lunes 14/6/21
GIRA 'BYE BYE RÍOS. ROCK HASTA EL FINAL'

Miguel Ríos: "Yo más que una estrella soy un currante y los currantes sí nos jubilamos"

El cantante granadino Miguel Ríos llegará los próximos 16 y 17 de septiembre a Sevilla dentro de su gran gira de despedida Bye Bye Ríos.

Rock Hasta el Final, con la que se despide de todos los seguidores que le han acompañado a lo largo de sus 50 años de oficio, y aunque "cuesta decir adiós", reconoce el propio artista, "estoy contento porque yo más que una estrella soy un currante y los currantes si nos jubilamos".

Así, en rueda de prensa en la capital hispalense, en la que estuvo acompañado por la gerente del Consorcio del Milenio del Reino de Granada, Francisca Pleguezuelos, del que el artista es su embajador, ha afirmado que "lo suyo es una vocación más que un oficio", y que aunque "cuesta decir adiós", para él "es como una liberación no tener que seguir buscando la vanguardia y estar en la retaguardia", un sitio que define como "comprometido" porque la retaguardias activas "tienen el peso de la experiencia, y espero seguir compartiéndola con mis compañeros más jóvenes".

No obstante, añade, "dejaré de ser un profesional del Rock and Roll pero seguiré cantando en otro tipo de formatos, que tiene que ver también con el público, y en el terreno de solidaridad", para "devolver a la gente lo que me ha dado". Además, señala, "de alguna manera así paliaré mi pesar cuando baje el telón y me dé cuenta de que me he quedado solo", y "de forma egoísta me quitaré el mono", bromea.

Además, y sobre el hecho de que la última ciudad de la gira haya sido la capital andaluza, ha afirmado que ha sido "por familiaridad, porque tengo aquí familia que me lo propuso y creo que hay que buscar un traca final que nos venga bien a todos, también anímicamente hablando", para explicar después que la gira inicial, que comenzó el 17 de septiembre de 2010 en Granada, "solo estaba concebida para ese año, y empezar la gira por América en 2011", pero "extendimos porque los conciertos tuvieron mucho éxito" porque la gente "ha entendido muy bien que se trataba de hacer una fiesta".

Asimismo, ha señalado que estos dos conciertos significan un momento "especial" porque "estoy rodeado de amigos y gente que ha contribuido a que mi carrera fuera hacia arriba". Además, ha añadido, "mi gira con la Big-Band Ríos acabó en el Teatro Maestranza de Sevilla, y ésta ha sido una de las aventura más bonitas de mi carrera", una experiencia que el artista compara con "conducir un Cadillac para los americanos", y que define como "un goce supremo para un cantante".

Por otra parte, y sobre si no le parece paradójico retirarse ahora cuando muchos están volviendo, Ríos ha respondido que "el signo de mi vida es hacer lo que los demás no hacen", y ha señalado que se trata de una decisión que "tiene que ver con muchas cosas, algunas de las cuales no son políticamente correctas", pero, añade, "el motivo principal es que la gente no se merece no verte en tu mejor momento". Además, "no tengo necesidad de más aplausos y no quiero ser el más rico del cementerio", afirma el cantante.

"ESTOS DOS ÚLTIMOS ME LOS QUIERO COMER YO"

Así, en sus dos citas en el Auditorio Rocío Jurado, Ríos ha explicado que no habrá invitados sobre el escenario, porque "estos dos últimos me los quiero comer yo solo". "Son mis dos conciertos, ya que nunca voy a tocar con tanto aparato, ni voy a hacer un concierto donde haya pensado tanto el repertorio, pero sin dejar de ser yo".

De igual modo, y preguntado sobre si quiere más a sus fans de antes o los de ahora, Ríos ha apuntado que "lo del fanato es muy tierno" y "tenerte como un referente la gente lo considera una especie de patrimonio que se puede ceder, y esa especie de trasmisión es muy bonita", asegura. Al hilo de lo anterior, ha confesado "dar poco valor a la nostalgia", y "me jode porque vende mucho", bromea. "Nunca me ha gustado hacer recuento porque para mí la nostalgia es no estar muy seguro de lo que todavía puedes hacer en la vida", aunque, por supuesto, "hay momentos emocionantes que tienen revisión", señala.

"FRACTURA EN EL MUNDO DE LA CREACIÓN"

Por otra parte, y sobre cómo ve el mundo de la creación y los jóvenes creadores, el granadino ha mostrado "su preocupación" por "la fractura que se está produciendo en el mundo de la creación, con debacles como lo de la sociedad de autores" y ha afirmado que los jóvenes "lo tienen difícil" con lo que "se corre el peligro de que la profesión artística sea la segunda profesión de la gente", y el amateur "nunca llega a profundizar", resalta.

Acerca de la posibilidad de que algún día pueda escribir sus memorias, Miguel Ríos ha asegurado que "si se van a escribir, me gustaría escribirlas yo". Así, ha aclarado que le gustaría "no hacer una biografía al uso, pero sí aludiendo a lo que dejó atrás, cuando Granada era un buen lugar del que irse, una huida que conlleva una pérdida importante, y uno se convierte casi en un ciudadano sin raíces".

"Cuando vuelvo a Granada hay muchas capas de la cebolla que me he perdido, cosas de la vida normal; pero, sin embargo, tengo para ofrecer a mis amigos de entonces una gran cantidad de historias", afirma el artista para quien el secreto de la eterna juventud "está en tener la conciencia tranquila". "No me preocupa haber dejado ningún cadáver en la cuneta, porque yo no he trabajado para que la gente no me quiera". "Intento que este paso por la vida, que son dos minutos, sea agradable", concluye.

Miguel Ríos: "Yo más que una estrella soy un currante y los currantes sí nos jubilamos"
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad