martes 9/3/21
OPINIóN | ENRIQUE NEGUERUELA

Más de cuatro millones de parados sin prestaciones y hablan de recortarlas

De los muchos malos datos que ha dejado patentes la EPA de este trimestre, uno de los que con mayor fuerza desvela la política que está haciendo este gobierno es el número de parados que no percibe ninguna prestación por desempleo: 4.022.509 hombres y mujeres entre 16 y 64 años están parados sin recibir prestación alguna. Solamente el 35% de los parados cobra algún tipo de prestación. ¡Y todavía se habla de recortarlas!

El Gobierno de Rajoy, incumpliendo su reiterada afirmación en el debate electoral de que no iba a recortar prestaciones, ha golpeado duramente a todas las personas paradas y, todavía, hay quienes piden más. Si hacemos un ligero repaso, y seguro que me olvido de algunas, en un año este gobierno ha recortado las prestaciones:

- Reduciendo la cuantía de la prestación contributiva durante los últimos dieciocho meses desde el 60% de la base reguladora hasta el 50%.
- Haciendo que el parado cotice el 100% sobre la totalidad de la base reguladora
- Parcializando el subsidio de desempleo.
- Eliminando el subsidio especial para mayores de 45 años.
- Elevando en tres años, hasta los 55, la edad para acceder al subsidio de quienes cumplen todos los requisitos, salvo la edad, para acceder a la pensión de jubilación
- Teniendo en cuenta las rentas familiares de los perceptores del subsidio anterior, algo que no se tiene en cuenta en la jubilación.
- Estableciendo como edad tope del subsidio de mayores de 55 años cuando el parado pueda acceder a cualquier pensión de jubilación, con lo que se incluye la anticipada, en vez de hasta la edad ordinaria que se exija. Ello va a suponer o que durante los últimos años de su vida activa no cotice o que vea su pensión recortada.
- Impidiendo el acceso de los autónomos, personas con discapacidad y quien anteriormente no agotara otra prestación por desempleo a la Renta Activa de Inserción.
- Estableciendo condiciones tan exageradas para el PREPARA que sus perceptores han pasado, según datos del Ministerio de Empleo, de 70.818 de media mensual en 2011 a solamente 1.057 en 2012, algo anecdótico.

Todos estos recortes han llevado a la situación actual, solamente el 39,7% de los hombres y el 29,7% de las mujeres que están parados dice la EPA que perciben alguna prestación. Se está oyendo hablar de disminuir la duración de la prestación contributiva en seis meses, con lo que pasaría a tres meses por año. ¿Les parece mucho que uno de cada tres parados cobre una prestación y quieren que sea uno de cada cuatro? La presión que querían ejercer sobre los salarios con todos estos recortes y medidas de reforma laboral, creo que ha ido mucho más allá de un retoque. En este momento menoscaba la dignidad de las personas trabajadoras y, mucho más de las paradas. Los exabruptos del estilo de ¡Que se jodan!, o las todavía más sutil e indignantes insinuaciones de la propia ministra de Trabajo de que los parados no trabajan porque no buscan activamente empleo, nos llevan a todos a decir basta.

Ante esta situación lo que es necesario que haga el gobierno es justo lo contrario de lo que dicen, que se preocupe de la cobertura de las prestaciones desde la perspectiva de los cuatro millones que no cobran en vez de la del déficit público. Que generalice un salario de inserción vinculado a unas generalizadas políticas activas, que ponga los medios, fundamentalmente formación, para que los parados puedan rentabilizar el tiempo formándose, que, en definitiva, se preocupe de la gente en vez de los banqueros. Que haga más caso a los parados españoles que a los banqueros alemanes. Los créditos se pueden renegociar, diferir su pago; el hambre es de todos los días.

Más de cuatro millones de parados sin prestaciones y hablan de recortarlas