralmente su miedo constante a la vulnerabilidad, la sobredependencia y la pérdida de autonomía  ”.

También en América Latina, las relaciones con China se han vuelto más ambivalentes en los últimos años. Como señala Laufer (en este número): “ En la primera década de este siglo, al estimular los precios de los recursos naturales importados, el mercado chino fue el motor de un ciclo de altos ingresos para América Latina. Pero la convergencia de intereses entre las clases dominantes latinoamericanas y la burguesía china, concretada por esta alianza comercial, no se tradujo en una oleada de industrialización y diversificación de los productos regionales. Más bien, condujo a un nuevo enfoque de los llamados gobiernos 'progresistas', que apuestan por el modelo extractivista y por el desarrollo internacional; Apuesta alentada por la situación de altos precios de los productos exportados.  [ 3 ] "

Pero es quizás vis-à-vis África donde los debates sobre un "nuevo imperialismo" chino son los más animados ... y los más restrictivos. De hecho, a medida que China ha ganado importancia en el continente durante las últimas dos décadas, sobre todo aprovechando los espacios que dejaron abiertos Estados Unidos y Europa, se ha formado un discurso binario en los medios de comunicación y en las declaraciones oficiales que convierten a China en un “depredador”. ”O un“ amigo ”de África (CETRI, 2011; Wu, 2019; Koen, 2020).

En el primer caso, el énfasis está en el acaparamiento de tierras y recursos, la diplomacia de la trampa de la deuda o el apoyo a los gobiernos autoritarios (Reuters, 2011; Dok & Thayer, 2019). En el segundo, observamos más fácilmente el respeto a la soberanía nacional, la inversión en infraestructura a largo plazo y la promoción de intereses mutuos (Brown, 2019). Sin embargo, la realidad es a menudo entre los dos, sin mencionar que las relaciones con China varían considerablemente de un país africano a otro, incluso si Beijing tiende cada vez más a incluirlos en lo que Carrozza (en este número) describe como un "  nexo entre seguridad y desarrollo ". Uno de los desafíos más urgentes para el continente africano es, por tanto, sobre todo el de la unidad, observación que también es válida para sus relaciones con China, así como con los Estados Unidos y los Estados Unidos, Europa.

Queda que entre las ambiciones geopolíticas de Beijing, su expansionismo económico y su codicia por las materias primas, los temores de un nuevo imperialismo chino están lejos de ser infundados ... a condición de reconocer sus especificidades. Bello, por ejemplo, subraya que, por el momento, el imperialismo chino sigue siendo fundamentalmente diferente del imperialismo estadounidense - y del imperialismo occidental en general - en al menos un punto: el del recurso a la guerra y la violencia. Ejército: " El surgimiento de China como potencia capitalista se ha caracterizado por un nivel comparativamente bajo de violencia en el proceso de acumulación primitiva de capital, al igual que su expansión económica global durante los últimos veinticinco años. Una situación que contrasta fuertemente con la evolución de las relaciones entre las potencias capitalistas occidentales y los países del Sur  ”(Bello, 2019).

Más crítico que el filipino sobre la naturaleza del poder chino, Loong Yu (en este número), sin embargo, no dice nada más: “ China sigue una trayectoria imperialista. Estoy en contra de la dictadura del Partido Comunista, su aspiración de convertirse en una gran potencia y sus demandas en el Mar de China Meridional. Pero no creo que sea correcto poner a China y Estados Unidos al mismo nivel. En la actualidad, China es un caso especial. Hay dos facetas en su desarrollo. Por un lado, lo que tienen en común estos dos países: ambos son capitalistas e imperialistas. Por otro lado, China es el primer país imperialista que anteriormente fue un país semicolonial. Es muy diferente a Estados Unidos o cualquier otro país imperialista. Tenemos que tener esto en cuenta en nuestro análisis para comprender cómo opera China en el mundo.  "

Poder y sociedad contradictorios

Otro elemento en el que insisten estos dos autores (y otros): la necesidad de romper con una visión tan extendida como reductora de una China homogénea y unívoca, tanto más formidable cuanto que podría contar con el legado de una China multimillonaria. civilización de un año donde la obediencia confuciana, el arte de la guerra de Sun Tzu y el totalitarismo comunista se mezclan ... En realidad, como Bello muestra en este Alternatives Sud a través del ejemplo de las Nuevas Rutas de la Seda, el poder chino está lejos de ser el monolito omnisciente a menudo retratado en los medios de comunicación y discursos oficiales [ 4]. Las autoridades locales, por ejemplo, tienen una enorme autonomía para implementar las pautas generales establecidas por el poder central, y su competencia conduce regularmente a dinámicas centrífugas e irracionales sobre las cuales Pekín lucha por mantener el control.

Además, detrás del “milagro chino” también se esconden contradicciones que son cada vez más difíciles de gestionar. Aún en su artículo sobre las Nuevas Rutas de la Seda, Bello considera, por ejemplo, que estas son “solo  un intento de dar una apariencia de orden al caos y la crisis que azotan a China. El problema del exceso de capacidad es hoy el freno más importante de la economía china (…). Es su subcontratación lo que está detrás [de las Nuevas Rutas de la Seda]  ”. El problema de las crecientes desigualdades también se conoce desde hace mucho tiempo, pero solo está empeorando, tanto entre ricos y pobres, pero también entre ciudad y campo (Piketty, Yang & Zucman, 2019).

Sin embargo, al abordarlo, China podría reducir su dependencia de la economía global y reenfocarse en su mercado interno, pero los esfuerzos para hacerlo encuentran de manera rutinaria la resistencia de poderosos intereses económicos y políticos, en China y China. En su artículo sobre los derechos de los trabajadores en China, por ejemplo, los miembros del Boletín Laboral de China explican que “  con la recesión económica en la década de 2010, varios altos funcionarios consideraron abiertamente revocar ciertos derechos [otorgados a los trabajadores, nota del editor], con el fin de crear un entorno legal más favorable para las empresas  ”...

Al mismo tiempo, para empeorar las cosas, la degradación ambiental también ha alcanzado niveles tales que ya no es posible ignorarlos. Lau Kin Chi (en este número) informa que "  Según el Informe sobre la riqueza global de 2014, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el crecimiento de China en términos del PIB aumentó en un 523% entre 1990 y 2010, pero solo el 47% en términos de riqueza  ”, es decir, si tenemos en cuenta la destrucción del medio ambiente. Sin embargo, según ella, las soluciones solicitadas para afrontarlo tienden a reforzar las desigualdades, así como el dominio tecnocrático del poder de Pekín sobre la empresa.

Además, de manera más amplia, la voluntad de Xi Jinping de enfrentar las múltiples crisis que atraviesa China a través de una considerable concentración y endurecimiento del poder tal vez contenga en sí misma su propia contradicción, como sugiere Shieh (en este número): "  A medida que Xi Jinping busca fortalecer del Partido, también ha logrado concentrar el poder en sus manos, y así sabotear las normas de liderazgo colectivo y sucesión que eran el sello de la resiliencia autoritaria del Partido  ”. Por no hablar del enorme costo humano de esta represión ...

Resistencia debilitada, pero aún presente

Y, sin embargo, como muestra la última serie de artículos reunidos en este Alternatives Sud , la resistencia interna a la sociedad china sigue siendo más numerosa y persistente de lo que sugieren las representaciones dominantes del "totalitarismo" y la "docilidad" de los chinos (ver en particular la China Artículo del Boletín Laboral sobre las movilizaciones de trabajadores o el de Shieh sobre la sociedad civil en general). Por lo tanto, incluso el endurecimiento autoritario operado bajo Xi Jinping no ha eliminado por completo los espacios abiertos a la protesta y la organización de la sociedad civil en las últimas décadas, ya que la estructura y las relaciones sociales del país se han vuelto más complejas.

Como señala Shieh (en este número): “  Todavía se llevan a cabo protestas callejeras y en línea a pequeña escala. Las ONG locales, como Friends of Nature, han iniciado juicios ambientales públicos (…). Los activistas continúan ayudando a los trabajadores a organizarse, negociar convenios colectivos y hacer que la Federación de Sindicatos de China (el sindicato oficial chino) rinda cuentas. Las feministas y activistas LGBT están alzando la voz sobre la violencia de género y la discriminación, y los abogados continúan defendiendo al creciente número de activistas detenidas  ”.

Estas dinámicas, sin embargo, son parte de un contexto y una historia propios de China que requieren ser analizadas por sí mismas ... sin por ello abstenerse de establecer vínculos con dinámicas más amplias. Yiping, por ejemplo (en este Alternatives Sud ), en su artículo sobre el movimiento de mujeres en China, insiste en hacer de este último una parte integral del movimiento feminista transnacional: “  No debemos ver el movimiento y la organización de las mujeres. Mujeres chinas aislada del movimiento feminista transnacional. Por el contrario, los vínculos los unen, como lo demuestran sus respectivas trayectorias históricas. ". Esto no le impide, en el proceso, evocar las limitaciones y los desafíos particulares que pesan sobre las mujeres chinas, comenzando por las "  presiones culturales multidimensionales entre la ideología socialista de liberación de la mujer, las actitudes discriminatorias y misóginas aún bien ancladas y el poder de la empresas que dominan la sociedad de consumo  ”.

En este ámbito, como en otros, debemos, por tanto, desconfiar de las narrativas teleológicas y reduccionistas que van en aumento cuando hablamos de China. Por un lado, de hecho, es difícil convertirlo en un “ejemplo” a seguir por el Sur (cf. Loong Yu en este número), ya que las condiciones para su desarrollo eran (y siguen siendo) específicas, sin mencionar las colosales costos humanos, sociales y ambientales asociados a su modelo de desarrollo. Pero, por otro lado, es igualmente problemático convertir a China en una “amenaza” monolítica, asumiendo que existe un acuerdo sobre qué amenaza exactamente. En realidad, su trayectoria futura está lejos de ser fija y los contornos que una posible “hegemonía china” podría tomar en el futuro también siguen siendo en gran parte inciertos.

 

Notas

1 ] Sobre este punto, ver en particular Arrighi (2007) y su crítica a Harvey (2005), así como la crítica a esta crítica de Panitch (2010).

2 ] Sobre esta noción de “nuevo constitucionalismo”, ver en particular Gill (1999).

3 ] Sobre la relación entre China y América Latina, ver también Thomas (2020).

4 ] Sobre este punto, ver también el artículo de Loong Yu (en este Alternatives Sud) o Jones (2020).

bibliografía

  • Arrighi G. (2007), Adam Smith en Beijing: Lineages of the Twenty-First Century , Londres, Verso.
  • ASPI (2020), "Documentación del sistema de detención de Xinjiang", Instituto Australiano de Política Estratégica.
  • Bello W. (2019), China: ¿Una potencia imperial a imagen de Occidente? , Bangkok, Focus on the Global South.
  • Brown N. (2019), “Cinco mitos imperialistas sobre el papel de China en África”, Escuela de la Liberación , 14 de mayo.
  • Cebron V. (2019), "Beijing está completamente blindando el Mar de China Meridional", Liberación , 2 de septiembre.
  • CETRI (2011), “China en África. ¿Amenaza u oportunidad de desarrollo? », Alternatives Sud , vol. 18, n ° 2, Louvain-la-Neuve, Centre tricontinental - Syllepse.
  • Chandler C. (2021), “Cuando se trata de China, el equipo Biden se parece mucho al equipo Trump” Fortune , 20 de enero.
  • China Power Team (2020), “Is China the World's Top Trader? China Power , 28 de marzo (actualizado el 25 de agosto).
  • Clinton B. (2000), “Speech on China Trade Bill”, discurso pronunciado en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Paul H. Nitze de la Universidad Johns Hopkins el 9 de marzo.
  • UNCTAD (2019), “Digital Economy Report”, Ginebra, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.
  • Delarue Q. (2016), “El pivote hacia Asia: ¿la hegemonía estadounidense en juego? », Asia Focus # 4, París, IRIS.
  • Dok ANA, Thayer B (2019), “La trampa de la adquisición: por qué la China imperialista está invadiendo África”, The National Interest , julio.
  • Dyer G. y Mitchell T. (2016), “Hillary Clinton: The China hawk”, Financial Times , 5 de septiembre.
  • Frenkiel E. (2015), “El presidente chino más poderoso desde Mao Zedong”, Le Monde diplomatique , octubre.
  • Gill S. (1999), “La Nueva Constitución Liberal”, La Economía Política , n ° 2.
  • Harvey D. (2005), Breve historia del neoliberalismo , Oxford, Oxford University Press.
  • Hughes J. (2020), “Fantasías en torno a una 'ofensiva china' en las Naciones Unidas”, Le Monde diplomatique , diciembre.
  • Jones L. (2020), “Más allá de China, Inc. Entendiendo a las empresas chinas”, State of Power 2020 , Transnational Institute.
  • Kennedy S. (2020), “The Biggest But Not the Strongest: China Place in the Fortune Global 500”, Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales , 18 de agosto.
  • Koen M. (2020), “China in Africa after COVID-19”, Friedrich Ebert Stiftung Blog , 16 de junio.
  • Macfarlane L. (2020), “Un espectro acecha a Occidente: el espectro del capitalismo autoritario”, Open Democracy , 16 de abril.
  • Manière de voir (2020), “China Estados Unidos: El impacto del siglo XXI”, Manière de voir , n ° 170, abril-mayo.
  • Lazare S. (2020), “Las bases militares de EE. UU. Son piezas clave de la máquina de guerra global” Jacobin , 10 de mayo.
  • Novicow J. (1897), Le peril jaune , París, Éditions V. Giard & E.Brière.
  • Panitch L. (2010), “Giovanni Arrighi en Beijing: ¿Una alternativa al capitalismo? ”, Materialismo histórico , vol. 18.
  • Piketty T., Yang L., Zucman G. (2019), “La desigualdad de ingresos está creciendo rápidamente en China y hace que se parezca más a los EE. UU.”, LSE Business Review , 1 de abril.
  • Polverini L. (2020), “China, ¿pronto será la primera potencia económica mundial? », Slate.fr , 27 de diciembre.
  • Pompeo, M. (2020), “La China comunista y el futuro del mundo libre”, discurso pronunciado en la Biblioteca y Museo Presidencial Richard Nixon (Yorba Linda, California) el 23 de julio, https://www.state.gov/communist- china -y-los-mundos-libres-futuro / .
  • Reuters (2011), “Clinton advierte contra el“ nuevo colonialismo ”en África”, 11 de junio.
  • Tooze A. (2019), “¿Es este el final del siglo estadounidense? ”, London Review of Books , vol. 41, no 7.
  • OMPI (2020), "China se convierte en el principal solicitante de patentes internacionales en 2019 en medio del sólido crecimiento de los servicios, los tratados y las finanzas de la OMPI en materia de propiedad intelectual", Ginebra, Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, 7 de abril.
  • Wu Y.-S. (2019), “Informar sobre China en África es demasiado binario. ¿Qué hay que hacer para solucionarlo? ”, The Conversation , 28 de abril.

Fuente: Cetri

Más allá de la "amenaza" china