lunes 19/4/21
NO RESPONDE A LAS NECESIDADES DEL PAÍS

A los sindicatos CCOO y UGT tampoco les “salen las cuentas” con la reforma fiscal del Gobierno

Comisiones obreras denuncia el sistema tributario "será menos equitativo y más injusto". UGT dice que no es "ni suficiente ni justa ni equilibrada".

Los líderes de UGT y CCOO en una imagen de archivo.

CCOO considera que con la reforma fiscal aprobada por el Gobierno "ni salen las cuentas" ni "se responde a lo que necesita el país", al tiempo que se incluyen contenidos que podrían originar "un posible empeoramiento, aún no revelado, del tratamiento fiscal de las indemnizaciones de los despidos".

La reforma fiscal hará perder al menos 7.000 millones de euros de recaudación en 2015 y en 2016, lo que obligará, para cumplir los objetivos de déficit público, a congelar el gasto público hasta 2017 y a no aplicar la reforma en los términos anunciados o a subir otros impuestos, probablemente el IVA, en la segunda mitad del año que viene.

Además, la reforma "apuesta por un sistema tributario donde ganan peso los impuestos indirectos frente a los directos y donde no se recorta la diferencia entre las rentas del trabajo, el capital, el patrimonio y la herencia", señala.

"Las cuentas no salen" y el sistema tributario "será menos equitativo y más injusto", ya que no se orientará a los objetivos de ayudar a los desempleados y de completar el modelo de protección social para dar cobertura a quienes han quedado fuera. Tampoco ayudará a reforzar la capacidad de las administraciones públicas para impulsar el crecimiento, señala.

CCOO considera que su propuesta de reforma fiscal pone el acento, en cambio, en estas cuestiones y en reforzar la capacidad de movilizar los recursos necesarios para ayudar a incrementar el empleo, mejorar los sistemas de formación, recualificación y reinserción laboral, y completar los sistemas de protección social a través de una Renta Mínima Garantizada en el conjunto del Estado.

“No es ni suficiente ni justa ni equilibrada"

Por su parte, UGT considera que la propuesta tiene "tintes electoralistas" y "consolida los problemas" al tiempo que "sigue beneficiando a los que más tienen", ya que incluye medidas que no son "ni suficientes ni justas ni equilibradas".

La reforma, señala en una nota, "lanza un mensaje de rebaja de impuestos, pero no aborda un cambio de fondo del sistema tributario, sino que consolida muchos de sus problemas, como la diferencia de trato entre las rentas del trabajo y del capital, y beneficia a los que más tienen".

El sindicato considera que el país necesita "un sistema que garantice más recaudación" de forma "estable" para responder a sus compromisos sociales y financieros. Además, debe ser "más justo" y debe "atacar con decisión el fraude y la elusión, que están minando la recaudación y la justicia de los impuestos".

El Gobierno "ha preferido priorizar sus intereses electorales en las citas municipales y autonómicas de 2015 y generales de 2016", lo que le ha llevado a dar más importancia a las rebajas en los impuestos directos, como RPF e impuesto sobre Sociedades, para trasladar a la ciudadanía el mensaje de bajada de impuestos.

"De nuevo, como en la etapa expansiva anterior, este gobierno pone los intereses del país al servicio de los suyos particulares. La política tributaria vuelve a utilizarse como arma electoral, y no como instrumento para mejorar las capacidades de desarrollo del país y de reducción de desigualdades", afirma. Esta "estrategia nefasta" ya provocó la "debacle" de los ingresos cuando la crisis se hizo patente, y ahora podría comprometer los objetivos de déficit público, "salvo que el Gobierno esté barajando la aplicación de nuevos y elevados recortes, inasumibles socialmente, indica.

UGT lamenta además que la reforma no recoja las reivindicaciones que el propio sindicato planteó al Gobierno el pasado martes con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. "El Ejecutivo ha elaborado su propuesta de reforma fiscal sin contar con los interlocutores sociales" y "es imprescindible que los interlocutores sociales participen activamente en el diseño de los cambios fiscales que se piensan aplicar, en coherencia con el compromiso adquirido personalmente por el presidente del Gobierno el 18 de marzo de este año" afirma.

A los sindicatos CCOO y UGT tampoco les “salen las cuentas” con la reforma fiscal del...
Comentarios