viernes 14/5/21
AGENCIAS DE COLOCACIóN (ETT)

Colaboración público-privada en empleo: parados en venta y sancionadores a comisión

Por Enrique Negueruela | La colaboración público-privada solamente venderá parados al peso según su antigüedad para que trabajen en condiciones por debajo de los convenios o, de lo contrario, serán sancionados.

Trabajar por debajo del subsidio. Esa es la pretensión de la patronal y del PP y su ariete serán las ETT

Con las modificaciones normativas que se han estado realizando sobre los Servicios Públicos de Empleo y la tan celebrada colaboración público – privada en materia de intermediación, se circularon modelos de Convenios de Colaboración entre el SEPE y la Comunidades Autónomas y el Pliego de condiciones técnicas de un Acuerdo marco con Agencias de colocación, ETT, en la Conferencia Sectorial de Asuntos de Empleo.

En el Pliego de condiciones se establece que por cada contrato de seis meses que hagan las Agencias de colocación (ETT), van a percibir una cantidad que oscila entre 300 y 3.000 euros. Además, recibirán el 15% de lo que hubiera correspondido por un contrato cuando a consecuencia de su colaboración se imponga al desempleado alguna sanción. Es decir, entre 45 y 450 euros por sanción.

Tal y como está diseñado el acuerdo, resulta más rentable para las ETT dos contratos de seis meses que uno de doce o, incluso, indefinido. Cuando tiene una duración de doce meses reciben entre 450 y 4.500 euros, en vez de los 600 o 6.000 euros que supondrían dos contratos. Por duraciones superiores a los doce meses, no perciben nada. Quiere esto decir que el modelo que se propugna, el más rentable para las ETT, es de contratos de corta duración, de seis meses.

En este momento la temporalidad en la contratación alcanza sus cotas más altas de los últimos quince años: el peso de los contratos indefinidos registrados en abril, el 8,5% del total de contratos registrados, es el menor de este mes desde 1998 mientras que desde el gobierno se dice que la temporalidad es uno de los problemas del mercado laboral… Una vez más los hechos del gobierno, desmienten sus palabras. Se habla de estabilidad pero se financia la precariedad.

Aparece textualmente en el Pliego del Acuerdo Marco: “Si la entidad contratante fuera adjudicataria del presente acuerdo marco, el contrato de trabajo que formalizase con la persona desempleada debería ser único y mantenerse durante al menos 6 meses continuados“. Para hablar claro, si una ETT recibe financiación por contratos de puesta a disposición siendo la misma ETT quien contrate, solo se le financiará un único contrato por persona y de un máximo de seis meses. Con este párrafo deja dos cosas claras: que las ETT pueden cobrar por los contratos subscritos en su trabajo habitual y que en una empresa para un mismo puesto de trabajo sí se financia el encadenamiento de contratos de distintas personas.

La colaboración público – privada en materia de intermediación, consiste en abonar unas cantidades a las ETT para que coloquen a parados, con frecuencia a las mismas personas paradas que colocaban antes, a través de los mismos medios con que anteriormente hacían su trabajo (contratos de puesta a disposición) y en los mismos lugares. Además, propondrán sancionar a aquellos que no se quieran incorporar a una “oferta de empleo adecuada”, a cambio de una comisión. La colaboración público – privada en materia de intermediación supondrá que las ETT, por el mismo trabajo que hacían, además de por la empresa cobren ahora de los Servicios Públicos de Empleo.

Como las ETT no crean empleo, lo que van a hacer es recibir unos fondos públicos a cambio de ningún empleo nuevo. El problema, la derecha sigue haciendo como si no lo supiera, es que no hay trabajo. La rotación de trabajadores en un mismo puesto se hace en condiciones cada vez menos decentes. Y aquí es donde van a intervenir las ETT, será por lo que cobren: presionar para que un parado mayor de 55 años acepte un trabajo a media jornada por 500 euros, pero que trabaje a jornada completa o, de lo contrario, proponer una sanción. Ahorrará al Servicio Público de Empleo la prestación y, al mismo tiempo, incidirá en que cada vez sea menos decente el mercado de trabajo que es lo que ha perseguido el PP desde que llegó al gobierno e, incluso, mucho antes de llegar.

La colaboración público – privada tan cacareada por la Ministra de Empleo como por sus correligionarias y correligionarios de las comunidades, entre las que se encuentra la Conselleira de Traballo de Galicia, solamente venderá parados al peso según su antigüedad para que trabajen en condiciones por debajo de los convenios o, de lo contrario, serán sancionados.

El concepto de oferta de empleo adecuada permite, entre otras cuestiones, forzar a aceptar un trabajo hasta a 30 kilómetros de distancia, con independencia de la retribución del puesto. Si de 500 euros se necesitan gastar 150 o 200 en traslado, al final, descontando los gastos, se trabaja por debajo del subsidio. Esa es la pretensión de la patronal y del PP y su ariete serán las ETT.

La caída de la contratación a través de las ETT está siendo superior a la disminución de la contratación. Mientras que entre 2007 y 2012 los contratos temporales (obra, circunstancias e interinidad) han caído un 22,4%, los contratos de puesta a disposición en esas mismas modalidades cayeron un 25,2%, 2,8 puntos más.

Si comparamos los procesos de selección específicos que realizan las ETT, aquellos que se traducen en un contrato de “Interinidad por proceso de selección”, en ese mismo período disminuyeron el 86,3%. Por cada contrato que se hace hoy, en 2007 se hacían siete.

Esta modalidad de contratación es comparable con las ofertas del Servicio Público de Empleo. Es preciso tener en cuenta que los fondos destinados a programas de cooperación, programas que necesariamente han de cubrirse con ofertas de empleo, han disminuido entre 2007 y 2012 en un 99,7%; prácticamente se eliminaron. En vez de los casi 355 millones que repartió el SEPE para estos programas en 2007, en 2012 solamente hubo un millón. Estos casi 354 millones menos se traducen en una importante disminución de personas colocadas a través de oferta de empleo. Pese a ello, las bajas por colocación con oferta previa disminuyeron un 35,6% frente al mencionado 86,3% que cayeron los procesos de selección de las ETT.

Si la caída de la contratación de las ETT es casi 3 puntos superior a la media y los procesos de selección que realizan disminuyeron un 86,3% frente al 35,6% de los Servicios Públicos de Empleo, ¿qué razones existen para financiar la actividad en declive de las ETT? ¿Por qué no se utilizan esos mismos fondos para que desde los Servicios Públicos de Empleo se inserte a esos demandantes? ¿Por qué desmantela los servicios públicos de empleo eliminando 3.000  orientadores para financiar a las ETT?

Colaboración público-privada en empleo: parados en venta y sancionadores a comisión