viernes 14/5/21
CERRADA DEFENSA DE RAJOY A LA MONARQUÍA

El PSOE se declara republicano pero leal a la monarquía parlamentaria

Republicanos, sí, pero “compatibles” con una monarquía parlamentaria. Ese fue uno de los mensajes centrales en clave interna del discurso de Rubalcaba en el debate de la ley de abdicación. Finalmente no hubo sorpresas y una inmensa mayoría de la Cámara Baja votó a favor del proyecto de ley orgánica que abre la puerta a la proclamación de Felipe VI.

psoe-480
Rubalcaba charlando con Alfonso Guerra en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. (Foto: PSOE)

299 votos a favor (de PP, PSOE, UPyD, UPN y Foro), 19 en contra (Izquierda Plural, ERC, BNG, Nueva Canaria, Compromís-Equo y Geroa Bai) y 23 abstenciones (CiU, PNV y CC). El Congreso de los Diputados aprobó este jueves en una jornada histórica la abdicación de Juan Carlos I que posibilitará la proclamación de su heredero al trono Felipe VI el próximo 19 de junio. Finalmente no hubo sorpresas, el 85 por ciento de la Cámara Baja apoyó el proyecto de ley orgánica y el PSOE, junto con el PP, protagonizó un cierre de filas total con solo una abstención, la del diputado Odón Elorza.

CERRADA DEFENSA DE RAJOY A LA MONARQUÍA

El presidente del Congreso, Jesús Posada, abrió la sesión a las 9 de la mañana y tras la votación inicial  para aprobar el procedimiento elegido, por lectura única y urgente, se dio paso al debate con la intervención del presidente del Gobierno. Mariano Rajoy hizo una cerrada defensa de la monarquía, que goza –según afirmó-, de un “apoyo social mayoritario”, y de la figura de Juan Carlos I al que calificó de “hábil piloto de una Transición llena de riesgos” y “decidido defensor de la democracia”. También se mostró convencido de que el nuevo rey, Felipe VI, cuenta con las “condiciones y cualidades” necesarias para ejercer de monarca con “responsabilidad, serenidad, carácter, preparación, competencia y madurez”.

Desde los primeros minutos de su intervención, Rajoy quiso dejar claro que la sesión parlamentaria de este miércoles respondía a un mandato constitucional para hacer efectiva la abdicación y ratificar la voluntad del rey y recordó que la forma política del Estado no figuraba en el orden del día. Asimismo subrayó la “normalidad” del procedimiento y se congratuló de que España tenga una democracia “consolidada y estable”.

UN PSOE REPUBLICANO Y MONÁRQUICO

Similares argumentos esgrimió el líder de la oposición Alfredo Pérez Rubalcaba, ya que se trata –dijo- de “cumplir la ley y la Constitución” y por ello insistió en que "no cabe otra posibilidad que votar afirmativamente" la ley por la que se decide "sobre abdicación y solamente sobre la abdicación". "No vamos a votar la sucesión del Rey Juan Carlos I por su hijo, el Príncipe de Asturias. Eso ya lo votamos aquí en esta Cámara en 1978 y lo ratificó ampliamente por referéndum el pueblo español cuando votamos la Constitución", recalcó. Pero además, subrayó que decir 'no' a este proyecto de ley significaría que la abdicación no está "bien formulada" o que el Congreso "no autoriza la abdicación del Rey", lo que sería "un dislate".

En su intervención, Rubalcaba defendió la “fidelidad” del PSOE al acuerdo constitucional y garantizó "respeto y lealtad" de su partido al futuro reinado de Felipe VI, pero apeló a un "un tiempo nuevo" con "reformas pactadas y consensuadas" de la Constitución. En clave interna, el líder de la oposición reconoció que los socialistas siguen "sin ocultar" su "preferencia republicana", pero siguen sintiéndose "compatibles con la monarquía parlamentaria", afirmó. Para ello reprodujo unas palabras del histórico dirigente socialista Luis Gómez Llorente, quien defendió que si se establecía la monarquía parlamentaria democráticamente, mientras fuera constitucional, los socialistas se considerarían "compatibles" con ella.

El secretario general del PSOE también tuvo palabras de agradecimiento a Juan Carlos I cuyo reinado, afirmó, ha coincidido con el "periodo más largo de paz, de libertad y de progreso" de la historia de España. Asimismo, deseó al Príncipe de Asturias "lo mejor para su reinado".

Rubalcaba afirmó que la sucesión no es "únicamente un relevo generación" y hizo hincapié en que debería "ser algo más" y dar paso a "la apertura de un tiempo nuevo". "La abdicación del rey Juan Carlos y la proclamación en los próximos días del nuevo rey, Felipe VI, deberían servir para abrir paso a un tiempo de cambios y reformas, pactadas y consensuadas, cambios institucionales y cambios constitucionales también. No deberíamos desperdiciar ni la oportunidad política que hoy se nos abre ni el impulso asociado a la llegada de un nuevo rey", dijo.

El PSOE se declara republicano pero leal a la monarquía parlamentaria
Comentarios