viernes 16/4/21

Los galácticos pagarán el doble

El PSOE apoya una enmienda a los Presupuestos de 2010 que reforma la llamada 'Ley Beckham'.
NUEVATRIBUNA / L.M. 3.11.2009

Los grupos parlamentarios BNG e IU-ICV han llegado a un acuerdo con el PSOE para apoyar una enmienda transacional a los Presupuestos de 2010 que obligará a los trabajadores desplazados a España con rentas superiores a 600.000 euros anuales a tributar el IRPF de no residentes al tipo general, el 43 por ciento, y no al del 24 por ciento, como sucedía hasta ahora.

Así lo explicaron los portavoces del BNG, Francisco Jorquera, de ICV, Joan Herrrera, y de IU, Gaspar Llamazares, tras la Comisión de Presupuestos en la que se debaten las enmiendas al articulado de las cuentas del próximo año.

Herrera mostró su satisfacción por la reforma fiscal de la llamada 'Ley Beckham', "que acabará con tipos insólitos" y que en un principio estaba "pensada para científicos" y no para "el beneficio de los futbolistas", aseveró.

También el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, destacó en conferencia de prensa la importancia del acuerdo con IU-ICV y BNG sobre esa ley.

Con la actual ley, un futbolista como Cristiano Ronaldo, el astro portugués llegado a principio de temporada en el nuevo Madrid presidido por Florentino Pérez, se embolsará este año casi 10 millones de euros y, sin embargo, tributará a un tipo oficial del 24 por ciento, el mismo que se aplica a rentas mucho más bajas.

El astro portugués tributará como un mileurista español, aunque su salario alcance los 10 millones de euros, gracias a la llamada ‘ley Beckam’, una norma creada en 2004 para atraer talentos de la empresa y la ciencia, y que viene siendo utilizada torticeramente por los clubes españoles.

Jugadores españoles como Raúl, Inhiesta o Xavi tributan en cambio al tipo máximo, un 43 por ciento.

Sin embargo, los clubs resultan los grandes beneficiados por esta ley que da a Ronaldo tratamiento de no residente pese a que vive y trabaja en España.

LA LIGA DE FÚTBOL MÁS POTENTE DE EUROPA

En el mundo del fútbol, de astronómicos salarios, los jugadores negocian con los clubes sin preocuparse de Hacienda. Las cifras de vértido -10 millones de euros anuales en el caso de C. Ronaldo- tienen carácter de netos, es decir, después de impuestos.

El coste fiscal lo asumen los clubes. Sin embargo, según denuncian clubes italianos e ingleses, la ley Beckham -denominada así porque fue utilizada por el Madrid al fichar al jugador británico- permite a los clubes españoles competir con ventaja respecto a sus colegas europeos. La rebaja fiscal -23 por ciento, en vez de 43 por ciento- permite a Real Madrid y Barcelona, por ejemplo, superar las ofertas que sus competidores europeos formulan por los astros del balón.

Según un estudio, el coste fiscal de un jugador con un salario de dos millones de euros alcanza los 680.000 euros en España, muy por debajo de sus vecinos franceses- 3,5 millones- e italianos -2 millones de euros.

“No hay duda de que la fiscalidad convierte a los clubes españoles en más competitivos”, asegura Bárbara Pardo de Santayana, socia de Ernst & Young, autora del estudio que señala la fiscalidad española como la más ventajosa junto a la holandesa.

Una ventaja competitiva que no pasa desapercibida en Europa. “El fichaje de Cristiano constituye el enésimo ejemplo de que el fútbol español, gracias a su fiscalidad, se ha convertido en el más fuerte de Europa”, protestan representantes del Milán, el legendario club de fútbol italiano.

UN 50 POR CIENTO EN INGLATERRA

Si Ronaldo hubiera fichado por el Milán, tributaría al 43 por ciento y de haberse quedado en el Manchester, se le aplicaría un gravamen del 50 por ciento, ya que el primer ministro británico, Gordon Brown, aumentó diez puntos el tipo marginal del impuesto sobre la renta.

El caso de Ronaldo es revelador sobre el trato fiscal a los futbolistas foráneos por ser el fichaje más caro (94 millones de euros) de la historia del fútbol. Sin embargo, todos los futbolistas que llegan a España se acogen al llamado régimen de impatriados.

Sin embargo, la normativa a la que se acogen los clubes de fútbol no fue ideada para las 'super estrellas'. La denominada 'ley Beckham' entró en vigor en 2004 y su objetivo inicial era promover la llegada de empresas, directivos y profesionales cualificados a España. Para ello se estableció que los trabajadores que se trasladasen a España por motivos laborales y adquiriesen la residencia fiscal tributaran al 23 por ciento. Optar por este régimen es voluntario e implica no poder aplicar ninguna deducción.

La reforma legal se conoce popularmente como ‘ley Beckham’ porque el jugador británico fue la primera estrella en aprovecharse del régimen de impatriados al fichar por el Real Madrid en 2004.

DERECHOS DE IMAGEN

Un tercio de los 409 millones de ingresos sumados en 2009 por el Real Madrid C.F. llegó de la mano de los derechos audiovisuales (televisión, móviles, venta de contenidos en los distintos canales); otro por la explotación del evento en vivo (taquillas, palcos) y la otra parte por ingresos comerciales (mercadotecnia).

Cristiano Ronaldo y Kaka, los último fichajes del club, acordaron ceder la mitad de sus derechos de imagen de la publicidad contratada desde su llegada al club. Además, el club blanco prevé que "los bancos se pelearán para que Cristiano rescinda su contrato y firme uno nuevo con ellos", dicen en referencia al contrato del portugués con Espirito Santo.

"Con Zidane también decían que era el fichaje más caro. Fue el más barato, nos permitió pasar de Teka a Siemens, de 7 a 45 millones de ingresos", recuerda Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid. "Hay que alimentar desde el punto de vista económico el proyecto deportivo. Y sólo se puede hacer con jugadores rentables a nivel mediático".

Los galácticos pagarán el doble
Comentarios