miércoles 16/6/21

Carta abierta a la vieja Europa

 Los pueblos tienen memoria histórica

Han pasado más de cinco siglos desde la colonización y aún pareciera que fue ayer. Bolivia, al igual que muchos pueblos del Sur del Abya Yala, hoy América, gracias a la lucha de nuestros abuelos y los líderes libertarios, se declaró territorio independiente y soberano hace dos siglos, desde aquel instante a pesar de nuestras dificultades nuestro pueblo siempre supo defender el legado de nuestros libertadores. 

Con mucha sorpresa, en pleno siglo XXI, hemos tomado conocimiento de la aprobación por parte del Parlamento Europeo de una resolución en referencia a Bolivia, donde claramente se muestra que algunos sectores de Europa todavía conservan su visión colonial y humillante, frente a los pueblos libres de América Latina y el Caribe. 

Europa, el viejo continente de revoluciones e importantes contribuciones a la ciencia y al desarrollo de la humanidad en diferentes ámbitos, entre ellos la revolución francesa, también ha enfrentado al mundo entero en dos guerras mundiales en los años 1914 y 1939. En la actualidad, como muchos de nuestros países enfrenta problemas con la pandemia, el racismo, la crisis económica entre otros. 

Sin embargo, una vez más al margen de los principios del Derecho Internacional y la misma Carta de las Naciones Unidas, intervienen en los asuntos internos y propios de los bolivianos y bolivianas. Además, de manera desmesurada hacen afirmaciones y aseveraciones absolutamente falsas. 

Solamente, ante sus afirmaciones y fuentes políticas distorsionadas de información, recodarles que Luis Almagro, hizo de la OEA cómplice del golpe de Estado en Bolivia, como lo fue promotora para las intervenciones militares en Granada en 1983 y Panamá.

Hoy, Bolivia goza de su democracia, recuperada con la fuerza, la voluntad y la conciencia del pueblo en octubre de 2020, después de un año de golpismo, persecuciones y graves violaciones a los derechos humanos, con 38 muertos, 800 heridos, cerca a 2000 detenidos sin causa alguna; y nos preguntamos ¿Dónde estaban los parlamentarios europeos durante este año? ¿Acaso la vida de los indios no vale nada? ¿Ser trabajador, obrero, minero, maestro, indígena, mujer, joven es tener menos valor para los derechos humanos y las democracias de occidente? 

Cada día, se conocen nuevos elementos de la forma en que se estructuró el golpe de Estado, ciertamente que actores internacionales impulsaron, apoyaron y financiaron el mismo. Pero intentan esforzarse para mostrar que no fue así, entonces ¿Qué se denomina a un gobierno que asume rompiendo todas las normas y la misma Constitución Política del Estado? ¿Cómo se define a un gobierno instaurado e instala (hasta en los símbolos) por las fuerzas policiales y militares?. Las verdaderas democracias y defensores de derechos humanos deben denunciar todas las  violaciones de derechos humanos y todos los golpes de Estado, ¿o en pleno siglo XXI debemos entender que hay golpes de Estado buenos y malos? 

El tiempo se encargará de esclarecer cada uno de los hechos que llevaron a mi derrocamiento como Presidente Constitucional, consecuencia de ello fui obligado a asilarme en México y Argentina, para preservar mi vida y mi seguridad ante las amenazas evidentes que existían en ese momento. Mi delito fue, ser indígena, impulsar una revolución democrática y cultural y mantenerme siempre firme con mis principios revolucionarios frente a todo intento de humillación e intervencionismo a mi Patria Bolivia. Cerca de 14 años nos permitieron tener los mejores resultados, en la reducción de la extrema pobreza, entre el 2005 y el 2018, se redujo de 38.2% a 15.2%, se creó una mayor igualdad, crecieron las reservas internacionales, mejoraron las escuelas, la infraestructura, las comunicaciones, entre muchos otros temas que priorizamos para construir una verdadera democracia con participación política y desarrollo social para nuestro pueblo. Hicimos de Bolivia, la mejor Bolivia de su historia. 

Es tiempo de profundas reflexiones a través de la historia de la humanidad, los intervencionismos y el colonialismo desde hace más de 500 años en América y África, sólo han servido para destruir a los pueblos, destruir su convivencia pacífica, destruir su conocimiento, destruir su cultura y legado histórico. 

Bolivia ha decidido construir su propia historia, democracia y desarrollo, orgullosos de nuestra diversidad y ejerciendo plenamente nuestra soberanía con dignidad e identidad. No somos colonia ni patio trasero de nadie. 

Cochabamba, 4 de mayo de 2021 

Evo Morales Alyma Presidente Constitucional 2006-2019  Estado Plurinacional de Bolivia 

Carta abierta a la vieja Europa
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad