jueves 6/5/21
ANÁLISIS HISTÓRICO Y PSICOLÓGICO

Complejo de Poseidón o de Talasobia

os

En la mitología griega Poseidón, Neptuno en la mitología romana, es hijo de Cronos y de Rea. Como el resto de sus hermanos fue tragado por su padre. Cronos supo por Gea que estaba destinado a ser destronado por uno de sus hijos, al igual que él había hecho con su padre. Por esta razón cada vez que nacía uno de sus hijos lo devoraba. Cuando iba a nacer su sexto hijo, Zeus, Rea, su mujer, le pidió a Gea que lo ocultase para no ser devorado por Cronos. Rea tuvo a Zeus en la isla de Creta. Para salvarlo envolvió en un pañal una roca, simulando un bebé, y se lo entregó a Cronos para que lo devorara.

Cuando Zeus creció utilizó un veneno que le dio Gea para Cronos y así este vómito en orden inverso a todos los hijos que se había tragado. Zeus y sus hermanos declararon la guerra a Cronos destronándole de su reino y desterrándolo al profundo abismo del Tártaro. Cuando se dividió el mundo Zeus se quedó con el Cielo y la Tierra, Hades con el Inframundo y Poseidón con el Mar.

En su parte bondadosa, Poseidón formaba nuevas islas tenía los mares en calma. Cuando enfurecía clavaba su tridente provocando terremotos y maremotos.

Compartir esta reflexión de Nelson Mandela:” El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo”

Poseidón se casó con Anfitrite, una ninfa antigua diosa del mar, con la que tuvo dos hijos, Bentesicime y Tritón. Además, fue padre de numerosos héroes con otras diosas y mortales.

A menudo es representado tirando de una carroza de cuatro caballos y blandiendo un tridente sobre las olas. Se dice que Poseidón golpeó con su tridente una roca para crear el primer caballo

En Psicología se habla de complejo de Poseidón o Talasofobia para referirse a un trastorno en el que la persona padece un miedo irracional a las grandes extensiones de agua, especialmente al mar. Las personas que lo padecen presentan ante la visión del mar real o imaginada palpitaciones, mareos, sequedad de boca, dificultad respiratoria y a veces un ataque de pánico, que los paraliza. A nivel conductual la persona tiende a reaccionar de dos maneras, bien con una conducta de evitación del estímulo fóbico, el mar, bien huyendo de manera descontrolada e inmediata.

Detrás de este trastorno suele haber experiencias traumáticas en referencia al mar como haber estado a punto de ahogarse, naufragios u otras experiencias traumáticas en el mar. A veces por un aprendizaje vicario, presenciar como una persona padece un accidente en el mar, con grave riesgo para su vida desencadena el trastorno. Otras veces la fobia se asienta en un desconocimiento de todo lo que tiene que ver con el mar, incluido el no saber nadar.

Como cualquier trastorno psicológico, que interfiere de forma significativa en la vida de la persona, requiere un tratamiento especializado. Los tratamientos psicológicos más eficaces para este tipo de trastorno son la terapia de exposición y la terapia cognitivo conductual. La terapia de exposición consiste en exponer de forma gradual y progresiva al sujeto al objeto o situación que desencadena la respuesta fóbica, primero en imaginación o en visualización, y después en exposición real. Entre las técnicas de tipo cognitivo conductual es especialmente útil la reestructuración cognitiva. Esta técnica tiene como objetivo modificar el pensamiento que lleva a esa conducta de miedo, ansiedad o evitación. Mediante esta técnica la detención del pensamiento o el efecto de distracción puede evitar que el estímulo provoque la respuesta conductual anormal. Es muy conveniente asociar en el tratamiento de todas las fobias técnicas de relajación.

Por último, compartir esta reflexión de Nelson Mandela:” El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo”.

Complejo de Poseidón o de Talasobia
Comentarios