martes 11/5/21

Italia: el turno tecnócrata, otra vez

d

Mario Draghi debe obtener el plácet parlamentario para su gobierno, después de un paciente proceso de composición, estructura y equilibrio para protegerse contra los accidentes de recorrido y afrontar con las mayores garantías el triple desafío inmediato: vacunar a la población, superar la enfermedad y gestionar los fondos europeos de recuperación económica.

Los políticos tienen presencia en el gobierno de Super Mario, pero en puestos de secundarios. Las carteras estratégicas están en manos de técnicos amigos o de la máxima confianza de Draghi (Economía, Innovación y Transición ecológica). Di Maio, cada vez más cuestionado en el M5E, conserva Exteriores, aunque el expresidente del BCE será la voz de Italia en esa Europa que lo venera. El PD debe gestionar la defección de Renzi y confirmar si el giro a la izquierda de Zingaretti tiene o no recorrido. Salvini da una luz verde pero fija caducidad imprecisa al nuevo Gobierno. Berlusconi ya está en rampa de retirada.

Sólo Giorgia Meloni, la líder de los Fratelli, se ha distanciado de Draghi. Aparece como la figura emergente de la derecha nacionalista, una Marine Le Pen en ciernes. Sus orígenes humildes, su estilo franco y directo y su inteligencia política constituyen una seria amenaza para los dirigentes de la constelación conservadora, pero también para un izquierda desconcertada. Es la opción alternativa, cuando Draghi agote su mandato, si es que Salvini no se consolida como líder de una derecha más presentable y menos agresiva.

Como Draghi no parece tener más horizonte que el de suceder a Sergio Matarella en el Quirinal, dejará el camino desbrozado para quien le suceda en el Palacio Chiggi

El hombre que hizo “todo lo que fue preciso” para “rescatar al euro” en 2012 se convierte en el proclamado “salvador de Italia”. Los medios no escatiman elogios y las bolsas no regatean su entusiasmo. En el péndulo italiano, ahora toca el vibrato optimista. Sin embargo, el panorama es más complicado y la “solución” en absoluto novedosa. La opción tecnocrática ha sido una constante en Italia en el último medio siglo.

UNA PROLONGADA ALTERNANCIA

La República italiana es el producto de la tensión entre tres corrientes: la partidaria, la tecnócrata y la populista. No necesariamente enfrentadas; más bien al contrario: se alimentan y relevan en la dirección del país. Cada una de ellas traduce el clima social del momento y marca el pulso a seguir.


La reinvención de la 'doctrina Draghi'


Cuando la corrupción y el agotamiento de la confrontación Este-Oeste sancionaron el derrumbamiento del sistema de posguerra, en la primera mitad de los noventa, el turno político dejó paso al primer populismo europeo de los tiempos actuales: el berlusconismo. La estructura de poder que el empresario milanés concibió difícilmente podía asimilarse a un partido político. Forza Italia era una empresa de propaganda, de relaciones públicas, la rama política de su conglomerado mediático-publicitario. Berlusconi fue, en cierto modo, un precursor. Pero no se aisló ni se enfrentó al entorno político que proclamaba querer liquidar. Al contrario, se nutrió de él, lo fagocitó y recicló a una clase política sumisa y ávida de redención o al menos de salvamento personal y corporativo.

Tampoco renunció Il Cavaliere a la colaboración/complicidad de los tecnócratas, algunos de los cuales se mostraron dóciles o comprensivos con los nuevos vientos. Hasta que el ciclo económico dictó sentencia y el modelo populista descubrió todas sus carencias. La coalición derechista se fracturó con la deserción de los independentistas lombardos de salón o de pasillo (la Lega Nord).

El primer fracaso de Berlusconi dio paso a la solución técnica presidencial en la figura de Lamberto Dini, que resultó efímera y condujo a elecciones. El centro-izquierda se articuló en torno a otra referencia tecnócrata. Il Profesore Romano Prodi, vino a proporcionar una dosis de prestigio neutro al enrarecido clima político, a pesar de haber sido ministro del viejo sistema, como democristiano independiente.  El pálido progresismo italiano se rindió a  la hegemonía neoliberal y se refugió en una confortable referencia de olivos y margaritas (nombres de confusas y nutridas coaliciones de gobierno y desgobierno). 

dra

En ese turno de travestismo se fueron diluyendo las propuestas ideológicas y las ofertas políticas. Los comunistas irredentos, que se esforzaron por preservar siglas y símbolos. Los socialistas sacaron la cabeza de las profundidades a que les había empujado la funesta era Craxi, pero no dejaron de ser enanos políticos y puras comparsas. Los herederos del PCI se anclaron en una genérica marca Sinistra para pronto arrojarse a la insulsa Demócrata. Una engañosa modernización.

Los gobiernos del centro-izquierda (mitad políticos, mitad técnicos) prepararon el camino para el regreso de Berlusconi y de una derecha reagrupada, con una Lega desprovista ya de veleidades independentistas y un nacionalismo menos montaraz, más pulido y técnico. La crisis financiera de finales de la década acabó con aquel Berlusconi 2.0, ahogado en el descrédito, los escándalos personales y los casos de fraude ante la justicia.


Italia: una muestra más del laboratorio político


Como la izquierda seguía descompuesta y desnortada, se impuso de nuevo la solución tecnócrata, muy en la línea del eje Berlín-Frankfurt-Bruselas. El economista trilateral Mario Monti asumió la conducción del país, con la anuencia de los partidos del consenso centrista y la fatiga de los ciudadanos, cada vez más cínicos ante el carrusel público. Se ponía en manos de un representante del capitalismo financiero la superación de una crisis que sus patrones tanto habían contribuido a provocar. Ironía lacerante.

La lenta e interminable recuperación abrió de nuevo el camino al populismo, pero no al clásico y desgastado de los noventa. La digitalización de la economía y la sociedad, la extensión de las redes sociales, la horizontalización de la expresión política y un escepticismo creciente alumbraron el doble fenómeno del populismo libertario y el nacionalismo identitario. El M5S erosionó la base social del PD y la Lega desafió la hegemonía de Il Cavaliere en la derecha.

En 2018 los dos populismos, el libertario y el identitario, ambos ahítos de retórica antieuropea, se fusionaron en un proyecto de gobierno que fue lo que pareció: inverosímil, oportunista y efímero. El deterioro del M5E en las experiencias municipales se amplificó con sus responsabilidades de gobierno, a pesar del gambito Conte (una manera de disolver las contradicciones en una solución pseudotécnica). Salvini no quiso nunca colaborar lealmente en un gobierno cohesionado, sino preparar el terreno para asaltar el poder completo. Desafió al gobierno, pero calculó mal y cayó en su propia celada. El líder de un M5E cada vez más roto, se conchabó con la facción liberal y rupturista del Partido Democrático, liderada por Mario Renzi. El turno populista se había terminado, o mejor dicho, se había transformado en un híbrido político-populista. Hasta que llegó la pandemia, que entró en Europa por Italia.


Italia: Cuánto cuenta Conte


Y con la pandemia, la amenaza de ruina completa. Italia compuso con España y Francia la triada que reclamó enmendar los errores europeos de la austeridad de 2008-2013. Fondos masivos de recuperación para engrasar un aparato productivo gripado. El gobierno político-populista italiano no fue capaz de ponerse de acuerdo sobre la manera de gestionar esa inminente inyección de liquidez. El astuto (florentino) Renzi, con su minúscula fracción de 30 diputados (Italia Viva) se separó del PD, se alineó en Europa con el macronismo y puso en jaque al gobierno de Conte, a pesar de su razonable popularidad. Estalló la crisis y, como era previsible, se activó el turno tecnócrata. A nadie debe sorprender que Renzi haya sido el más entusiasta defensor de la opción Draghi.

Casi todos los demás actores se han sumado a la solución “excepcional” para un “momento excepcional”. Es una forma de escurrir el bulto, sin apenas riesgo. A la postre, si el experimento sale mal, los dos Mateos (Renzi y Salvini) habrán preservado sus opciones de futuro. Y si sale bien, como Draghi no parece tener más horizonte que el de suceder a Sergio Matarella en el Quirinal, dejará el camino desbrozado para quien le suceda en el Palacio Chiggi.

Italia: el turno tecnócrata, otra vez