domingo 16/5/21
CRÍTICA LITERARIA

Lou Andreas-Salomé: una mujer libre

mujer
Fotograma de la película Lou Andreas-Salomé

Este es el resumen del libro “Lou Andreas-Salomé: Una mujer libre” (Ed Acantilado 1ª Ed. 219), de la autora Isabelle Mons, que posteriormente analizo para los lectores de Nuevatribuna: Lou Andreas-Salomé fue una de las personalidades más fascinantes de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. De carácter inquieto e incorformista, quiso romper con el papel que la sociedad y la familia le habían asignado, y desde muy joven tomó parte activa en los más vanguardistas círculos intelectuales de Europa hasta convertirse en autora de una obra prolífica y diversa (literaria, crítica, filosófica y psicoanalítica), que sólo publicó parcialmente en vida. Esta biografía nos descubre, así, la singularidad de una mujer notable a través del estudio de su obra y del dialogo con algunos de sus contemporáneos, como Nietzsche, Rilke y Freud, y muestra que la libertad de espíritu que la caracterizó y tanto desconcertó en su época. Fue la expresión de una mujer ávida de conocimientos que supo defender su autonomía intelectual, sentimental y, en suma, vital pese a las constricciones de su tiempo.

El libro comienza con un relato de su biografía juvenil, como hija de Rusia, desde su nacimiento en San Petersburgo, el 12 de febrero de 1861 en un entorno familiar en el que se practica tanto el catolicismo, el protestantismo, la religión ortodoxa y el islam. Distintas religiones, pero también distintas culturas conviven en la casa de la familia Salomé. Rusia fue el último destino de sus antepasados alemanes por la rama paterna, que trasladaron su negocio de azúcar en Hamburgo a San Petersburgo, por la decadencia de la liga hanseática, por ocupación de esa ciudad alemana por los franceses, y de los antepasados maternos procedentes de la Provenza francesa, donde estuvieron instalados desde el siglo XVI. Esta infancia se desarrolla con un padre muy presente y una madre fría y ausente. La importancia de su juventud rusa está plagada de representaciones imaginarias, que después se mostrará en parte de su obra.

Su pensamiento realizó un mestizaje del psicoanálisis freudiano con la filosofía de Nietzsche y sus investigaciones psicoanalíticas se basaron, principalmente, en el narcisismo y en la sexualidad femenina

A partir de 1881 comienza estudios, enviada desde San Petesburgo por su familia, en Zurich y allí su Pigmalión fue Hendrik Gillot y posteriormente fue alumna de F. Nietzsche.

Lou desarrolla un mundo imaginario a raíz de su mundo infanto-juvenil como ya he mencionado anteriormente, donde experiencia una vida de fantasía a partir de un sentimiento de enorme soledad. Estas vivencias influyeron decisivamente en dos de sus obras, la creación de Dios y Sobre el culto temprano a Dios.

De Zurich Lou pasó a Roma, de Roma a Lucerna y así se fue construyendo la Lou europea.

Quisiera resaltar ahora como después de su encuentro último con Nietzsche en Leipzig, tras una relación sentimental a dos bandas con éste y con Paul Rée, Lou paga cara la ingratitud de esta relación a tres. 

2Lou Andreas-Salomé, Paul Rée y Nietzsche

En compañía de su amigo Rée (amigo hasta 1887) entra en los círculos intelectuales alemanes. Fruto de sus conversaciones con Nietzsche es su primera novela, la lucha de Dios en 1885. El año de 1890 se considera el 1año en que se inaugura la era europea del pensamiento de Nietzsche. Algunos no dudan en considerar a Lou discípula de este filósofo, que se hará un lugar en toda Europa con el nombre de Lou Andreas-Salomé.

Además de su vida como escritora de pensamiento existencialista y que posteriormente ejerció como psicoanalista, quería relatar para terminar esta crítica literaria, lo que fue la vida de esta mujer liberada. Sus viajes y estudios continuaron, hasta que en 1887 conocería al hombre con quien se casaría, Carl Friedrich Andreas. El matrimonio con Andreas, que duró hasta la muerte de él en 1930, nunca fue consumado, pues se dice que él la chantajeó con suicidarse si no aceptaba casarse con él y que siempre vivieron en casas separadas, además de que Lou mantuvo relaciones con otros hombres durante el resto de su vida. Salomé mantendría su independencia económica de su marido escribiendo artículos y libros.

Lou Andreas Salomé falleció en 1937, a los 76 años de edad, por un cuadro de insuficiencia renal crónica. Su pensamiento realizó un mestizaje del psicoanálisis freudiano con la filosofía de Nietzsche y sus investigaciones psicoanalíticas se basaron, principalmente, en el narcisismo y en la sexualidad femenina.

Lou Andreas-Salomé: una mujer libre
Comentarios